Opinión/Criterios

Opinión/Criterios

El funeral/*César Augusto Villegas Jiménez

24 de enero 2008 , 12:00 a.m.
Jaime Sabines, el poeta mexicano, escribía acerca del entierro en la ciudad: "La procesión del entierro en las calles de la ciudad es ominosamente patética. Detrás del carro que lleva el cadáver va el autobús... con los dolientes, familiares y amigos. Las dos o tres personas llorosas, a quienes de verdad les duele, son ultrajadas por los cláxones vecinos, por los gritos de los voceadores, por las risas de los transeúntes, por la terrible indiferencia del mundo. La carroza avanza, se detiene, acelera de nuevo y uno piensa que hasta los muertos tienen que respetar las señales de tránsito. Es un entierro urbano, decente y expedito..."
Hace unos años el entierro en Tunja era solemne, más personal y más austero aunque sincero, pero pareciera que hasta eso debe cambiar en la medida que mi ciudad crece; ya nadie quiere respetar el luto ajeno si lo que cuenta es la prisa de lo cotidiano.
Recuerdo un entierro en mi Tunja pequeña, casi rural, donde nadie, nadie se atrevía si quiera a musitar palabra frente a la 'procesión del entierro', todo era silencio, respeto y soledad interior, todo era reflexión, se sentía en vacío de la ocasión.
Mi madre leía discreta la cinta del carro fúnebre mientras con su dedo en mi boca me ordenaba callar y yo la miraba ausente y temeroso, porque un día se me ocurrió pensar qué pasaría cuando su nombre ocupara el espacio de la cinta en el carro fúnebre, qué sería de ella, de su cuerpo, de su alma, de mí.
Mi corazón se llenaba de terror con esa idea y tan solo me consolaba con apretar su mano fuerte contra mi pecho, con la certeza que la muerte no se la llevaría mientras yo la aferrara a mí.
Pero el mundo giró irreparablemente y mostró que yo no tenía la razón, que cuando se decidiera me la arrebataría sin remordimientos y hoy, cuando el tiempo continúa su marcha y me hago viejo, sigo sintiéndome tan atemorizado sin ella, como aquella tarde en que entendí que un día moriría mi madre.
*[OPINION_*]Abogado.[/OPINION_*] 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.