Clara Rojas, una brillante abogada a la sombra de Íngrid

Clara Rojas, una brillante abogada a la sombra de Íngrid

Clara, fórmula vicepresidencial de Íngrid Betancourt por el partido Verde Oxígeno, llevaba siete años metida en política de la mano de su amiga.

10 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Los allegados a Clara la ven como una mujer dedicada, que nunca terminaba de estudiar. Hizo el bachillerato en el colegio Hijas de Cristo Rey, en Bogotá, donde año tras año obtuvo los primeros lugares. Luego entró a la Universidad del Rosario para hacerse abogada; como alumna destacada, en primer semestre le consiguieron un puesto en una firma de abogados.

Desde ese momento no paró de trabajar: estuvo en otros dos bufetes, en la empresa privada y en Ecogás.

En diciembre del 2001, en las exequias de su padre, Clara Leticia Rojas sorprendió a los asistentes cuando se levantó, tomó el micrófono y dio un discurso para exaltar los esfuerzos que este comerciante hizo por la familia.

Sus 4 hermanos, que hasta ese momento no habían derramado ni una lágrima, rompieron en llanto. Pero a ella, la consentida de papá, no se le quebró la voz. "Ese día me di cuenta de las capacidades (como oradora) que tenía", reconoce su hermano Iván.

Le rogaban para que rumbeara

Su mamá, Clara González, recuerda que 'Clara Leti' se acostaba a las 8 de la noche y se levantaba a las 3 de la madrugada a estudiar.

Era tan dedicada que su hermano Iván, el menor, le rogaba para que rumbeara. "Eso tampoco es bueno -dice él-. Uno debe ser pilo en todo, pero ella se concentraba en eso (el estudio) y nada más".

Clara trabajó en Planeación, el Ministerio de Hacienda y el de Relaciones Exteriores por su conocimiento técnico, no como cuota política.

La entonces vicecanciller Marta Lucía Ramírez recuerda que fue seleccionada porque tenía una de las mejores hojas de vida que enviaron las universidades para promover un ministerio técnico.

La hoy senadora trabajó con Clara entre 1992 y 1993. Siempre la vio como una mujer seria, poco protagónica, pero profesional y profunda. "Me pareció que tenía una visión de país ambiciosa y de avanzada", dice.

Fue precisamente en la Cancillería donde Clara conoció a Íngrid. Allí nació y se fortaleció su amistad. Cuando el 'bicho' de la política picó a Íngrid, esta convenció a Clara: las dos renunciaron y comenzaron a trabajar en la campaña a la Cámara.

La familia Rojas recuerda que durante la aspiración presidencial de Íngrid, pocas veces fue a sus correrías.

El fin de semana del secuestro iban a lanzar la candidatura en Girardot. Intempestivamente Clara llamó a su hermano Iván, que organizaba todo, y le comentó que había cambio de planes: se iban para San Vicente del Caguán. Él, sorprendido y en forma premonitoria, alcanzó a preguntarle si tenía un seguro de vida. "Me dijo que no lo necesitaba, que si iba con Íngrid no le iba a pasar nada", cuenta.

Clara pudo salvarse del secuestro, porque las Farc solo querían llevarse a su jefe y amiga. Pero no fue capaz de dejarla sola y se internó con ella en la selva. Aunque a su familia le costó aceptar el secuestro, le consolaba pensar que en un momento tan difícil Clara tuvo ese gesto de grandeza. "Ella hubiera hecho eso por cualquier persona porque es la apología de la hermandad", dice Zoraya Orozco, su mejor amiga.

Sus parientes están convencidos de que en este tiempo el país se perdió de una mujer que habría hecho grandes aportes.

El secuestro no la dejó, pero su mamá espera que 'Clara Leti', ahora en libertad, siga preparándose y que, cuando haya pasado la confusión, decida si vuelve a la política. En todo caso, cree que seguirá sirviéndole al país. 

YANED RAMÍREZ S.
REDACTORA DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.