Un venezolano es la máxima atracción en convención de tatuadores

Un venezolano es la máxima atracción en convención de tatuadores

La pinta de Emilio González no es común: su rostro es coronado por varios tribales que bajan por sus pómulos y se levantan hasta sus cejas.

10 de noviembre 2007 , 12:00 a.m.

En las orejas, muy al estilo de algunas tribus africanas, un enorme arete deforma sus lóbulos. Según González, su apariencia hace parte de la denominada cultura del body art (arte en el cuerpo) que en los últimos años se ha tomado las principales ciudades del mundo.

Los bogotanos podrán ver a este insólito personaje y a otros 50 tatuadores nacionales en la I Convención sobre el tema en Colombia, que por estos días se desarrolla en un viejo hangar de la avenida 19 con carrera 4a, en pleno centro de la ciudad.

"El primer tatuaje -dice González- me lo puse a los 11 años, era la cara de Freddy Mercury, el líder de Queen". Ahora los brazos de Emilio se han transformado en verdaderos lienzos, llenos de símbolos propios de la cultura de los 'Tattos'.

"Ahora me voy a pintar los brazos de negro", cuenta este hombre que se considera uno de los expertos del mundo en modificaciones corporales y en tatuajes.

Emilio es reconocido en dominar una de las técnicas mas impresionantes: la suspensión con ganchos. "Esto es lo más extremo, la verdad es todo un rito, un performance en que la adrenalina se desborda por completo", dice.

Los asistentes a esta convención que termina mañana en la tarde, tendrán la oportunidad de ver a Emilio colgado de cuatro ganchos clavados en su espalda, y a tres metros del piso.

Otra de las novedades que trae este hombre, son las modificaciones faciales. Una moda que empieza a pegar en el mundo entero y que consiste en incrustarse joyas debajo de la piel por medio de una cirugía de tipo estético. "Para hacer esta clase de trabajos me han servido los tres semestres de medicina que cursé en una universidad española", explica González.

La joyas utilizadas para esta técnica deben ser de teflón. titanio o silicona, para no lastimar los tejidos de la piel y para no tener complicaciones en el futuro.

"Yo soy todo un ejecutivo de mi trabajo, solo que nunca uso corbata", confiesa este padre de dos hijos: Torbal de 9 y Shanon de 6 años. "Con mi pinta me han estigmatizado, pero las profesoras del colegio de mis hijos ya me conocen y hasta soy parte de la junta de padres", cuenta.

Él dice que su presencia en cuanta reunión de tatuadores se organiza en el mundo es normal y que su fama es tal, que el canal People and Arts lo llamó para participar en un reality.

La Convención de Tatuadores cerrará mañana sus actividades con presentaciones de grupos de metal y el gran show de suspensión de Emilio González.

Controles de la Secretaría de Salud

La Unidad de Salud Publica del Distrito está presente en la Convención de Tatuadores. Fernando Martínez, funcionario de la entidad, le explicó a EL TIEMPO que todos los sitios dedicados a la elaboración de tatuajes y otras técnicas están reglamentados por la resolución 2263 de 2004. En ella se establecen los requisitos para la apertura y funcionamiento de los centros de estética y similares. La Secretaría Distrital de Salud ha visitado en lo corrido del año 30 establecimientos donde se realizan 'procedimientos

invasivos' ( piercing y tatuajes) y ha sellado 7 de estos, ubicados en su mayoría en el norte de la capital. La causa principal de los cierres es el incumplimiento a las normas mínimas higiénico sanitarias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.