Hijas de mujer que simbolizó la lucha para despenalizar el aborto ya cuentan con una casa

Hijas de mujer que simbolizó la lucha para despenalizar el aborto ya cuentan con una casa

Valeria, María José y Daniela, de 8, 7 y 3 años, hijas de Martha Sulay González tendrán su hogar en el barrio Parque Industrial de Pereira.

05 de diciembre 2007 , 12:00 a.m.

Hace dos semanas, en un lote aportado por la Alcaldía, miembros de las fundaciones Catica y Covijo les levantaron a las niñas en tres días una casa prefabricada, producto de la solidaridad de muchos colombianos.

La mujer falleció el pasado 11 de junio del 2007, a los 37 años, luego de casi un lustro de luchar contra un cáncer que le fue descubierto cuando estaba en gestación su hija menor, hoy con 3 años.

Aunque Martha quiso abortar para salvar su vida, no pudo hacerlo, y luego se convirtió en símbolo de la necesidad de despenalizar el aborto cuando la salud de la madre está en peligro, uno de los tres casos extremos aprobados por la Corte Constitucional en mayo del 2006.

Las tres pequeñas saltaban ayer alegres al frente de su nueva casa de 25 metros cuadrados, a la espera de que su papá, Milton César Alfonso, de 33 años, haga el fin de semana algunos arreglos que permitan comenzar a adecuarla.

La vivienda tiene dos cuartos, baño, sala, cocina, patio y antejardín. Los servicios aún no están conectados y le faltan algunos detalles para que las tres pequeñas, su padre, y Jenny González, de 18 años, la hija mayor de Martha, puedan hacer el trasteo.

Actualmente, Jenny vive con una tía en el barrio 2.500 Lotes de Pereira, y las tres menores lo hacen en el barrio Buenos Aires de Dosquebradas, con su padre, en la casa de Ruby Styles, tía de Milton.

El padre se gana la vida por estos días instalando luces de Navidad en casas de Dosquebradas, pero está en busca de un empleo estable que le permita trasladarse al Parque Industrial y asegurar el sostenimiento de la familia.

Aunque durante los últimos años de vida de Martha, Milton César no vivió con las pequeñas por desacuerdos con su mamá, desde junio está a cargo de las niñas, con el acompañamiento permanente de Bienestar Familiar.

Cuando la familia se traslade a su nueva casa, se estará convirtiendo en realidad el sueño de Martha, de que sus hijas tengan un lugar en el cual puedan vivir juntas.

Aunque es poco probable que eso ocurra antes del Año Nuevo, María José, quien ayer cumplió 7 años y acaba de terminar con honores segundo de primaria, ya sabe que el próximo año su padre tendrá que conseguir cupos en el colegio Ciudad Boquía, el más importante del barrio, donde espera divertirse mucho con sus nuevas amigas.

"La generosidad y la solidaridad de quienes aportaron fondos
para la casa de las hijas de Martha se ve recompensada. Ellas podrán vivir juntas como era su deseo", dijo la abogada
Mónica Roa, impulsora de la despenalización del aborto.

PEREIRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.