Estrato 3 está en el limbo: Congreso no legisla para él y Gobierno destina inversión social a pobres

Estrato 3 está en el limbo: Congreso no legisla para él y Gobierno destina inversión social a pobres

Encontrar información sobre el 30% de colombianos que pertenece a este segmento no es fácil. Ni el Dane ni Planeación ni Acción Social tienen una definición exacta de qué es ser del estrato 3.

23 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Y la razón es simple: la política de crear estratos en Colombia, según el Dane, es "un instrumento técnico que permite clasificar la población... principalmente para cobrar los servicios públicos", que en el caso del estrato 3 es, en la mayoría de los casos, sin subsidios del Estado.

De los 31 programas que maneja Acción Social, con un presupuesto de 1,5 billones de pesos por año, la mayoría están orientados a los estratos 1 y 2, y a la población desplazada.

Con un escenario así, en el que los subsidios que daba el Estado para el estrato 3 se han venido desmontando, a millones de personas les ha tocado vivir el oficio del equilibrista: vivir el día a día con sacrificios, haciendo cuentas, recortando el presupuesto, pidiendo préstamos y esperanzados en que el futuro será mejor... pero para sus hijos.

"Les toca disfrazarse de pobres para pelear por un subsidio o acudir a la tentación del dinero fácil (corrupción, narcotráfico o ser ilegal en el exterior) para sobrevivir -dice la senadora Cecilia López -. Parecen un sánduche: ni son ricos ni son pobres".

Servicios públicos, sin subsidios

Según la Superintendencia de Servicios Públicos, los subsidios para el estrato 3 no podrán superar el 15 por ciento. Así lo establece la Ley 142 de 1994.

Pero un experto en el tema recuerda que la Ley 812 de 2003 establece que la asignación de estos recursos quedará sujeta a la disponibilidad de los entes que los otorgan.

Por esta razón, no existe una cifra estándar de los subsidios que alcanza a "pellizcar" el estrato 3, pues las empresas de servicios públicos de cada ciudad subsidian de acuerdo con su capacidad presupuestal.

En el caso de Bogotá, y para tomar un solo ejemplo, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado podría subsidiar hasta un 15 por ciento de las tarifas, pero lo hace hasta un 8 por ciento, porque, de lo contrario, se comprometerían recursos que están destinados para mejorar el acceso a este servicio en los estratos 1 y 2.

La Ley de Servicios Públicos también establece que el subsidio no puede ser superior al 50 por ciento del costo de suministro para el estrato 1 y no superior del 40 por ciento para el 2.

Otra senadora, Marta Lucía Ramírez, admite que el Congreso hace rato dejó de legislar para este sector de la sociedad.

El Gobierno se defiende y trata de mostrar la mejor cara. El director de Acción Social, Luis Alfonso Hoyos, y el subdirector de Planeación, Andrés Escobar, dicen que algunas políticas del gobierno Uribe también benefician al estrato 3. Por ejemplo:

  • Transporte: Financia un 70 por ciento de los sistemas de transporte masivo, conocidos como transmilenios. Un 60 por ciento de sus usuarios son del estrato 3.
  • Servicio de energía: Entrega subsidios por 100.000 millones de pesos para el estato 3.
  • Telefonía: Los subsidios son bajos, pero la libre competencia que promovió el Gobierno generó una reducción en la tarifa que cobran los operadores.
  • Educación básica: Todos los estratos están incluidos en el programa de llegar a la cobertura universal de educación básica. Cerca de 800.000 millones de pesos que se invierten en infraestructura de colegios, benefician al estrato 3.
  • Educación Universitaria: Un 20 por ciento de los créditos que entrega el Icetex todos los años son para las personas de estrato 3.
  • Salud: El Estado entrega un subsidio parcial para personas de estrato 3 que no alcanzan a hacer una cotización total en el sistema contributivo. Este beneficio cubre a dos millones de personas del estrato 3.
  • Capacitación: Un 22 por ciento de los cuatro millones de cupos que tiene el Sena cada año para capacitación de colombianos están orientados para personas del estrato 3.
  • Agricultura: El 75 por ciento de los créditos que entrega  el Fondo Agropecuario están orientados para este sector de la sociedad.
  • Economía: El crecimiento económico del 7 por ciento y la reducción de la pobreza del 56 por ciento al 45 por ciento en los últimos cinco años también beneficia a este sector.
  • Apoyo a pymes: Unos 13,3, billones de pesos son los recursos que se les han entregado a los pequeños y medianos empresarios.

Sin embargo, en el país abundan las familias que están en esa zona olvidada de la sociedad y que se debaten entre la necesidad de sobrevivir y el deseo de sacar sus hijos adelante. 

El caso de los Narváez 

Román Narváez es una de las más cercanas descripciones de lo que es el estrato tres en Colombia. Tiene tres hijos, un gato, una microempresa y el difícil reto de sacar a su familia adelante antes de que lo agarre una crisis financiera.

¿Qué es sacar sus hijos adelante? Pues lograr que terminen sus estudios universitarios en una prestigiosa institución, donde se puedan codear con compañeros con los que se puedan relacionar bien en el futuro.

Román y su esposa, Julieta Osorio, son aquellos padres que tienen la convicción de que la mejor herencia que les pueden dejar a sus hijos es el estudio. Dejarles casa o una finca es imposible, porque hace rato que estos bienes desaparecieron en una de las tantas crisis que han logrado superar con muchos esfuerzos.

Es por eso que hacen lo imposible para que Luis Fernando y Juan Pablo, sus hijos, estudien en la Javeriana y el Externado y para que Angélica, su hija, termine su bachillerato sin tropiezos en el colegio Antonio Nariño.

Eso sí, sostener las carreras de ingeniería electrónica y gobierno, finanzas y relaciones internacionales que cursan Luis Fernando y Juan Pablo y los últimos años de bachiller de Angélica es todo un albur, o, mejor, toda una aventura de cheques posfechados para cubrir los 5'400.000 y 6'300.000 que valen sus carreras y los 300.000 de la pensión

A Luis Fernando y Juan Pablo también les toca poner de su parte: trabajan sin descanso como instructores de patinaje para costearse los gastos universitarios. "A veces se van con 5.000 pesos en el bolsillo para buses, almuerzo y fotocopias", dice Julieta.

Angélica se divierte en casa, casi no rumbea y las idas a centros comerciales son esporádicas y para mirar vitrinas.

Román, quien estudió producción de cine, trata de subsistir con el taller de marquetería que montó en el primer piso de su casa. Allí hace cuentas para pagar 150.000 pesos de energía, 160.000 de acueducto y 50.000 de teléfono fijo.

Hace rato que no les compra ropa a sus muchachos y las vacaciones son un recuerdo en su familia. Le es difícil decir cuándo fue el último paseo familiar a Melgar.

Su esposa, Julieta, es su secretaria. Se casó después de conocerla en el colegio e hicieron el pacto que le permitió a él estudiar y trabajar, mientras ella esperaba en casa un relevo para capacitarse. Y se quedó esperando.

Los dos migraron a Bogotá hace más de 26 años en busca una mejor oportunidad. Él, desde Ipiales, ella, desde Manizales. De los políticos no quiere saber nada, porque "ellos trafican con el dolor humano y la esperanzas del pueblo".

Román sabe que debe cotizar en salud para atender alguna calamidad, pero que no lo puede hacer para una pensión, porque no le alcanza.

También sabe que tiene que ahorrar los 600.000 pesos para pagar el arriendo de la casa que habita en un sector que antes era de invasión, porque no le quedó más opción que vender su apartamento.

"Cuando termine de educar a mis hijos, voy a ver si me alcanza la vida para comprarme una finca y regresar al campo", dice mientras acaricia a su gato Tomás, que le sirve para espantar los ratones, pero no las 'culebras' que le depara su vida de estrato 3.

Cinco ideas para la clase media

Las senadoras Cecilia López, liberal, y Marta L. Ramírez, uribista, lanzan 5 propuestas para las personas que hoy son de estrato 3.

  • Ramírez dice que las tarifas de servicios públicos deberían cobrarse por el nivel de ingreso de cada familia, pues el Estado se ha dedicado a asistir a los más pobres y a dar exenciones tributarias a los más ricos.
  • López señala que la educación superior es clave. Propone mejorar el presupuesto de créditos de Icetex y aumentar el número de programas y cupos en la universidad pública nocturna.
  • Ramírez insiste en la necesidad de fortalecer los créditos blandos para la creación de nuevas empresas, con 8 años de interés barato. Ayudaría a reducir el desempleo en el país, ya que supera el 10 por ciento.
  • La globalización trae consigo la necesidad de manejar un se- gundo idioma. Las congresistas coinciden en que el Estado debe financiar y exigir que la educación primaria, de bachillerato y universitaria sea bilingüe.
  • López sostiene que el Estado debe enfocar sus esfuerzos en convertir al estrato 3 en un pilar de la democracia: ciudadanos con interés en la política, que exijan y tomen partido en las decisiones presupuestales.

JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ
REDACTOR DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.