Corpoica desarrolló modelos para elevar eficiencia en la producción lechera

Corpoica desarrolló modelos para elevar eficiencia en la producción lechera

Son nuevos métodos para optimizar el uso de los insumos y las tecnologías qeu mejoran la capacidad productiva y económica del proceso.

21 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

La investigación, realizada en asocio con Colciencias y Fedegan, se llevó a cabo en 15 fincas de los altiplanos del norte de Antioquia, de Nariño, la zona del alto Chicamocha, en Boyacá, los Valles de Ubaté y Chiquinquirá y la Sabana de Bogotá.

El investigador de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), Fernando Cardozo, líder del proyecto, explicó que los productores cuentan ahora con alternativas de renovación de praderas validadas técnica y económicamente, lo mismo que modelos nutricionales de mínimo costo con los que se obtuvieron rendimientos superiores al 20 por ciento.

De igual forma, el uso de tecnologías de análisis y balanceo de nutrientes permiten mejorar la competitividad de la producción láctea al reducir los gastos de alimentación con la producción, en finca, de ensilaje y heno de maíz, o avena; alfalfa, maralfalfa y remolacha, que corrigen los excesos o deficiencias de nutrientes, se estabiliza la condición corporal y se mejora el comportamiento reproductivo del animal.

Así mismo, se buscan economías de escala en el mantenimiento de tanques, ordeño, limpieza y servicios públicos.

Otros componentes del proyecto pusieron a disposición de los ganaderos una metodología para el cálculo de costos de producción de lechería especializada y hacer balance de nutrientes con la evaluación económica de las prácticas de mejoramiento de praderas.

El estudio destaca que la no contabilización de los costos de los factores aportados por el productor ganadero, que son de gran magnitud, genera distorsiones en el análisis de la rentabilidad real de la actividad, en contraste con otras actividades agrícolas tanto de ciclo corto como largo que sí los tienen en cuenta, es decir tienen implícito el costo de capital.

Desde el punto de vista económico, la pérdida de nutrientes del suelo se traduce en pérdidas económicas para los productores; sin embargo, estas pérdidas no son fácilmente detalladas por los ganaderos y en la mayoría de los casos no son cuantificadas ni tenidas en cuenta.

Es por ello que la reducción en la capacidad productiva de las praderas y de los suelos en el corto y mediano plazo debe prevenirse con el fin de no llegar a situaciones de degradación de difícil manejo ambiental y económico.

El costo de pérdidas de nutrientes en un sistema no renovado puede alcanzar unos 227.000 pesos por hectárea, lo cual significa una reducción en los beneficios para los productores lecheros.

Juan Carlos Domínguez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.