Con muerte de Alfonso López Trujillo desaparece uno de los símbolos conservadores de la Iglesia

Con muerte de Alfonso López Trujillo desaparece uno de los símbolos conservadores de la Iglesia

Monseñor será recordado en la historia como el que afrontó -desde el Vaticano- las más feroces críticas por sus 'inamovibles' en temas como la familia, la clonación, el aborto y la planificación.

19 de abril 2008 , 12:00 a.m.

En las últimas dos décadas, monseñor López -uno de los tres cardenales que tenía el país fue la cabeza del Consejo Pontificio para la Familia en la Santa Sede, nombrado allí en 1990 por el Papa Juan Pablo II y ratificado por Benedicto XVI.

Desde Roma, el cardenal -nacido en Villahermosa (Tolima) en 1935- fue el que enfrentó los fuertes cuestionamientos que se le ha hecho a la Iglesia por prohibir los métodos de planificación, las uniones entre homosexuales e incluso, hizo varios libros sobre bioética, en los que cues-tionaba el uso de embriones.

En los últimos años, el cardenal afrontó una batalla con lo que él llamaba "la cultura de la muerte", que era que el mundo estaba aceptando en sus legislaciones el aborto, como derecho de la mujer.

Incluso, en el 2006, cuando la Corte Constitucional le dio el paso al aborto terapéutico en tres situaciones específicas, desde Roma recordó que no solo la mujer sino los médicos que participaran en uno de estos hechos quedarían automáticamente excomulgados.

López Trujillo defendió a capa y espada y, a pesar de los fuertes cuestionamientos, la tesis de que los preservativos no eran seguros para evitar embarazos o enfermedades, por lo que instó a los católicos a adoptar la abstinencia sexual como el mejor anticonceptivo.

Esta posición, repetida en libros y en escenarios públicos, fue la que más le trajo controversias, especialmente con los grupos de católicos que buscaban una reforma en la Iglesia, los cuales argumentaban que la posición del prelado era anacrónica y que un giro podía evitar el incremento de enfermedades como el sida en África.

De hecho, este tema lo enfrentó con otro cardenal y papable, el jesuita Carlo María Martini, porque afirmó que, en casos extremos, el uso del condón era un "mal menor".

Sus ideas radicales también se dieron a conocer cuando países de tradición católica, como España, accedían a legalizar las uniones homosexuales, algo que, para él, atentaba contra los valores de la familia.

Y más recientemente fue criticado por su posición de que los divorciados vueltos a casar solo pueden comulgar si viven como hermanas y hermanos, sin tener relaciones sexuales.

"Nunca antes en la historia había habido tanta amenaza contra la procreación humana y por lo tanto la familia, que es su lugar natural, como ocurre en la cultura actual", había dicho el cardenal recientemente en una publicación del Vaticano.

Para expertos, el cardenal López simbolizaba el ala conservadora de la Iglesia.

"Era un cardenal doctrinal, muy tradicionalista -dijo Javier Darío Restrepo, periodista y experto en Iglesia-. Todos los que fueron sus subordinados lo llamaron autoritario, pero por otro lado en su ejercicio cardenalicio fue calificado como alguien que amaba profundamente a la Iglesia".

Además de ser vocero de la Iglesia en temas tan sensibles, el cardenal López Trujillo fue uno de los obispos más cercanos a los últimos dos papas. Su mano fuerte con sus posiciones eclesiales, que eran repetidas en las parroquias de todo el mundo, lo logró consolidar en el Vaticano.

Incluso, cuando murió el papa Juan Pablo II y se debía elegir al nuevo papa, los vaticanistas coincidieron en que el cardenal López movió entre los purpurados el nombre de Joseph Ratzinger (hoy Benedicto XVI) como el sucesor del Papa polaco. De hecho, los dos son reconocidos por su mano dura en temas que tienen que ver con sociedad y familia.

Monseñor López -que tenía casi medio siglo de ser ordenado sacerdote y fue Arzobispo de Medellín - ha sido vinculado como uno de los contradictores de la teología de la liberación, que tuvo su auge en América Latina.

Según dicen expertos consultados, logró hacerle contrapeso en los años 70 y 80 cuando se desempeñó como Secretario General del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), cargo anterior al de la Santa Sede.

Honras fúnebres

Este domingo comenzará cámara ardiente del cardenal colombiano. Según monseñor Darío Castrillón, Prefecto Emérito de la Congregación para el Clero, el alto jerarca permanecería allí hasta el miércoles, cuando se realizarán sus exequias.

Los actos de despedida estarán presididos por el papa Benedicto XVI, quien recibió la noticia mientras se encontraba de gira en Estados Unidos.

A las 2 de la mañana, hora de Colombia, se celebró una misa en su honor. A ella asistieron el grupo de colombianos del Vaticano, entre otros, monseñor Víctor López, monseñor Víctor Ochoa y el propio Castrillón.

El fallecimiento de López Trujillo ocurrió hacia las 8:30 hora local (18.30 GMT), en la clínica Pio XI de la capital italiana. Hace un mes se encontraba hospitalizado en la capital italiana.

En el momento de la muerte se encontraban  a su lado el cardenal decano, Angelo Sodano; su hermano y un sobrino, así como otros familiares y miembros de la Curia romana.

Para el Vaticano, la muerte de López Trujillo es una noticia "muy triste", ya que se trata de un "cardenal de mucha importancia, elegido por Juan Pablo II, quien tenía mucha confianza en él". Según declaró a EL TIEMPO Ciro Benedittini, subdirector de la Sala de Prensa de la Santa Sede, el cardenal colombiano ha realizado un "trabajo increíble".

Su enfermedad era un hecho conocido en la curia desde hace tiempo y le supuso estar ausente en la reciente Asamblea del Pontificio Consejo para la Familia, la institución vaticana que presidía López Trujillo. "Sabíamos que estaba enfermo, pero esperábamos que se recuperase", afirmaron las fuentes consultadas.

El trabajo del cardenal "ha sido de grandísima importancia". "Como director del Pontificio Consejo para la Familia ha defensa de esta institución desde su concepción como la unión natural del hombre y la mujer así como en su sentido católico", dijo el padre Benedittini.

López Trujillo deja un legado "muy valioso" para la Santa Sede. "Ha sido el organizador de los encuentros de la familia. De la próxima reunión también ha sido el principal instigador. Ha sido un gran cardenal".

Cronología de su vida al servicio de la Iglesia  

  • 8 de noviembre de 1935: nació en Villahermosa (Tolima) el .
  • 18 de noviembre de 1960: fue ordenado Sacerdote para la Arquidiócesis de Bogotá.
  • De 1962 a 1966: miembro de la facultad del Seminario de Bogotá, .
  • Agosto de 1968: coordinador de la pastoral para el XXXIX Congreso Eucarístico Internacional en Bogotá.
  • 25 de febrero de 1971: fue nombrado Obispo para la Iglesia Titular de Boseta y Auxiliar de la Arquidiócesis de Bogotá.
  • 25 de marzo de 1971: fue consagrado Arzobispo titular de Cariana, coadjutor, con derecho a sucesión, y administrador apostólico, sede plena, de Bogotá, por monseñor Aníbal Muñoz Duque.
  • 22 de noviembre de 1972: fue elegido Secretario General del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) en Sucre, Bolivia y fue confirmado en Roma el 1 de noviembre de 1974.
  • 22 de mayo de 1978: fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Medellín y asumió como Arzobispo el 2 de junio de 1979.
  • Entre 1979 y 1982: fue Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam).
  • 2 de febrero de 1983: fue creado y publicado Cardenal en el Consistorio donde recibió la birreta roja y el título de Santa Prisca, convirtiéndose en aquellos momentos en el purpurado más joven de la Iglesia.
  • Entre 1987 y 1990: fue Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia.
  • 8 de noviembre de 1990: Su Santidad el Papa Juan Pablo II lo nombró Presidente del Pontificio Consejo para la Familia.
  • 9 de enero de 1991: renunció al gobierno pastoral de la archidiócesis.
  • 17 de noviembre de 2001: fue promovido al orden de los Cardenales Obispos, sede suburbicaria de Frascati.
  • Del 22 al 26 de enero de 2002: fue legado papal para las celebraciones del IV Encuentro de la Familia en Manila, Filipinas.
  • 21 de abril de 2005: volvió a ser designado presidente del Pontificio Consejo para la Familia.
  • Hasta hoy : fue en la Curia Romana miembro de las Congregaciones para la Doctrina de la Fe, para la Causa de los Santos, para los Obispos y para la Evangelización de los Pueblos. Pertenecía a la Comisión para América Latina.

Pesar en la Iglesia y sectores polìticos

Monseñor Darío Castrillón dijo que la muerte de López Trujillo "es un enorme pérdida.Pero también es una satisfacción saber que nuestro país dio ese aporte tan importante a la iglesia universal".

El ex presidente de Colombia, Belisario Betancur, también mostró su pesar por la muerte del alto jerarca de la iglesia: "Venía muy enfermo, pero esta semana se había recuperado aunque levemente. Yo tenía contacto permanente con el Vaticano y teníamos la esperanza de que recuperaría", dijo Betancourt a radio Caracol.

El arzobispo de Medellín, monseñor Alberto Giraldo Jaramillo, destacó la misión pastoral adelantada por el cardenal López Trujillo, quien fue pastor de esa arquidiócesis.

Por otro lado, el presidente del Tribunal Eclesiástico, monseñor Libardo Ramírez Gomez, lamentó el fallecimiento del cardenal y dijo que López deja un gran vacío en la iglesia católica de Colombia y universal. "Fue una persona que batalló con mucho amor en la iglesia católica", aseguró.

"Fue un defensor de los principios de la familia y una persona incomprendida por muchos", agregó Ramírez.

DARÍO MENOR

PARA EL TIEMPO

ROMA

Con información de EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.