En lluvia de insultos y rechiflas terminó foro entre candidatos a la Alcaldía de Cartagena

En lluvia de insultos y rechiflas terminó foro entre candidatos a la Alcaldía de Cartagena

La trifulca se presentó en la Catedral de la ciudad, donde se realizaba el evento. Ni las peticiones del arzobispo, monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal, lograron apaciguar los ánimos.

26 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

"¡Recuerden que estamos en el templo!", recordaba en voz alta monseñor Jiménez a los miembros de las barras, que se enfrentaban a voz en cuello, hasta con palabras soeces.

La idea de llevar a los candidatos a la Catedral nació del Arzobispo, que recordó una experiencia vivida en Milán (Italia), cuando el Cardenal de esa ciudad convocó a las fuerzas vivas para dialogar y buscar salida a los problemas. Fue un éxito y monseñor Jiménez quiso realizarla en Cartagena.

Habló con los 10 candidatos a la Alcaldía y los invitó al encuentro para conocer sus propuestas, especialmente en dos temas: gobernabilidad y valores. El foro lo llamó 'Diálogos en la Catedral'.

Los aspirantes llegaron puntuales y tomaron la primera banca. A las 9 de la mañana en la Catedral había un ambiente aparentemente tranquilo. Muchos silencios y respeto. Parecía un Domingo de Resurrección.

Por lo que significa el escenario algunos presumían que los ánimos iban a estar calmados, que no habría insultos ni refriega política, como se ha visto a lo largo de la campaña.

"Con los 'Diálogos en la Catedral pretendemos rescatar la valoración de los políticos y lograr la participación de los líderes cívicos", dijo Monseñor en sus palabras de apertura.

El prelado dijo que si bien una elección de un gobernante divide a las gentes, la maravilla de una democracia -agregó- es que después de la escogencia se produzcan dos milagros: uno, que el elegido trabaje para todos y no para un partido; y el otro, que los perdedores cooperen en la ejecución de los programas de gobierno y en el control de la gestión del ganador.

Sin embargo, unos minutos después el espíritu calmo con el que aparentemente llegaron los candidatos (incluso, 9 de los 10 asistentes se vistieron con prendas blancas, como símbolo de paz) se rompió en pedazos.

El primero en intervenir por sorteo fue el candidato Juan Carlos Gossaín, quien utilizó sus primeros 5 minutos para hacer un bosquejo de sus programas de gobierno.

El segundo turno le correspondió a César Anaya, un dirigente cívico, quien afónico, se limitó a anunciar la lectura de un documento que firmaron nueve candidatos y que debía leer la candidata Judith Pinedo, conocida como la 'Maríamulata'.

Los nueve firmantes del documento se pusieron de pie de frente a los presentes y de espaldas al Cristo de la Catedral. Los únicos que se quedaron sentados fueron Gossaín y el moderador Jaime Abello Banfi.

Leídas cuatro o cinco líneas del documento empezó la andanada de insultos, abucheos, silbatinas y gritos mutuos.

El documento contenía una denuncia contra el alcalde Nicolás Curi, a quien acusan de poner el erario y funcionarios públicos de su despacho al servicio de la campaña de "un candidato", que evidentemente era Gossaín.

'Maríamulata' no pudo terminar porque el ala derecha del templo se levantó en gritos y Gossaín, que había resistido el 'chaparrón' con paciencia, se levantó de su silla y reaccionó.

Abello y el Arzobispo intervinieron para calmar los ánimos. El moderador dijo que se habían roto las reglas del juego. Antes de empezar el foro, Abello les había dicho a los candidatos que no se trataba de "enfrentamientos entre unos y otros".

El Arzobispo solicitó a la concurrencia exaltada que hicieran silencio que estaban en un templo sagrado y no en la plaza pública. Tras varios minutos de refriegas siguió el turno al candidato Miguel Navas, quien continuó con la lectura del documento en el que se hace referencia a la entrega de contratos y participación de funcionarios de la Alcaldía en actos políticos de Gossaín.

Entonces volvió la algarabía. Con energía, el Arzobispo dijo que había que respetar el templo y que si seguía desvirtuándose el fin del foro él lo daba por cancelado. Invitó a los firmantes del documento a poner sus denuncias ante los entes de investigación y utilizar su tiempo para exponer sus propuestas.

Rafael Vergara, aspirante del Polo, explicó en su turno la razón para leer el documento contra Curi, y dijo que los 9 candidatos pedían un Alcalde Ad hoc para el resto de las elecciones porque consideran que Curi no garantiza la democracia y porque en estos momentos no hay igualdad de condiciones entre los que estaban participando en la contienda electoral.

Argemiro Bermúdez también atacó: "Es que hay un favorecimiento a un candidato". Y Jhonny Copete, el candidato que es pastor evangélico, levantó su voz en el templo católico y dijo que la ciudad de Cartagena es la más corrupta de Colombia.

Y añadió que si antes los piratas saqueaban el tesoro de la ciudad, ahora había piratas vestidos de saco y corbata que robaban el dinero del pueblo. Y se puso de nuevo el ambiente caldeado cuando aseguró que "ahora esos piratas están en la Alcaldía, en la Gobernación y se llevan el tesoro en forma ejecutiva".

Fue entonces cuando Gossaín salió en su defensa y respondió al ataque: "Yo no soy corrupto, ni incompetente, ni flojo...No soy el candidato de mafiosos y narcotraficantes, ni de El Universal (periódico de la ciudad) ni de la Defensoría del Pueblo (en alusión a 'Maríamulata')". Y aseguró que trabajó con el alcalde Curi, pero también con el ex alcalde Carlos Díaz, "como muchos de ustedes (los otros candidatos) han trabajado con la Administración pública y se han lucrado de ella". Pero que no significaba que fuera el candidato de Curi.

Allí estalló en bulla el templo. Cuando tomó la palabra por segunda vez el candidato César Anaya empezó a relatar un supuesto acto de corrupción en que habría participado Gossaín, éste, el acusado, se levantó de su silla, hizo el número uno con su dedo índice y volvió a levantar a su gente. Se retiró del foro antes de finalizar. Se fue del templo en medio de gritos de vivas. Eran las 11:30 de la mañana.

Casi media hora después, al término de las segundas partes de la intervención de todos los candidatos, y sin Gossaín presente, se dio por terminado este accidentado foro.

"Lástima que no se respetaron las reglas del juego, pensé que éramos más temperantes...pero así somos", concluyó el Arzobispo.

VICENTE ARCIERI G.

Corresponsal de EL TIEMPO

CARTAGENA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.