Opinión / Tribuna

Opinión / Tribuna

Opinión, ¿Al servicio de quien está el modelo? / *Pedro Pablo Salas

07 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Llegó a su fin la era Londoño- Uribe. Cuatro años que fueron los más paragógicos y contradictorios como es, finalmente, el ejercicio de la política. Los ciudadanos de Boyacá han vivido un cambio, ese es un sentimiento general, y es finalmente esta sensación de cambio la que se reflejó el 28 de octubre en las urnas.
Sin embargo, el modelo es muy particular, por lo que ha sucedido en distintos aspectos. En lo económico los registros hablan de un crecimiento mediocre, con crisis profundas especialmente en sub-sectores agropecuarios, como el de la papa, y en medio del auge de precios de la minería, pero tristemente el sector se encuentra en crisis.
No obstante, el modelo adoptado no ha sido un impedimento para que en este cuatrienio no se hayan consolidado los negocios que van a determinar en buena parte el futuro del desarrollo del departamento, en el marco de la consolidación de grandes explotaciones y enormes rentabilidades que van a beneficiar a unos cuantos capitales.
La venta a menos precio de la empresa de Acerías Paz del Río, entregó buena parte de los recursos mineros estratégicos a los brasileños, se le quitaron al departamento las generadoras de energía térmica, ahora Gemsa se quedó con el manejo y hoy tiene al borde de la hambruna a miles de pequeños y medianos mineros. En la actualidad se está cerca de consolidar la venta de la Empresa de Energía de Boyacá (temporamentel suspendida) que seguramente quedará en manos de Codensa, de España. Igualmente, en medio de un debate nacional por las verdades de los famosos bio-combustibles, de sus enormes costos hídricos y ambientales, destrucción de la capa vegetal, etc. y como ya ha sido demostrado por expertos, se ha declarado la zona franca para su explotación sin que nadie diga nada, solo los interesados en el negocio.
La consolidación de algunos negocios y de algunos capitales, en sí mismo no son un modelo de desarrollo como está planteado en el departamento; puede ser muy importante que el presidente Uribe, quien ha liderado estos procesos de venta de activos y que en la actualidad se apersona para liderar un mega proyecto turístico con sus amigos, en el lago de Tota, no deja ver sino el perfil de un hombre con un profundo olfato de gran negociante, un hombre que sabe en 'dónde ponen las garzas'. La pregunta es si esto incluye a la gente en Boyacá, si lo que está pasando acarrea beneficios o está acarreando exclusiones, que ha sido la forma perversa de ver enriquecer a unos cuantos con la miseria de las grandes mayorías.
No podemos en estas condiciones soslayar las discusiones que se están haciendo sobre los sobrecostos en la doble calzada, y la pregunta que con todo derecho se hace la gente del común es ¿al servicio de quién esta la doble calzada?; este perfil extractivo y rentístico que está tomando el departamento, con proyección a la maquila, nos lleva a preguntarnos si estos proyectos se hacen al servicio de la comunidad boyacense, y todo parece indicar que no, y debemos preguntarnos si el ex gobernador Londoño, que lideró un modelo turístico con enormes costos, que endeudó al final de su periodo al departamento en 144 mi millones de pesos para continuarlo -junto a una Asamblea inmoral que aprueba ordenanzas sin discusión- ¿ llevaba al departamento por el camino correcto o ya es hora de replantear el modelo?

*Concejal de Tunja.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.