Ocho miembros de una familia murieron por inhalar gases de su carro en La Vega (Cundinamarca)

Ocho miembros de una familia murieron por inhalar gases de su carro en La Vega (Cundinamarca)

"Los agentes hallaron el carro parqueado al lado de la carretera. Estaba encendido y con los vidrios empañados", contó Carlos Wilches, personero del municipio.

10 de enero 2008 , 12:00 a.m.

A las 5 de la tarde del pasado miércoles, vía celular, los Torreglosa hablaron con uno de sus allegados en Bogotá por última vez.

"Cuando pasaban por Honda me dijeron que habían estado enfermos pero que no me preocupara, que a la 9 de la noche llegaban a Bogotá", dijo un pariente.

Sin embargo, nunca llegaron a su destino. A las 9:30 p.m. la Policía de La Vega, Cundinamarca, recibió una llamada.

Una persona, que no se identificó, les dijo a las autoridades que se había presentado un accidente en la vereda El Chuscal, de ese municipio al occidente de Bogotá.

En el Swift de placas BHX 861, de Bogotá, hallaron sin vida a las ocho personas, entre las que había tres menores.

"No se puede afirmar (que hayan muerto por inhalación de monóxido de carbono) hasta que termine la necropsia de los cuerpos. Pero es lo más probable por la forma en que se encontró a la familia: parecían dormidos", afirmó William Varela, subdirector administrativo del Hospital San Antonio de La Vega.

Las víctimas fueron identificadas como Miguel Torreglosa, dueño de un puesto de comida ubicado cerca a la Universidad de los Andes en Bogotá; su esposa, Amantina Urrego, y sus hijos, Natalia y Óscar Mauricio. También estaban su sobrino, Andrés Mauricio Urrego y su suegra Ercilia Rengifo, y dos amigos, Reinaldo Moreno Carrillo y Marleidys Genes.

La familia Torreglosa había viajado a Antioquia a pasar vacaciones y las fiestas de diciembre con algunos parientes que residen en esa zona del país.

El miércoles emprendieron el viaje de regreso a la capital.Darío Torreglosa, hermano de Miguel, se salvó de milagro, pues se despidió de la familia el pasado lunes 7 de enero en Urabá (Antioquia) porque no cupo en el carro.

"Todos somos de allá. Una familia muy grande. Durante las vacaciones, la pasamos muy rico de fiesta en las corralejas", recordó Darío.

Iban enfermos en el viaje

En Medellín tuvieron que parar porque uno de los ocupantes se enfermó.

"Nos llamaron y nos contaron que Natalia, la niña de 3 años, se desmayó. Pero al parecer no era nada de qué preocuparse", contó Darío.

Pero, quizás, desde hace varias horas los Torreglosa y sus amigos, sin darse cuenta, se estaban intoxicando.

"Lo más seguro es que Miguel se sintió cansado por el viaje y por el humo del exosto, así que parqueó un rato para descansar -dijo Darío-. Como tenían los vidrios cerrados, porque estaba lloviendo, se quedaron dormidos. Algo muy extraño y absurdo que no alcanzamos a creer. Pero qué más podemos hacer. Seguir adelante y nada más".

La Policía mantiene el carro en los patios de La Vega mientras la familia Torreglosa Urrego espera saber exactamente qué pasó ese miércoles 9 de enero.

"Ahora el Ministerio de la Protección Social prometió ayudarnos con el traslado de los cuerpos y el funeral. Quién sabe qué pase. Por ahora lo único que podemos hacer es seguir adelante", expresó uno de los familiares. 

Así mata el humo de los carros

Las intoxicaciones derivadas de la inhalación de monóxido de carbono se producen por un sobresaturamiento de gases en el organismo. Al no existir intercambio -oxígeno entrante y gas carbónico saliente- colapsan los sistemas respiratorio y circulatorio.

El monóxido de carbono es el gas que resulta de la combustión de la gasolina. Si hay un escape y se produce inhalación, aunque sea de pequeñas cantidades, pero por períodos prolongados, hay alto riesgo de muerte.

Contrario a los síntomas visibles de intoxicaciones con alimentos (dolores de cabeza o estómago manifiestos, vómito, diarrea), en envenenamientos de este tipo solo hay hormigueo, alucinaciones y somnolencia. La víctima, sin darse cuenta, fallece.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.