Claves para cacería final a 'Iván Ríos' fueron 23 interceptaciones a sus hombres más cercanos

Claves para cacería final a 'Iván Ríos' fueron 23 interceptaciones a sus hombres más cercanos

Las conversaciones se escucharon entre el 8 de diciembre del 2007 y el 7 de marzo del 2008. Alias 'Garganta' y 'Rojas', sus subalternos de confianza, resultaron hablando más de la cuenta por celular.

08 de marzo 2008 , 12:00 a.m.

'Rojas', cuyo nombre es Pedro Pablo Montoya Cortés y quien asesinó a sangre fría a 'Iván Ríos', era uno de los mejores combatientes del frente 47. Su comandante, Nelly Ávila Moreno, alias 'Karina', aceptó cedérselo a 'Ríos' ante el acoso del Ejército.

La propia 'Karina' -por cuya cabeza el presidente Álvaro Uribe ofreció mil millones de pesos- llamó a alias 'Garganta' a informarle la llegada de 'Rojas'.

"Se fue para prestarle seguridad al 'Papá' (Ríos) por Sonsón".

La conversación, quedó grabada en los registros del CTI de la Fiscalía a las 2:20 p.m. de ese sábado 8 de diciembre.

Pero 'Garganta', jefe del primer anillo de seguridad de 'Ríos', no era el único que estaba interceptado.

Los datos

La primera gran pista que se obtuvo, gracias a la inteligencia técnica, fue la ubicación de la zona por la que se movía 'Ríos'.

Su campamento madre estaba cerca a Albania, jurisdicción de Aguadas (Caldas), al lado de un lago.

El Ejército supo que iba por buen camino el 29 de diciembre último, a las 7:29 a.m.

Ese día, el CTI volvió a escuchar a 'Garganta' notificando que el Ejército había tocado al primer anillo de seguridad en el que estaba 'William Puto', el segundo de 'Garganta' y el consentido de 'Iván Ríos'.

"Putico partió", le informó 'Garganta' a un NN miliciano.

Un mes después, se escuchó a 'Rojas' cuando les pedía a unos milicianos que empacaran comida y se desplazaran por la zona de Naranjales, Mongolia y Albania (Caldas).

Pero el dato se confirmó plenamente el 12 de febrero.

Ese día 'Garganta' cayó muerto en un enfrentamiento con el Ejército cerca a Albania.

Hombres del Batallón Quimbaya lo dieron de baja al lado de 'Xiomi', la enfermera del campamento.

Alias 'Zorro' le informó a 'Rojas' sobre los muertos y, además, que habían perdido un maletín replero de medicamentos, material de intendencia y explosivos, cordón detonante y estopines.

Para ese momento, el desabastecimiento en el campamento de 'Ríos' era evidente.

Le estaban pidiendo a uno de sus hombres desde 25 interiores bóxer para hombre y 19 pantis para dama, hasta barras de jabón, tubos de crema dental, pilas alcalinas, medicamentos y mucha, mucha comida.

El propio 'Rojas' habló con un miliciano de la necesidad de los víveres y, a la vez, le advirtió que el Ejército estaba muy cerca. Pero la remesa nunca les llegó.

La traición

"La pérdida de varios hombres, la presión militar, la falta de víveres y la noticia del bombardeo al campamento de 'Raúl Reyes' se convirtieron en un coctel letal para la moral y lealtad de los hombres de 'Ríos'", aseguró uno de los investigadores que participó activamente en la inteligencia técnica del caso.

Efectivamente, al poco tiempo tres guerrilleros desertaron: "Hay tres güevones volados", reportó alias 'Zorro'.

Uno de ellos fue localizado por un organismo de inteligencia y, luego, contactado por el Ejército que recibió información valiosa sobre la ubicación de 'Ríos' y la situación de sus hombres.

Esa misma semana, 'Ríos' ordenó botar todos los celulares e informar del movimiento de la tropa.

"Adicionalmente -dice un informe de inteligencia- indican que el 'Papá' (Ríos) manda decir que le traigan la billetera con Wilmer a donde Mónica".

Pero 'Rojas' -y un grupo de al menos 12 guerrilleros- terminaron reventándose, antes de que el Ejército procediera.

En cajita de icopor

El viernes de la semana anterior, 'Rojas' se entregó a hombres del Batallón Ayacucho de Manizales (Caldas) con la mano derecha de 'Iván Ríos' envuelta en un pedazo de tela camuflada y metida en una bolsa negra. Luego fue puesta en una cajita de icopor, llena de hielo y sellada con cinta transparente.

'Rojas' llegó en compañía de su novia, Angélica Ocampo, de 23 años de edad. La mujer, de Salamina (Caldas) había sido denunciada como desaparecida en 1999 y su familia, entre ellos un oficial de la Policía, la había buscado sin suerte durante años.

El guerrillero' aseguró que, presionado por el Ejército y por la falta de víveres y de apoyo, había decidido matar a 'Ríos': "Era la vida de él o la de nosotros. La única opción de salir con vida era matando al comandante".

Por eso, en medio de los combates, logró convencer a su jefe de apartarse del grueso de la tropa y se lo llevó hacia una zona de las montañas, en donde hay cuevas. Allí lo asesinó, le quitó la mano y escondió el cuerpo. Luego, salió en busca del Ejército.

La Fiscalía General cotejó las impresiones dactilares de la mano con la tarjeta que envió la Registraduría Nacional y concluyó que correspondían a las de Manuel de Jesús Muñoz, alias 'Iván Ríos'.

Hoy, la justicia colombiana está en la encrucijada pues si bien la recompensa por 'Ríos' -5 mil millones de pesos- era para quien lo entregara vivo o muerto, es claro que 'Rojas' deberá ser procesado por homicidio (ver recuadro).

EL TIEMPO supo que además de 'Ríos', fue asesinada su compañera sentimental. Algunos combatientes aún leales optaron por huir. Otros están tras 'Rojas' porque, además, hay indicios de que se llevó una buena tajada de los ahorros de 'Ríos'.

Efectivamente, el jueves 6 de marzo se escuchó a 'Rojas' pidiendo que se le consigne a primera hora todo el dinero para la compra de suministros, y da una cuenta.

"Esta es la muestra de que las Farc se están resquebrajando", dijo este viernes el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, poco después de confirmar la muerte de Ríos.

Ese mismo día, al entrar la noche, Fiscalía y Ejército llegaron al lugar en el que 'Rojas' ordenó enterrar a su comandante, y exhumaron el cadáver.

Extraoficialmente se supo que los padres de 'Ríos' averiguaban por los trámites para reclamar su cadáver. El Secretariado de las Farc aún no se pronuncia sobre esta nueva y sensible baja en su cúpula.

Tampoco lo ha hecho sobre los acuerdos a los que llegaron los presidentes de Colombia, Ecuador y Venezuela.

¿Lo condenarán por el homicidio?

La muerte de 'Iván Ríos', el miembro del secretariado por el que el Gobierno ofrecía 5 mil millones de pesos 'vivo o muerto', se unirá a los expedientes por los que tendrá que responder alias 'Rojas'.

Sobre el papel, el jefe de seguridad del frente 47 y sus compañeros desertores tendrían derecho a recibir la millonaria suma, pues pusieron fuera de combate a uno de los hombres más buscados. Sin embargo, el homicidio podría complicarles el pago.

Además, no se descarta que sean procesados por el asesinato y, eventualmente, por haberle cortado una mano al cadáver.

"El señor 'Rojas' confesó públicamente un crimen y la obligación de la Fiscalía es investigarlo", asegura un ex alto funcionario de ese organismo. "Una cosa es pagar por una información y otra muy distinta hacerlo por un homicidio", planteó otro experto penalista consultado.

Sin embargo, y ante la situación real de que son los propios guerrilleros los que mayores aportes pueden hacer en la lucha contra las Farc, plantean una salida que podría ser usada a petición del Gobierno.

Es aplicar el principio de oportunidad, una figura hasta ahora poco utilizada que le permite al Fiscal General cesar toda acción penal en contra de una persona si su colaboración ha sido efectiva para desmantelar una organización criminal.

UNIDAD INVESTIGATIVA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.