Fueron identificadas las estaciones de TransMilenio más azotadas por ladrones, entre Usme y el Norte

Fueron identificadas las estaciones de TransMilenio más azotadas por ladrones, entre Usme y el Norte

El Observatorio de Seguridad y Convivencia del Distrito estableció que en las que se cometieron más hurtos en el 2007 fueron las de la Avenida Jiménez, Los Héroes, Calle 76, Calle 100 y Calle 72.

27 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Eso encontró la entidad tras realizar una encuesta de victimización con los usuarios de TransMilenio (TM) desde el Portal del Norte hasta el de Usme -luego de identificar que esta zona era una de las más afectadas en todo el sistema de transporte masivo-.

La estación de la Jiménez fue considerada por los encuestados como la más peligrosa. La percepción se debe al entorno de la estación, ubicada en medio de dos zonas que figuran en la lista hecha por el Distrito sobre los 31 puntos donde converge el crimen en Bogotá (calle 19 y Las Cruces) y en las que el atraco suele estar acompañado por las lesiones comunes.

El resto de sectores donde convergen los delitos y que limitan con TM son el Siete de Agosto, Batán, Britalia, Calle 19, Chapinero, Chicó Country, Galerías, La Favorita, Chicó Lago, San Bernardo, Metrópolis, Restrepo, Ricaurte y Santa Lucía. Allí, según el Distrito, el 61 por ciento de los encuestados se siente más seguro dentro del sistema que afuera, toda vez que la mayor problemática se da en las zonas comerciales que rodean a las estaciones de TM.

El hacinamiento facilita el hurto dentro de los buses. Incluso, según el sondeo, el 88 por ciento de los robos en TM se comete en los articulados; en las estaciones sucede el 11,3 por ciento y en los alimentadores el 0,8 por ciento.

Según el sondeo, los celulares son los objetos más robados en el sistema, alcanzando el 57,9 por ciento del total de los robos que allí se cometen. El segundo lugar lo ocupan las billeteras, que se hurtan en un 12,8 por ciento de los casos. El dinero en efectivo es el tercer bien más hurtado, equivalente al 11,3% del total de los delitos mencionados.

El 3,8 por ciento de las víctimas en el 2007 se dieron cuenta de que las robaban en TransMilenio cuando ocurría el hecho, según reveló la encuesta del Distrito.

Lo normal, y lo que sucedió en el 93 por ciento de los casos de hurtos en TransMilenio el año pasado, es que las víctimas no se enteraron del robo sino hasta después.

Sin embargo, atrapar al ladrón a veces no sirve de nada. Muchas veces, la Policía los captura en flagrancia y los lleva ante los jueces, pero quedan en libertad porque sus delitos resultan excarcelables o porque sus víctimas no denuncian el robo.

Incluso, la semana pasada fue atrapado Carlos Julio García, un hombre señalado por las autoridades como el jefe de una banda que hace dos años delinque en TransMilenio. "Pero quedó en libertad porque el delito es excarcelable", se lamentó el mayor Yesid Ariza, comandante de la policía de TransMilenio, quien precisó además que hay 100 delincuentes identificados como 'chalequeadores'.

Ante esto, el mayor Ariza espera que la nueva ley 1153, que endurece las penas y que entrará a regir el 1 de febrero, frene en seco estos robos.

Cámaras para atacar los delitos

TransMilenio aseguró que hay 226 cámaras de seguridad que de momento funcionan para supervisar la operatividad del sistema, pero que en un futuro (aún sin precisar) estarán enlazadas con el Centro de Atención y Despacho de la Policía, desde donde se monitorea la ciudad.

Esta es una de las estrategias para reducir la impunidad, como sucedió cuando se pudieron grabar las caras de los asesinos del joven que a finales de diciembre murió en el portal del Norte de TransMilenio. Además, la Policía sigue enviando personal de civil al sistema para estudiar a las bandas y capturarlas en flagrancia.

De otra parte, para evitar que los delincuentes ingresen al sistema armas de cualquier tipo, continúan las requisas en las entradas del sistema.

Según la Policía, en lo corrido del año se han incautado 1.000 armas cortopunzantes.

por ciento de los atracos en TransMilenio se registra dentro de los buses articulados, según un estudio de la Alcaldía.

Testimonios de 'chalequeados'

En medio del hacinamiento, una voluptuosa mujer emociona a Camilo*, recostándosele a ratos, cuando el articulado acelera. Con la distracción, el resto de la banda aprovecha para 'chalequear' al hombre sin que se dé cuenta.

A las 4 p.m del pasado lunes, cuando Camilo se bajó del articulado en la estación de la calle 76 con avenida Caracas, era demasiado tarde: se percató de que su billetera había sido robada.

Camilo corrió tras el articulado haciendo señas para que se detuviera, sin conseguir nada. Se quedó con las curvas de una mujer que lo dejaran sin un centavo en el bolsillo.

Natalia*, usuaria habitual del sistema, también fue robada el pasado miércoles en condiciones de hacinamiento, cuando tomó el articulado en la estación de la calle 100 con Autonorte, a las 7:30 a.m., para ir a su trabajo en el centro.

Sintió que le esculcaban el bolso y cuando se dio la vuelta, haciendo un gran esfuerzo debido a la cantidad de pasajeros, todas las caras le parecieron sospechosas. Natalia fue un caso casi excepcional y hace parte del 3,8 por ciento de personas que en el 2007 se dieron cuenta de que las robaban en TransMilenio cuando ocurría el hecho, según reveló la encuesta del Distrito.

*Nombres cambiados

MAURICIO JARAMILLO Q.
REDACTOR DE EL TIEMPO
auqui@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.