En alerta están los defensores del patrimonio de Cartagena por venta de lote en Manga

En alerta están los defensores del patrimonio de Cartagena por venta de lote en Manga

En el lugar funciona una sede operativa de Electrocosta, pero hay expectativa ante la posibilidad de que allí se levante un edificio, justo a la entrada del tradicional sector de Manga.

23 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Ese sector comenzó a urbanizarse a comienzos del siglo XX y hoy guarda varias reliquias arquitectónicas.

Los vecinos son partidarios de que se construya un parque en los 16.442 metros del lote, propiedad del Instituto de Planificación de Soluciones Energéticas (IPSE), dispuesto a salir de ese terreno.

De hecho, ya comenzó el proceso para una segunda subasta, que parte de un precio base de 21.556 millones de pesos. A la primera ronda, el pasado 14 de septiembre, no se presentó ningún postor.

Ante la inminencia de la negociación, mañana se reúne el Comité Técnico de Patrimonio en busca de dar claridad a las restricciones urbanísticas que pesan sobre la manzana donde está el predio.

Se busca que el Comité -del que hacen parte la Alcaldía, la Sociedad de Arquitectos, un representante de los habitantes del sector histórico, uno del Ministerio de Cultura y uno de los museos de Cartagena- diga oficialmente el uso que se le puede dar.

Con el pronunciamiento se espera que el Comité ponga reglas claras a la construcción que se vaya a hacer allí, de manera tal que no riña con el entorno histórico y cultural, pues la gente teme que se levante una mole que tape la vista a las más tradicionales reliquias cartageneras.

Pobladores de Manga esperan que la edificación que se haga allí no sobrepase los dos pisos, como las que colindan con el predio, que no se impacte de manera negativa el sector residencial y que se haga en coordinación con la Marina del Club de Pesca.

Ese concepto lo dio en febrero pasado el Comité y lo más seguro es que se ratifique mañana.

Ese organismo, convocado por el Alcalde, como órgano consultivo del Gobierno Distrital, es el encargado de evaluar las propuestas y proyectos sobre el sector histórico, sus zonas de influencia y la periferia.

Por ahora, y al menos hasta el 2008, el terreno seguirá en manos de Electrocosta, que lo tiene arrendado y lo usa como centro de acopio y almacenamiento.

El IPSE ha defendido la negociación y argumenta que cumple con las normas para disponer de bienes que considera onerosos.

La Alcaldía y los habitantes de la tradicional zona saben que no tienen injerencia en el negocio, pero le piden a la entidad que no resulte perjudicial para la ciudad.

Construcción no dejaría ver ni murallas ni la bahía

El temor de habitantes de Manga es que de construirse una moderna edificación contrastaría con el Fuerte de San Sebastián del Pastelillo, hoy bajo custodia del Club de Pesca.

Además, consideran que se afectaría la visión paisajística hacia las murallas del barrio Getsemaní, incluso el ángulo desde donde se observa el Castillo de San Felipe de Barajas.

Defensores del patrimonio creen que cualquier proyecto futuro en la zona deberá contemplar algunas consideraciones que fijó en su pronunciamiento inicial el Comité asesor.

Entre esas normas se destaca que una obra en ese predio no podría pasar de dos pisos ni superar las alturas de las edificaciones del Pastelillo ni del Club de Pesca.

JAVIER FRANCO ALTAMAR
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
CARTAGENA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.