Cristian Murrle, un negociante caleño que crece en el corazón de Nueva York

Cristian Murrle, un negociante caleño que crece en el corazón de Nueva York

En el 2001, con 500.000 dólares, fundó su empresa de análisis de mercados, y ya llegó al punto de invertir recursos propios en proyectos en América Latina.

14 de abril 2008 , 12:00 a. m.

Desde su oficina, en el piso 30, en el corazón de Manhattan, en la 745 de la Quinta Avenida, enfrente del Parque central, Murrle recuerda que sus sueños en la década del 80, en su Cali natal, le parecían algo irrealizables.

Pero vuelve a la realidad, y se percata de que sus metas se han cumplido una a una. Hoy, este vallecaucano de 50 años, dirige una empresa con un buen portafolio de inversiones en Estados Unidos y algunos países de América Latina.

Este sueño empezó a concretarse en el 2001, cuando decidió asociarse con David Stome, un banquero inglés reconocido en Nueva York, para fundar Panamerican Capital Partners y Panamerican Capital Securities, dos compañías con licencia para comprar y vender todo tipo de valores, orientadas a hacer asesorías para fusiones y adquisiciones. "Creo que profesionalmente he cumplido mis etapas. Prueba de eso es que quería tener mi propia compañía y lo estoy haciendo. La clave para llegar hasta acá es haber trabajado con ética y profesionalismo.

Siempre he pensado que uno debe reinventarse a medida que cumple sus metas. Nueva York le enseña a uno mucho, a las buenas o a las malas, porque es un lugar muy agresivo" relata el colombiano.

Conciente de que para abrirse paso en la vida tenía que preparase, Murrle, graduado del Colegio Alemán, se marchó a los 22 años de Cali a Washington donde estudió administración de empresas en la Universidad de Georgetown. Luego consiguió trabajo en la oficina del Banco de Bogotá, en Nueva York, donde empezó como analista de crédito, en una carrera que lo llevó a la subgerencia general de esa agencia. Corría 1985 y pensó que un periodo profesional en Colombia no le caería mal, y logró que el Banco lo nombrara subgerente de crédito internacional en Cali.

Luego, su inquietud lo llevó a trabajar a Corredores asociados, donde estuvo 11 años, en los que -cuenta con orgullo- ayudó a desarrollar la Bolsa de Occidente y el Mercado de valores en el occidente colombiano.

Tras esa experiencia, ya en 1996, fue nombrado presidente del Ingenio San Carlos, donde permaneció 5 años, "en una época difícil del sector azucarero por la guerra de precios, nacionales e internacionales. Sin embargo, construimos la refinería del ingenio y obtuvimos la certificaciones de gestión, y se reestrucuturó financieramente el ingenio", recuerda.

Ya en el 2001, con un capital de 500.000 dólares creó su empresa. El primer paso fue comprarle cartera de grandes empresas a bancos internacionales. Así, a través de inversiones rentables se ha capitalizado al punto de que hoy se ha convertido en su cliente principal. "Estamos invirtiendo en proyectos propios. En Colombia nos interesa el sector energético, el de bebidas y el de alimentos. Cuando concrete uno grande, voy a sentir que en la capacidad de soñar está la fuerza para progresar", concluye.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.