Director de la Filarmónica de Bogotá renuncia por 'falta de compromiso de algunos músicos'

Director de la Filarmónica de Bogotá renuncia por 'falta de compromiso de algunos músicos'

Eduardo Díazmuñoz cree que algunos músicos dejaron a un lado el placer de tocar para preocuparse por la política.

27 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

El hecho se produce justo en el momento en que los miembros de la Orquesta Filarmónica de Bogotá (OFB) celebraban una victoria esperada por más de dos años -la firma presidencial de la Ley del Músico Sinfónico.

El conductor mexicano expuso ayer a Martha Senn, secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, que las metas artísticas trazadas "se han visto obstaculizadas", y que esa situación, sumada a la intensidad de los viajes cada semana, lo enfermaron de estrés.

Díazmuñoz explicó en su carta que la incertidumbre que generó la puja por la ley y la del cambio de alcalde han impedido que la orquesta ensaye normalmente.

Pero el director musical declaró a EL TIEMPO que el tema va más allá: "Llegué a un buen lugar en un mal momento, uno de crisis, muy político". De hecho, dijo que perdió comunicación con los músicos.

Según Díazmuñoz, "todo comenzó cuando empecé a apretar tornillos y tuercas y no les gustó".

Afirmó que a partir de junio, cuando manifestó a este medio su intención de poner a funcionar la OFB "como un relojito", tuvo que enfrentarse a malas interpretaciones que sacrificaron la calidad.

"Un día comenzaron a hacer asambleas laborales durante los ensayos. Como no logramos montar bien una obra, me pidieron que cambiáramos el programa, y yo les dije que eso es una falta de respeto con el público", argumentó el director, y añadió: "Así, el lunes perdimos hora y media de ensayo; el martes, dos horas" de las tres que practican a diario, por ley.

Luego de que Díazmuñoz informó a los músicos de su renuncia, el violinista José Arroyo, presidente del sindicato, dijo que "del director depende un 90 por ciento de la calidad" y que al actual "le faltaron cualidades humanas y artísticas para vivir el final de una crisis (...), se asustó con el amanecer".

El contrato de Díazmuñoz va hasta el 31 de diciembre de 2007, explicó Miguel Cortés, director general de la OFB, quien garantizó que el mexicano trabajará hasta esa fecha, pero la situación obliga a la entidad a buscar otro director para la temporada 2008.

Según cálculos presupuestales, un minuto de ensayo de la OFB le cuesta a la ciudad 241.452 pesos.

De qué trata la nueva ley

La ley No.1161, firmada el miércoles por la Presidencia de la República, decreta que los músicos de orquesta de carácter sinfónico al servicio del Estado pasan a ser trabajadores oficiales y se vincularán mediante contratos de trabajo.

Gerney Díaz, corno francés de la OFP, explica que todos fueron considerados empleados provisionales en el 2002, pero que la ley les restablece derechos.

Las motivaciones de la norma apuntan a que la labor del músico es diferente de las de otros tipos de empleados públicos: el agotamiento físico y los requerimientos de salud son diferentes y necesitan condiciones especiales.

CARLOS SOLANO
REDACTOR DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.