Vietato: puro rock bogotano

Vietato: puro rock bogotano

Es cuestión de tiempo para que el sector sea adornado por "una flor de luna que crece sin parar", como dice Vietato, agrupación que se mueve bastante en la localidad de Usaquén,

21 de noviembre 2007 , 12:00 a.m.

en uno de sus temas musicales más sonados: 'La piel', el cual se encuentra en su primer trabajo musical titulado 'Violeta'.

Este grupo de jóvenes risueños, integrado por Diego Amorocho (voz y guitarra), John Barragán (batería), Camilo Lucena (guitarra), Santiago Mejía (bajo) y Alejo Vergara (teclados), comenzó a invadir la escena roquera en la capital del país desde hace siete años, cuando Diego consolidó sus ideas musicales con John en el Demo 'Dadamacropolaroid' (tesis de grado de Amorocho), el cual sería el punto de partida para formar ese 'Down/up rock' que los caracteriza, junto a sus líricas nostálgicas, melancólicas y cargadas de poesía.

¿Pero qué hace sentir nostálgicos y melancólicos a los músicos de Vietato? Es un enigma todavía, aunque cada oyente de su disco puede darse una idea posible, porque su música tiene un efecto particular: abre muchos caminos para entenderla y sentirla. "Las canciones tienen cierta melancolía y nostalgia, pero sin ser depresivos; el disco se deja escuchar y se puede encontrar de todo", asegura Diego, quien promete un viaje de subidas, bajadas y turbulencias.

El grupo está en un gran momento, no solo porque participó la décima versión de Rock Al Parque y en la de este año, ni tampoco porque sus sencillos roten en Radiónica y en algunas emisoras de la Red de Radio Universitaria de Colombia, sino porque el mercado musical está buscando otros rumbos.

"El mercado está volcando sus ojos al rock, nuevamente, y en la medida en que nosotros sigamos con esa honestidad que nos caracteriza para hacer música, y hacemos lo que nos gusta, pues bienvenida sea la música de Vietato de forma más comercial, pero no vamos a cambiar nuestro sonido por comer", aclara Alejo Vergara, quien recalca que Vietato suena sus instrumentos únicamente por la pasión a la música, no al lucro.

La crítica a la Zona

No se pueden quejar, les ha llegado uno que otro peso con sus toques y con las primeras ventas de 'Violeta', pero no les agrada del todo que la mayoría de su público, ubicado en la localidad, tenga que desplazarse a lugares lejanos para "flotar en sensaciones nuevas".

"Hay mucho público, pero faltan escenarios para el sector. Existen muchos espacios concentrados en el Chicó y en el Centro, donde tocamos, y el único que hay por acá es La Hamburguesería de Usaquén. Es un pesar", protesta Diego, mientras piensa que sería ideal que hubiese un sistema de emisoras comunitarias en la localidad de Usaquén, para la difusión apropiada de la música que se hace ahí.

Y no está de más que protesten, pues han vivido gran parte de su vida en la ZONA y quieren proponer temas que vayan acorde a su progreso. Sin embargo, hay algo que uno de ellos, Camilo, rescata y adora de la localidad: "Yo vivía antes en la Javeriana, pero toda la vida había vivido por acá. Pasarme a esta parte de Bogotá, que es epicentro de universidades, ruido y flujo de gente, fue duro. Uno iba caminando y veía la gente tomando y era entonces cuando pensaba en el ambiente tranquilo de la localidad, porque es algo más residencial, lo que llevó a que me devolviera", dice con satisfacción de volver al lugar en el que muchas cosas han pasado en su vida.

Felipe Lozano
EL TIEMPO ZONA
Periodismo ciudadano
zona@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.