Marcha en favor de la libertad de los secuestrados en Neiva fue presidida por Consuelo de Perdomo

Marcha en favor de la libertad de los secuestrados en Neiva fue presidida por Consuelo de Perdomo

Dirigentes del Huila dicen que la movilización fue solo el comienzo de una cruzada del departamento por sus políticos y militares secuestrados.

23 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Cerca de 30.000 personas, calcula el gobernador de Huila, Luis J. Sánchez, salieron a las calles de la ciudad el miércoles, para pedir la libertad inmediata de todos los secuestrados del país bajo la consigna 'Libertad Ya'.

Aunque la movilización fue bajo ese lema, la petición más sentida durante el recorrido, que tardó cerca de dos horas, fue la de una misión médica urgente para los secuestrados enfermos, en la que han insistido los huilenses, luego de la entrega de las pruebas de supervivencia de ocho de los plagiados, cuatro, de ese departamento.

"Marchamos porque comprendimos que algunos secuestrados se nos mueren. Vimos moribundos en las pruebas de supervivencia", dijo Olmo Guillermo Liévano, ex asesor de paz del Huila.

El ex funcionario le pidió a las Farc, en nombre del Comité Humanitario de Huila, que digan dónde y cómo se puede enviar una misión médica de carácter urgente para salvar a los cautivos graves, como Íngrid Betancourt y el ex senador Jorge Eduardo Gechem.

Consuelo González, líder de la marcha y quien estuvo secuestrada por las Farc durante más de 6 años, recalcó que para los temas de la misión médica y del intercambio humanitario hay que tener claro que el tiempo de los secuestrados no es igual al de los que viven en libertad. Y seguidamente hizo un llamado: "Tenemos que movernos más rápido para salvarlos".

Huila, acosado por el secuestro

Ese fue el clamor de los huilenses ayer en una marcha de pocos cantos y muchos silencios. Recordaron que Huila ha vivido en carne propia la violencia y el secuestro: hoy, 40 de sus ciudadanos están en poder de las Farc, ocho de ellos denominados por esa guerrilla como canjeables (3 políticos y 5 militares).

Quizá por eso nadie se conmovió al ver a seis policías flacos que con barbas pintadas y en medio de risas simulaban ser secuestrados con cadenas al cuello. "Esto es más duro de lo que la gente cree", dijo Consuelo González al verlos.

Los policías estaban parados frente al edificio Torres de Miraflores, de donde fue sacada la ex representante a la Cámara Gloria Polanco y sus hijos Felipe y Sebastián por guerrilleros de las Farc, hace casi 7 años, y donde vivía su esposo, el ex senador Jaime Losada Perdomo, asesinado por las Farc en el 2005.

Este lugar, sin duda, representa parte del dolor de los opitas por el flagelo del secuestro. Frente a él, pasó Consuelo González generando aplausos por la alegría de su libertad. En contraste, hubo silencio al paso de Lucy de Gechem, quien cargaba como una cruz la foto de su esposo, más delgado y con cinco infartos y dos preinfartos encima.

También pasaron por ahí Deyanira Ortiz con la foto de su esposo el ex congresista Orlando Beltrán, así como Juan Sebastián y Jaime Felipe Losada, quienes después de tres años de secuestro fueron liberados por las Farc en el 2004 y hoy abogan por la libertad de su madre. Al clamor de los huilenses se unieron delegaciones de secuestrados de Cundinamarca, Tolima, Boyacá, Caquetá y Valle, así como los municipios de Huila.

Los jóvenes que promueven marcha contra Farc dan la cara

La mayoría no sobrepasa los 30 años, vienen de varias regiones y solo hasta ayer se conocieron personalmente. El grupo de jóvenes que ideó y puso a andar la movilización mundial del 4 de febrero contra las Farc, es consciente de que ahora en su recta final, esta es irreversible.

Pero eso no los atemoriza. Por el contrario, saben que el fenómeno en que se convirtió el foro que abrieron en la web de Facebook, no es más que el resultado del despertar de la gente que está cansada de la violencia y el secuestro.

"Ese día, ratificaremos que las Farc, durante 43 años, nos han desplazado, amarrado con cadenas, mutilado nuestros cuerpos y asesinado a nuestros seres queridos", dijo Óscar Morales, uno de los organizadores de la marcha.

Cristina Lucena, una joven promotora de 24 años, agregó que "nuestra generación no ha vivido en paz. Llegamos al punto en que necesitamos expresarnos, de dejar de llorar frente a los televisores viendo los hechos de los violentos. Ya es hora de hacer algo".

Después de varios días en Bogotá, en donde coordinan telefónicamente la logística de la marcha con los otros 120 organizadores de Colombia y el mundo, cada uno regresará a sus regiones.

Conservadores y sindicatos

Los organizadores aclaran que la marcha no es política, pero ha sido inevitable que varios sectores, como el Partido Conservador, se les unan.

"Compartimos totalmente la filosofía de esta manifestación ciudadana", señala un comunicado de la colectividad.

Las Centrales Obreras, entre tanto, anunciaron que ese día se concentrarán en la Plaza de Bolívar, pero para protestar contra el secuestro y a favor del canje humanitario.

Polo no marcha y defiende a Corte Suprema

A pesar de las diferencias que subsisten en el Polo Democrático en temas como la participación en la marcha contra las Farc el 4 de febrero, la cúpula de esa colectividad tomó dos decisiones de manera unánime esta semana.

La primera, respaldar al presidente de la Corte Suprema de Justicia, César Julio Valencia, frente a la decisión del presidente Álvaro Uribe de denunciarlo penalmente por una supuesta calumnia.

El magistrado Valencia sostuvo que el presidente Uribe lo llamó molesto a preguntar por el proceso que involucra a su primo el senador Mario Uribe en la parapolítica.

El Presidente lo negó y anunció una denuncia penal contra Valencia, algo que los dirigentes del Polo Democrático, que ayer le llevaron una carta de respaldo a Valencia, consideran una persecución al alto tribunal.

Según el senador Jorge Robledo, se trata de un caso "en el que el acusador, los tres testigos y los jueces, pertenecen al mismo sector político del que hace parte el 95 por ciento de los parapolíticos".

El presidente del Polo, Carlos Gaviria, dijo que el Jefe de Estado "ha observado conductas que dan a lugar a que se interpreten como una presión a los jueces".

A estas afirmaciones el ministro del Interior, Carlos Holguín, respondió que "es una pretensión indebida de un partido político tratar de sacarle dividendos políticos de una situación judicial con relación a un juez de la República".

La segunda decisión unánime del Polo tiene que ver con la petición que le harán al presidente venezolano, Hugo Chávez, para que mantenga las relaciones comerciales, diplomáticas y políticas con Colombia, y deje de lado el tema del estatus de beligerancia para las Farc.

División

Pese a los aires de unidad en el Partido, la marcha contra las Farc se convirtió en un nuevo motivo para que el congresistas Gustavo Petro saliera a disentir del Polo.

Petro asistirá a la marcha del 4 de febrero mientras el Comité Ejecutivo decidió que no lo hará. La razón de esta decisión la explicó el representante Wilson Borja: "cuando uno va contra una persona (las Farc) entonces está a favor del otro (el Gobierno) y las dos partes son guerreristas".

JORGE QUINTERO
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
NEIVA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.