Estados Unidos evitará papel relevante en el la crisis de las relaciones entre Colombia y Venezuela

Estados Unidos evitará papel relevante en el la crisis de las relaciones entre Colombia y Venezuela

No obstante a mediano plazo, y si el conflicto sigue en ebullición, podría elevar radicalmente su presión contra el presidente Hugo Chávez.

22 de enero 2008 , 12:00 a.m.

En eso coincidían algunos analistas y funcionarios de la administración Bush.

En principio, la posición de Washington la mueve el pragmatismo. Por una lado, sabe que cualquier intervención abierta será usada por Chávez para elevar el tono antiimperialista al que ya los tiene acostumbrados. Es decir, terminaría echando más "leña al fuego" antes que contribuyendo a la preferible distensión. 

Por el otro. E.U. se encuentra al borde de una recesión económica causada en parte por los elevados precios del petróleo y la crisis de la finca raíz. Y Venezuela es la fuente del 14 por ciento de sus importaciones de crudo, que, por supuesto, no quiere poner en riesgo. 

Desde que comenzó la actual crisis, Washington se ha limitado a decir que no comparte el pedido de Chávez de sacar a las Farc de la lista de organizaciones terroristas.

Incluso, cuando se le preguntó directamente al subsecretario de Estado Tom Shannon su opinión sobre un jefe de estado (Chávez) que salía en defensa de un grupo que secuestraba estadounidenses, el funcionario -en rueda de prensa este lunes- evadió la respuesta y se limitó a decir que no compartía la posición del presidente venezolano.

Eso, sin embargo, no quiere decir que se cruzará de brazos. 

De acuerdo con el  ex subsecretario de Estado Roger Noriega, el gobierno Bush estaría ya iniciando una serie de contractos con gobiernos de la región que tienen influencia en Chávez como Brasil, Chile e incluso México para que entre en razón.

"Estos países, los líderes latinoamericanos, tienen que decirle a Chávez en privado que no puede tomar el riesgo de escalar estar crisis y que si es inaceptable tomar partido a favor de un grupo narcoterrorista", dice Noriega.

El problema, según Michel Shifter del Diálogo Interamericano, es que la posición de Chávez está endureciendo las voces que siempre han pedido enfrentarlo de una manera más agresiva. Washington, como lo dijo la semana pasada el jefe del Comando Conjunto del Pentágono, Mike Mullen, está muy preocupado "por la carrera armamentista" en las que se ha embarcado el líder venezolano. 

Se asocia, además, con los enemigos declarados de E.U. como Irán y no coopera en la lucha contra las drogas. Todos intereses nacionales a los que se le suma ahora la amenaza a su aliado más fuerte en la región, y también fuente de petróleo y otros recursos naturales como el carbón.

"Ojalá no lleguemos a esto. Pero Venezuela tiene que entender que en caso de una confrontación. E.U. respaldará a Colombia. Los militares de este país tienen que poner su nacionalismo un lado y considerar si se quieren ver arrastrados en un conflicto por apoyar a un grupo terrorista. Un conflicto que no es solo contra Colombia sino contra E.U. Deben pensar muy bien sus próximos pasos", sostiene Noriega que sigue muy conectado por la administración Bush.

El público estadounidense, y eso es claro, está "saturado de conflictos", productos de los años de guerra en Irak y Afganistán. En plena campaña presidencial, la mayoría de los candidatos -demócratas y republicanos- han tomado distancia de Bush en este sentido y se concentran en temas económicos e internos que son los que más apremian al electorado. Y cualquier presidente que sea electo llegará con un claro mensaje de replegarse de Irak y concentrarse en los asuntos domésticos.

Pero llegado el caso, dice Noriega, nadie dudaría en tomar partido contra una líder que amenaza con romper la estabilidad en este hemisferio y en alianza de un grupo narcoterrorista que secuestra a estadounidenses.

De acuerdo con funcionarios del departamento de Estado, E.U. está seriamente preocupado por los constantes rumores de que Chávez no solo brinda apoyo político a las Farc, sino también logístico y material. "Si eso llegase a corroborarse, las cosas tendrían que cambiar", dice el funcionario sin descartar un esquema de sanciones como el que se aplica a Irán.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.