Al estilo de la cinta 'Casi famosos', aparece un documental de la polémica banda inglesa: Oasis

Al estilo de la cinta 'Casi famosos', aparece un documental de la polémica banda inglesa: Oasis

09 de enero 2008 , 12:00 a.m.

LA ESTRATEGIA DE posicionamiento fue simple: la mayor cantidad de escándalos en los medios. El momento: principios de los 90, cuando el rock inglés había perdido su protagonismo y las bandas grunge de Estados Unidos como Nirvana, Alice in Chains y Pearl Jam acaparaban toda la atención del mundo musical. La fuente de inspiración: The Beatles y The Stone Roses, grupo de Manchester que a finales de los años 80 le había devuelto a la ciudad credibilidad musical que se había ganado con The Smiths y New Order.

Este es el panorama que resume cómo Oasis, la banda de los hermanos Liam y Noel Gallagher, llega a lo más alto del mundo del rock. El proceso duró 12 años, desde el lanzamiento de su disco debut en 1994, la consolidación con What's The Story Morning Glory y la inmortalidad con la canción Wonderwall, hasta nuestros días cuando demuestran ser una banda más madura. Su arte ha generado pasiones extremas en el Reino Unido que sólo se pueden comparar a los años de auge de la beatlemania.

Lord Don't Slow Me Down es el nombre del documental-concierto dirigido por Baillie Walsh, en el que se muestra la verdadera "intimidad" de los hermanos más conflictivos del rock durante su última gira mundial. Se puede apreciar que los genios detrás de la grandeza de Oasis son como el agua y el aceite. Un Noel sobrio, reflexivo y conciliador choca frente al temperamento explosivo de Liam, el cantante del grupo, quien parece una aplanadora con su forma de hablar y masacrar a todo el que no esté en sintonía con él, entre ellos Chris Martin, de Cold-play.

De los documentales del rock, este se puede decir que ocupará un lugar especial en la historia de los largometrajes del género. La producción del concierto de Manchester es impecable y la forma como se narra la historia de la banda es digna de admirar. La intención del realizador de apreciar una banda natural, sin máscaras o tapujos, se logra perfectamente y nos motiva a conocer más acerca de quienes le devolvieron la grandeza y credibilidad al rock inglés. Con Oasis hay un antes y un después y así como en 1963 The Beatles abrió el camino de la primera invasión inglesa del rock, Oasis se encargó de reafirmarla en el momento que el género necesitaba un salvavidas.  

POR JACOBO CELNIK

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.