Nadie da cuenta del paradero de Pedro Manrique Figueroa, el padre de collage en Colombia

Nadie da cuenta del paradero de Pedro Manrique Figueroa, el padre de collage en Colombia

Quienes lo han investigado dicen que perteneció a las Juventudes Comunistas. Que nació en Choachí, en 1929. Que trabajó en el tranvía de Bogotá pegando y despegando avisos publicitarios...

22 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

También, que después de El Bogotazo se dedicó a vender estampitas religiosas en San Victorino...

Lo cierto es que Manrique Figueroa ha pasado de ser un personaje fantasmagórico del arte colombiano a una figura que, poco a poco, adquiere algo de nitidez.

"Los caminos que recorrió o recorre Manrique no han sido andados a fondo", se lee en el catálogo de la exposición antológica en torno suyo, que se realizó en 1996, en el Planetario Distrital.

La autoría de ese texto es del artista Lucas Ospina, cuyo tío, el cineasta Luis Ospina, realizó el documental 'Un tigre de papel'. En él, se dan pistas sobre la existencia y el perfil de Manrique (el largometraje se mostrará en el F-11, el festival de la revista El Malpensante).

A pesar de haberlo presentado en público en esa exposición de 1996, Lucas Ospina le dijo a EL TIEMPO que no está interesado en hablar más sobre Manrique. Para compensar su silencio sugirió, entre otros, el nombre de Plinio Apuleyo Mendoza como una fuente autorizada para hablar del tema. Al buscar al periodista y preguntarle por Pedro Manrique Figueroa, Mendoza respondió que "nunca había escuchado su nombre".

Sin embargo, hay quienes dicen haberlo conocido, como el escritor y artista Eduardo Pradilla: "Doy testimonio de que lo conocí en una exposición que se hizo para homenajearlo, en los años noventa.
No hablaba mucho y su apariencia era la de un hombre poco común. Se decía, en ese entonces, que combinaba la realización de sus collages con el empleo de celador de un edificio del Bosque Izquierdo, en Bogotá".

Pero, según se lee en el texto del catálogo de la exposición antológica, a Pedro Manrique "no se le ve desde 1980".

Otros más dicen haberlo visto. El célebre artista Antonio Caro, activo caminante de Bogotá, comenta: "Creo -uno con los años se engaña- que alguna vez lo vi en un local comercial de la carrera 13, donde funcionaba un grupo de teatro, discutiendo apasionadamente con otro artista". Cineastas como Carlos Mayolo y Jaime Osorio y el historiador Arturo Alape, los tres fallecidos, dieron fe ante las cámaras de Luis Ospina de la existencia del artista: "Era un personaje del cual no se podía olvidar nadie en la Universidad Nacional porque tenía el don de la ubicuidad: aparecía en todas partes a todas horas", dijo Osorio, el director de la memorable película Confesión a Laura.

Al parecer, Manrique fue bastante prolífico en su producción de collages, en los que combinaba imágenes religiosas con elementos de su época. Muchos de ellos tienen un marcado caracter político.
"Sus años más productivos fueron los 60 y los 70, los de mi generación -asegura Luis Ospina-. Durante esas décadas hubo una importante relación entre arte y política".

Fueron tres años de investigación de parte de Luis Ospina para hacer Un tigre de papel. Dice haber encontrado cuadros, cartas y certificados que sustentan la existencia del enigmático artista.
"Uno de los deberes de la historia es rescatar causas perdidas", comenta refiriéndose a los ideales de transformación de su propia generación, así como del mismo Manrique, que quedaron truncados. Su documental tiene mucho de nostalgia y tristeza por lo que no se pudo cambiar.

"Da lo mismo si Pedro Manrique existió o no. Lo importante es lo que implica esa historia para el contexto actual", dice desde Canadá la crítica Michele Faguet, que tuvo un espacio de exhibición en Bogotá, en el que se presentó una exposición del artista.

A la existencia "marginal y casi inabordable" de Manrique, como dice Pradilla, le siguen saliendo nuevos detalles. Se trata, en realidad, de un juego sutil entre artistas, que ya tiene vida propia.

Festival de 'El Malpensante'

El próximo 28 de septiembre comienza el F11, organizado por la revista 'El Malpensante', que tendrá lugar en el Colegio Gimnasio Moderno de Bogotá.

La máxima figura participante es Gay Talese, uno de los padres del Nuevo Periodismo, autor de 'Fama y oscuridad'. Asisten unos cincuenta invitados nacionales e internacionales, entre los que se encuentran el reconocido fotógrafo colombiano Ruven Afanador, el historiador y escritor alemán Philip Blom y el poeta venezolano Eugenio Montejo. Habrá conferencias, charlas, recitales de poesía, conciertos y la proyección de cuatro películas en estreno.

INFORMES EN EL TELÉFONO 5934888. BOLETAS ENTRE 3 MIL Y 20 MIL PESOS.

PAOLA VILLAMARÍN
REDACTORA DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.