Doris Salcedo abrió una grieta en la prestigiosa Tate Modern, 'meca' del arte contemporáneo

Doris Salcedo abrió una grieta en la prestigiosa Tate Modern, 'meca' del arte contemporáneo

Es la primera artista latinoamericana invitada a exponer en la Sala de Turbinas de la prestigiosa galería.

10 de octubre 2007 , 12:00 a.m.

Los detalles del aspecto de la obra habían sido guardados con sigilo. Inclusive, después de haber sido develada, no queda claro cómo llegó esa grieta de 167 metros al piso de concreto de la prestigiosa galería británica. Salcedo, según The Times, se ha negado a revelarlo: "Lo importante es el significado de la pieza", dijo la artista.

Salcedo la tituló Shibboleth, que según la página de la Tate es una costumbre, una frase o un modismo que sirve para detectar si alguien pertenece o no a un grupo o clase social en particular.

La instalación, calificada de "una escultura subterránea", comienza primero como un delgadísimo hilo en el piso. Mientras avanza, va ensanchándose y ahondándose, en zigzag, a lo largo de la gigantesca sala.

El director de la Tate Modern, Nicholas Serota, insistió en que la grieta no es una ilusión óptica. "De verdad está allí, es real", dijo a AFP. El funcionario admitió que la obra de Salcedo había suscitado interrogantes acerca de si perjudicaría la estructura arquitectónica del edificio, pero se comprobó que no será así. Una vez se cierre la exposición, en abril del 2008, se rellenará la cicatriz creada por Salcedo, que en ciertos fragmentos alcanza los 91 centímetros de profundidad.

Nacida en Bogotá, en 1958, la artista trabajó durante cinco semanas -según The Times- en la hechura de esta pieza, que después trasladó e instaló en el espacio de la Tate.

"Salcedo dramáticamente cambia nuestra percepción de la arquitectura del Salón de las Turbinas, subvirtiendo sutilmente su monumentalidad y grandeza", se lee en la página de la Tate.

La falta de humanidad

Motivada siempre por temáticas políticas y sociales, Salcedo ha vuelto a tomar como referente a las "víctimas", a los "inmigrantes" y a las divisiones del mundo y de la humanidad para concebir esta obra. Shibboleth "representa fronteras, la experiencia de los inmigrantes, la experiencia de la segregación, la experiencia del odio racial", dijo la artista en rueda de prensa.

La grieta simboliza, según ella, el agujero que hay entre la humanidad y la falta de humanidad. "Siempre oriento mi trabajo hacia la experiencia de las víctimas y lo adapto al espacio que se me ofrece; trato de combinar ambos elementos y mi intención es añadir al mundo la perspectiva que le falta en general", explicó durante la presentación de la instalación.

Salcedo trabaja por la memoria en instalaciones de gran envergadura o en esculturas bastante más pequeñas, de carácter íntimo.

Entre las segundas se encuentra Atrabiliarios, una delicada evidencia de lo que fue la vida de alguien que ya no está (según los críticos, es uno de sus mejores trabajos). La obra está compuesta por zapatos pertenecientes a víctimas de la desaparición forzosa, que fueron introducidos por la artista en paredes y tapados con delgadas fibras de origen natural (como si fueran piezas de museo, que deben preservarse para siempre).

Salcedo define su obra como "perturbadora, conflictiva y difícil", así lo manifestó en la rueda de prensa. Sin embargo, muchas de ellas, tienen una gran capacidad para conmover y hacer reflexionar a los espectadores sobre el mundo en el que vivimos.

Los siete antes de Salcedo

Desde el 2000, solo ocho artistas han intervenido la Sala de Turbinas de la Tate Modern, de Londres. El espacio, cuyas exhibiciones son patrocinadas por la multinacional Unilever, fue inaugurado con tres torres de acero escalables, de la francesa Louise Bourgeois. En el 2001, el español Juan Muñoz presentó una exposición integrada por un piso falso con elevadores en movimiento. Anish Kapoor, de India, exhibió al año siguiente tres anillos de acero. En el 2003, el danés Olafur Eliasson elaboró una representación del sol, compuesta por cientos de lámparas. Luego el turno fue para el gran artista estadounidense Bruce Nauman, que intervino el espacio con sonido. Y justo antes de Salcedo, estuvo la inglesa Rachel Whiteread, con centenares de cajas de plástico.

"La grieta no tiene fondo; es tan profunda como lo es la grieta
de la humanidad", dice Salcedo, al hablar de su obra.

Otras obras

'Noviembre 6 y 7, 1985' (2002) fue una instalación realizada por Salcedo en el Palacio de Justicia para que los colombianos recordaran a las víctimas de la sangrienta toma. Estaba compuesta por sillas que iban bajando del techo del edificio.

Las camisas blancas de Salcedo, que no tienen título, hacen parte de la colección del Banco de la República, donde están exhibidas. La artista recogió prendas de hombres desaparecidos, que amontonó y atravesó con varillas de metal.

En el 2003, en la importante Bienal de Estambul (Turquía), la escultora rellenó con 1.550 sillas un gran vacío entre dos viejos inmuebles. La instalación simbolizaba a los emigrantes que contribuyen a la economía mundial.

Esto dicen

DAILY TELEGRAPH

STENAKE AYGH,
Director de una firma sueca de edificios


"Estoy preocupado por el edificio".

ROBYN MENZEL,
Profesor de Australia


"Para mí, representa una lágrima en la estructura de la sociedad. Es naturaleza en su punto más doloroso".

BARTEK BABEL,
Estudiante del Central St. Martins College de Arte


"¿Es esto peligroso? ¿Es una trampa para los niños ruidosos en la galería?"

EDUARDO SERRANO
Curador


"Es un éxito merecido, puesto que su trabajo ha marcado pautas para el arte contemporáneo y está estrictamente vinculado con la realidad nacional".

FERNANDO TOLEDO
Escritor


"El hecho de ser elegida es un mérito. La Tate es una las vitrinas del arte contemporáneo. Pero hay que decir que ya tenía un nombre gracias a sus exposiciones en Londres y Estambul".

CARLOS HURTADO
Curador de la galería Nueveochenta


"Es un logro que genera visibilidad. Pero un creador debe pensar que todo está por venir. Lo que sigue es continuar demostrando el rigor propio de su trabajo y sus investigaciones".

'The Times' y 'The Guardian'

Estos dos importantes periódicos de Inglaterra cubrieron la apertura de 'Shibboleth' en la Tate Modern. 'The Guardian' aseguró que "después de años de vastas esculturas arquitectónicas -torres, muros, cajas, incluso un modelo del sol- la octava instalación que ocupa la Sala de Turbinas es, de alguna forma, austera (...) Cómo llegó a ese lugar es un misterio (...)".

La publicación citó al curador de la galería, Achim Borchardt-Hume, quien enfatizó en la importancia de ver la obra de cerca (según 'Efe', una mirada juiciosa permite ver trozos de cable insertados en una especie de molde de hormigón).

La Tate, escribe 'The Guardian', ya tiene dispuesto a su equipo para prevenir al público sobre los peligros de caer o tropezarse con 'Shibboleth'.

'The Times', por su parte, publicó: "La obra es de la escultora colombiana Doris Salcedo y podría dividir a la opinión pública no solo para debatir si esta obra es arte, sino también para tratar de entender cómo la pieza llegó hasta la galería".

REDACCIÓN DE CULTURA Y AGENCIAS
LONDRES y BOGOTÁ

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.