Las angustias de la 'bolsa escolar'

Las angustias de la 'bolsa escolar'

Con el año nuevo llega el 'costal de gastos' del retorno a las aulas. Los padres de familia se quejan por el alto precio que deben pagar por mandar a sus hijos a estudiar.

24 de enero 2008 , 12:00 a.m.

 Las últimas dos semanas de enero han movido el mercado escolar en Boyacá.
Un mercado donde padres de familia de todos los estratos socieconómicos sufren el mismo síntoma: los sube y bajas de tensión y agitación causados por el sacudón de la 'bolsa escolar'.
Es un periodo crítico en el que centenares de papás tienen que salir de sus trabajos a la caza de uniformes, maletas, ropa, papel higiénico, algodón, alcohol y hasta toallas absorbentes, adicionales a las interminables listas de libros y útiles escolares. Un 'agosto' para un diverso sector del comercio y el 'desangre' del presupuesto de la familia.
Y pese a los reclamos y quejas de la gente, resulta que estos pedidos adjuntos a los textos y demás elementos de estudio, están autorizados por el Ministerio de Educación a través de sus secretarías departamentales y municipales.
Pero, explicó Hernán Forero, de la Secretaría de Educación de Boyacá, que atiende los planteles de 120 de los 123 municipios del departamento, los padres pueden reclamar o quejarse en esta entidad por escrito cuando consideren que se está cometiendo un abuso o irregularidad (ver recuadro). "Así se procede a investigar", explicó el funcionario. Igual respuesta dieron en la Secretaría del ramo de Tunja, que junto con las de Sogamoso y Duitama son autoridad educativa.[/TEXTO]

 


Libros usados, ahorro alternativo
La temporada escolar dinamiza un amplio sector de la economía. Las demandas de la educación no solo benefician las ventas de papelerías y librerías, sino de almacenes de ropa, supermercados, droguerías, maletines, calzado y servicio de transporte individual (taxis). Las medidas de ahorro que permite esta demanda, casi obligatoria, son muy pocas debido a los cambios que cada año se producen. Por ejemplo, el libro del año pasado ya no lo pedirán este año; o vuelven a pedir un libro-taller, que por estar usado no puede servir de nuevo. Este año el alza en los libros nuevos promedia en el 12 por ciento. "No obstante las ventas de usados se incrementan algo cuando los colegios públicos entregan sus listas", indica Mayerli Lozano, quien administra una librería de usados. Allí se pueden conseguir varios textos, que en esos planteles no cambian con frecuencia, a un precio por la mitad del costo nuevo. También ofrecen el servicio de cambio de libros con un recargo de 10 o 15 mil pesos.
Otra forma de menguar el gasto es vender en estos negocios los libros usados, pero el valor que ofrecen en los mismos es de un 20 por ciento del costo original.
Hay personas que recurren a los avisos de clasificados para ofrecer uniformes y sudaderas, textos u otros elementos.
"Ofrecí en una librería de usados libros que compré a 60 y 70 mil pesos, pero apenas me daban de a 10 mil por cada uno. No me parece un precio justo", indicó Alba Pinilla, quien está encartada con seis textos de undécimo grado, que ya no necesitará su hija que pasa a la universidad.
También con los uniformes hay formas de ahorrar. Trucos como comprar dos tallas más grande con niños que están creciendo aumenta el uso del mismo hasta por tres años.


Pero no todas son quejas ni pedidos de rebajas
En Chiquinquirá, por ejemplo, el caso que llegó a la oficina de Núcleo del municipio tiene que ver con todo lo contrario: que cambien el uniforme de diario porque el actual está pasado de moda y tiene muchos años en  'pasarela'.
Las rectorías de los colegios Técnico Industrial y Colpío están tratando de solucionar el problema que les plantea autorizar que se cambie el diseño y color de las prendas de diario (jean, camisa y pantalón, entre 60 y 70 mil pesos). "Hemos socializando el pedido de la mayoría de padres con los demás, y acordamos que como no a todos les parece, entonces a los alumnos nuevos les pediremos el modelo de este año y a los antiguos les fijaremos un plazo hasta junio del año entrante, para que lo compren", dijo el rector del Industrial, Pedro Pablo Bautista. Similar medida pretende aplicar Alfredo Blanco, rector del Colpío. situación registra el Por su parte la jefe de Núcleo, Luz Ángela Flórez Torres, señaló que el asunto tiene otras aristas que considerar. "Implantar la medida de cambio de uniforme puede generar más deserción escolar, pues para algunos padres el costo del nuevo uniforme es difícil de cubrir", indicó la funcionaria, que destacó que en el 2007 más de 400 estudiantes abandonaron las aulas por falta de recursos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.