Secciones
Síguenos en:
OPINIÓN // Responsabilidad política

OPINIÓN // Responsabilidad política

*HERNANDO SALAZAR PALACIO

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de enero 2008 , 12:00 a. m.

A propósito de la elección de autoridades de control y de la designación de gabinetes, vale la pena hablar de un tema que casi no se toca: la responsabilidad política.
Empecemos por decir que las elecciones y designaciones de funcionarios deberían partir de un ejercicio serio, más allá de las milimetrías políticas.
Los personeros municipales deberían defender los derechos humanos y vigilar la conducta de los servidores públicos -a quienes pueden suspender y destituir-, y los contralores deberían cuidar que no se roben la plata de los municipios y departamentos, y sancionar fiscalmente a los responsables.
Esa es la teoría. Lamentablemente, en la práctica esos funcionarios se vuelven figuras decorativas, que no ven lo que pasa, que callan cuando tienen que hablar, o que se cruzan de brazos.
¿Alguien tiene noticia, por ejemplo, de alguna acción ejemplar del saliente contralor departamental, Mario Rodríguez, frente a todo lo que ocurrió en la administración de Fernando Osorio?
Claro que también hay casos en que Personeros o Contralores, en una distorsionada interpretación de su papel fiscalizador, y debido a discrepancias políticas partidistas, se dedican a sabotear todo lo que hacen los alcaldes o gobernadores de otros partidos. Y ese tampoco es su papel.
En el caso de Mariano Rodríguez, ni siquiera su gomezgallismo lo impulsó a ser un fiscalizador incisivo. Se habría podido lucir, pero no lo hizo.
No sé finalmente a quién elegiría el Concejo de Ibagué como Personero, pero lo que se veía el viernes pasado era un panorama muy lamentable. Lo digo por muchos de los candidatos que estaban en la baraja, pero sobre todo por Wilson Guarnizo, la mano derecha del saliente gobernador Fernando Osorio. No voy a entrar en detalles de la gestión de Osorio, sobre la que muy pocos tienen una buena opinión. Hablemos de responsabilidad política, a pesar de que eso se lo tomen tan folclóricamente algunos. No es posible que, políticamente, no haya consecuencias por la gestión de Osorio. Lo digo por el Partido Liberal, que se benefició de su administración y la defendió. Es muy probable que el señor Guarnizo no esté incurso en ningún proceso penal, disciplinario o fiscal. Pero sería el colmo de la irresponsabilidad política premiar el paso de ese ex funcionario por una Gobernación donde campearon los contratos a dedo y los convenios interadministrativos de dudosa ortografía. No es posible que, a pesar de los cuestionamientos hacia Osorio, los concejales liberales de Ibagué no se den cuenta del grave error que significaría apoyar a personas como Guarnizo.
Pero, además, no es posible, además, que la mayor parte de los candidatos a Contralor Municipal estuvieran incursos en inhabilidades.
Como si lo anterior fuera poco, el entrante gobernador Óscar Barreto, premió holgadamente en su gabinete al senador Luis Humberto Gómez Gallo, preso por orden de la Corte Suprema de Justicia. Y también premió al muy cuestionado Jorge Tulio Rodríguez.
Incluso algunos dirigentes gremiales, como Álvaro Montoya, han llegado al extremo de afirmar que con la detención de su jefe político -Gómez Gallo- habían 'enterrado' el liderazgo del Tolima. ¡Por favor! ¿Esos son los liderazgos que sigue buscando el Tolima? ¿Liderazgos mesiánicos? ¿Liderazgos personales? ¿No sería mejor construir liderazgos colectivos y sólidos?

*Periodista

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.