Testimonio de ex guerrillero vincula a Luis Fernando Almario con asesinato de Diego Turbay Cote

Testimonio de ex guerrillero vincula a Luis Fernando Almario con asesinato de Diego Turbay Cote

Según esa versión, 'Fabián Ramírez' recibió a un supuesto enviado del ex congresista, quien le dijo que los Turbay "eran peligrosísimos" para las Farc porque preparaban una paramilitar en el Caquetá.

15 de marzo 2008 , 12:00 a.m.

El ex subversivo, llamado Gerardo Aguirre Ballesteros, en la versión que hasta ahora tiene credibilidad, aseguró haber estado en la reunión donde el presunto emisario, conocido como Calderón, dio el mensaje.

A este testimonio, que permaneció varios años inactivo en la Fiscalía, se sumaron dos declaraciones en la Corte Suprema. El pasado  27 de noviembre, Lucas Medina Triviño, dirigente del Caquetá, aseguró que a mediados del 2002 un hombre identificado como Robledo lo buscó a nombre de Almario. Le habría encomendado llevar un mensaje para el 'Paisa', jefe de la columna 'Teófilo Forero'.

Medina había trabajado con una empresa fluvial del Caquetá y dijo que por eso lo buscaron y que Almario le mandó un sobre y medio millón de pesos para gastos.

Su versión es que cuando el 'Paisa' se enteró de quién le mandaba el mensaje entró en cólera.

'El Paisa', dijo el testigo, aseguró que Almario era "un faltón" porque supuestamente los metió en el plan contra los Turbay y después llevó a los 'paras'.

Desde hace cuatro años al político lo empezaron a nombrar como cercano a las Auc. Jhon Edwar Monje, quien hizo parte de su UTL, era hermano del comandante de los 'paras' en Caquetá: Juan Carlos Monje, que murió en una operación militar. Monje también fue secretario general de la Gobernación de Juan Carlos Claros, que llegó al cargo con el apoyo de Almario.

El otro testigo, que declaró a comienzos de este año en la Corte, fue Fernando Bahamón Céspedes, ex miembro de la 'Teófilo' hoy detenido.

Asegura que en plena zona de despeje para los diálogos con las Farc presenció una reunión de Almario con 'Joaquín Gómez', 'Fabián Ramírez' y 'El 'Paisa'. En el encuentro -le dijo a la Corte- Almario habría convencido a las Farc de que a los Turbay había que "eliminarlos" en vez de pensar en un secuestro, como planteaba la guerrilla.

La defensa del congresista dice que el testigo pidió plata para no acusarlo y tiene una grabación que fue entregada a las autoridades, aunque Bahamón sostiene que fue Almario el que lo buscó a él para que no declarara.

Ahora Almario, que dice que todo es un montaje de contradictores políticos, afirma que saldrá adelante de este trance, como lo hizo durante el proceso 8.000. Estuvo detenido 22 meses bajo cargos de haber recibido plata del narcotráfico, pero fue absuelto y tiene demandado al Estado.

¿Quién es Luis Fernando Almario ?

En Caquetá, el nombre de Luis Fernando Almario, uno de los pocos congresistas investigados simultáneamente por supuestos arreglos con los 'paras' y las Farc, es sinónimo de poder.

Sus muchos escoltas y las camionetas blindadas en las que se mueve son solo una muestra de lo que representan él y su familia allí.

El jueves pasado perdió una nueva batalla jurídica, después de años de haber sorteado con éxito denuncias y cuestionamientos.

Había interpuesto un hábeas corpus para quedar en libertad porque el organismo que ordenó su captura el pasado primero de febrero -la Corte Suprema- ya no tenía poder para investigarlo porque renunció a su curul. Pero como la Fiscalía decidió esta semana que siguiera detenido, la Sala Penal de la Corte le negó la boleta de salida.

Es nieto de Blas Almario, cofundador de Florencia, e hijo de Pedro Antonio Almario, un conservador de raca mandaca que no faltaba en campaña alguna. Fue el tercero de 10 hermanos, tiene 50 años, una carrera de ingeniería electrónica y tres posgrados en derecho y administración pública, además de centenares de malquerientes.

Sus contradictores dicen que su matrimonio de 25 años con Elsa Piedad Ramírez, fiscal delegada ante el Tribunal de Bogotá, fue una de las claves para que se convirtiera en el mandamás político de Caquetá. Lleva cinco períodos seguidos en la Cámara.

"Fernando es lo que es por su trabajo duro y su disciplina", dice su hermana Nelcy, a la que él intentó hacer elegir gobernadora de Caquetá.

Muchos otros dicen que su ascenso en la política se explica porque sigue siendo un campesino que, pese al poder y a las amenazas (las Farc volaron su casa en Florencia), va a los sancochos en las fincas y toma jugo con sus conocidos en las casetas de la Plazoleta San Francisco, en el centro de Florencia.

Pero la historia que cuentan sus enemigos políticos lo llevó primero a la Corte, luego a la Fiscalía y lo tiene tras la rejas: que Almario supo acomodarse a las circunstancias y se alió primero con la guerrilla y luego con los 'paras' para mantener su imperio.

Pocos días antes de su captura, las autoridades hallaron en la finca de un hermano siete canecas con 507 tacos de PVC rellenos de amonal. Creen que la guerrilla aprovechó que ese predio, en la vía al aeropuerto de Florencia, era poco frecuentado para esconder el material, pero Almario no descartó que se tratara de un plan para matarlo.

Crímenes que lo persiguen


La renuncia al Congreso habría sido su estrategia para sacarle el cuerpo a la Sala Penal de la Corte Suprema, que hace ya más de un año le sigue la pista al papel que pudo haber jugado en uno de los crímenes más repudiados de las Farc: el asesinato del hombre que en su momento le disputaba la primacía política en el Caquetá, el representante Diego Turbay Cote. Con él murieron acribillados su mamá, Inés Cote, y cuatro personas más el 29 de diciembre del 2000, en la vía que comunica a Florencia con Puerto Rico.

Ahora, desde la Corte se mira con expectativa la actuación de la Fiscalía.

Las primeras denuncias contra Almario aparecieron hace ya cuatro años, pero apenas fueron remitidas el año pasado a la Sala Penal.
Fuentes de la Fiscalía dicen que la medida de aseguramiento, esta semana, demuestra la seriedad de la investigación y que la fiscal Ramírez, la esposa del político, no tiene ninguna incidencia en su caso.

Pero esa relación no deja de generar inquietudes. El 26 de febrero, el senador Gustavo Petro, que hizo el año pasado el primer debate sobre lo que podría llamarse la 'Farcpolítica' y señaló a Almario, le pidió al fiscal Mario Iguarán que se asegure de que las "cuotas burocráticas" del representante en la entidad no interfieran la investigación.

Reflejos de su poder

  • En las últimas elecciones para la Cámara consiguió 18.686 sufragios, la más alta votación para la corporación en la historia del Caquetá. Tiene 8 de las 14 alcaldías del departamento.
  • Las alcaldías de su influencia son la de Belén de los Andaquíes, Valparaíso, Solita, Albania, Milán, Solano, Doncello y Cartagena del Chairá. El gerente departamental de la Contraloría General es de su grupo.
  • En la Alcaldía de Florencia puso a los secretarios de Educación, Hacienda, Gobierno y al del Banco Inmobiliario. En la Gobernación, como no ganó su hermana, no tiene a nadie.

FLORENCIA Y BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.