Llega a sus 70 años la emisora Radio Santa Fe, fundada por Hernando Bernal

Llega a sus 70 años la emisora Radio Santa Fe, fundada por Hernando Bernal

Esta empezó como una estación para que su creador le pusiera canciones de música colombiana a su novia, Luisa Mahe. Hoy es de las más antiguas de Colombia.

22 de marzo 2008 , 12:00 a.m.

Hace 70 años, Bernal sabía por intuición lo que hoy cualquier hombre de radio sabe: que las emisoras son capaces de brindar compañía y hasta de unir a la gente. El resultado fue que él y su novia se casaron y se embarcaron en la quijotada de montar en serio a Radio Santa Fe.

Pero Álvaro Rico, de 65 años y que trabaja hace 46 en la emisora, está seguro de que esa no fue la única unión que propició la estación: "Me acuerdo que, cuando entré a trabajar, Jorge Reyes Corso 'Don Ruby', que tenía una voz espantosa, hacía La hora de los novios, de 6 a 8:30 de la noche en el teatro de Radio Santa Fe, que se llenaba para ver artistas. A veces, gente casada llamaba a la emisora a decir que se habían conocido ahí".

Con voz mala y todo, el programa tenía una gran audiencia, al igual que la emisora. Desde sus comienzos -según dicen sus actuales vicepresidentes María Luisa y Blanca Bernal- tuvo una sintonía arrolladora no solo en Bogotá sino en buena parte del país, gracias a la onda corta.

Si los fundadores fueron quijotes, los que la continuaron no se quedaron atrás. Las vicepresidentas y el director del noticiero, Édgar Artunduaga, creen que Radio Santa Fe sigue en el corazón de la gente capitalina por su independencia. "Lo más duro ha sido luchar en un medio donde hay dos cadenas que pueden ofrecer unos paquetes publicitarios con muchas emisoras y, a pesar de eso, resistirnos a vender", dice María Luisa, quien agrega que esa independencia es un legado de su padre.

Eso le costó una que otra multa del gobierno de turno, pero también le reportó una sintonía envidiable con programas como El Pereque, realizado por el recordado humorista Humberto Martínez Salcedo, en el que no dejaba 'político' con cabeza.

Radio popular, no populachera

Hoy, a diferencia de las sofisticadas sedes de las cadenas, Radio Santa Fe es una casa con olor a tinto, donde entre noticia y programa, los periodistas y locutores comparten empanadas calientes compradas en la tienda vecina.

El director y sus locutores se saben los nombres de los oyentes frecuentes que cada mañana llaman a participar en el noticiero. "Hacemos una radio popular no populachera -dice Artunduaga-. Para nosotros, las historias de la ciudad son importantes. Creemos que el afecto es esencial. Tocamos el corazón de los oyentes, y competimos sin complejos".

Por estos días los cinco teléfonos del máster reciben muchas llamadas de personas que, orgullosas, dicen que crecieron oyendo los 1.070 AM.

María Aurora, de 50 años, confiesa que nunca se perdía La hora de los novios y El que busca encuentra, un espacio donde la gente preguntaba por parientes o cosas extraviadas. Y Elsa recalca que es propietaria del carné del Batallón de amigos (un viejo club de oyentes de la emisora).

Tal vez los detalles son el secreto que explica por qué la siguen oyendo y llamando. Dan los resultados de las loterías, hacen resúmenes informativos cada media hora y a los que están con los micrófonos no les da remordimiento aplazar unos minutos las noticias para hablar con la gente.

Incluso tienen un servicio tan poco ortodoxo como efectivo: el estado del tránsito lo dan los taxistas de Taxis Libres que, cual reporteros, se despiden desde alguna calle bogotana con un "para Radio Santa Fe informó...".

Así, con la voz de la gente al aire, sueñan con volver a ser número uno en información. Y algo deben estar haciendo bien para que una emisora que no presume de hablar con dirigentes de Irak o con un cineasta en Cannes; que no tiene corresponsales en Madrid o Londres y que ni siquiera está en la FM, tenga oyentes que cuando se les pregunta qué les hace oír cada mañana el noticiero respondan: "Uno se acostumbra. No sé con qué pegante me pegaron, pero el día que me levanto tarde y no lo oigo desde el principio, me siento en ayunas".

DIEGO GUERRERO
REDACTOR DE CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.