Según expertos, Rubén Medina, confeso homicida de la niña Sandra Valentina, la asesinó por instinto

Según expertos, Rubén Medina, confeso homicida de la niña Sandra Valentina, la asesinó por instinto

Sicóloga judicial del CTI afirma que Medina actuó de manera irreflexiva en el momento de acabar con la vida de la pequeña de 6 años.

20 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

"En ese momento actúa una persona que le da importancia a los instintos para obtener sensaciones placenteras violando derechos a la intimidad en el caso del homicidio sexual", dice Rubiela Ospina, sicóloga del cuerpo de investigación de la Fiscalía.

Asegura que al analizar los factores del entorno de Rubén Darío Medina, el homicida se había convertido en una amenaza social no solo contra menores sino cualquier persona. "Es una persona desocupada, sin la suficiente educación, sin una orientación moral y espiritual, abandonado por la compañera sentimental, sumado a un problema de drogas. Es una bomba".

Agrega que su poca escolaridad lo hace un hombre vulnerable a la hora de reflexionar sobre sus actos.  "Está confirmado científicamente que la persona que estudia tiene más capacidad para reflexionar sobre sus actos. No quiere decir que no tenga conductas agresivas. Si las tiene las sabe manejar", precisa.

Descarta que tras la personalidad del homicida de Sandra Valentina haya un asesino como Alfredo Garavito (quien confesó la muerte de 180 niños). Garavito era un psicópata. Planeaba sus crímenes y escogía a sus víctimas, miraba características y perfiles geográficos.

Por la forma del homicidio, Rubén Darío Medina es calificado como un asesino desordenado. "Su personalidad es muy baja en la introyección de normas y valores sociales. La inteligencia emocional-social es muy baja, pobre y disminuida", asegura la psicóloga.

Historia del crimen

Ruben Darío Medina era hasta hace una semana un joven común y corriente que pasaba inadvertido en el barrio Atolsure de Ibagué.

Eso cambió el domingo en la noche, luego de que a sangre fría violara y asesinara de 11 puñaladas a Sandra Valentina, una criatura de apenas 6 años.

Más aun desde el momento mismo en que ante un juez sin que le temblara la voz y de la manera más cínica aceptara su culpa.

24 horas antes de que este homicida fuera llevado ante la justicia, su padre, un humilde entrenador de fútbol, de 60 años y quien lleva su mismo nombre, más no su instinto asesino, por poco paga con su vida el macabro crimen.

Aunque sea difícil de creer el mismo hombre que iba a ser linchado por la turba enfurecida y a sabiendas de que se trataba de su propio hijo lo entregó a la policía y desapareció.

Un hombre de rutinas

Todos los días a las 7:00 de la mañana, Rubén (padre) llegaba a tomar tinto a la cafetería de Leonor Vargas, en el barrio Jardín Atolsure, de Ibagué.

Saludaba, pagaba los 300 pesos por la bebida y salía a hablar con sus amigos más cercanos del sector. Luego salía en moto y solo lo volvían a ver al atardecer.

Esa era su rutina desde hace tres años cuando compró una vivienda en el conjunto Villa Esperanza, la misma donde el pasado domingo su hijo, Rubén Darío Medina Rodríguez, asesinó a Sandra Valentina.

En los últimos días la gente no ha vuelto a ver al entrenador. "Para que ese señor vuelva por acá es difícil. Pagó los platos rotos por lo que hizo el hijo. Ahora le tocará vender la casa", afirma *Mateo, un habitante del lugar.

Por su parte *Cristina, propietaria de una tienda, dice que con el crimen de la pequeña, llega a su memoria el triste recuerdo de un hecho similar ocurrido hace nueve años. "un hombre mató a su compañera y luego se suicidó. Eran como las 7:00 de la mañana. Los dos quedaron tendidos al lado de un poste. Esa casa parece maldita", comenta.

Se sabe que al parecer los Medina tienen negocios en la Novena etapa del Jordán.

Varios meses atrás Rubén (padre) había arrendado los negocios porque se sentía cansado y en las noches ya no trabajaba. Es más, Rubén Darío estuvo trabajando tanto en el café internet como en el bar, pero su padre suspendió sus servicios porque el muchacho al parecer se quedaba con parte del producido y bebía junto a los clientes. En ese momento, Rubén Darío se marchó a rebuscarse la vida en Bogotá. Allí entabló una relación con una mujer con la que tiene un hijo de dos años.

"Hace más de un año ella lo dejó (a Rubén Darío). Rubén (padre) nos decía que la muchacha era de buena familia", dice *Santiago, otro vecino.

El confeso homicida es bachiller. Se ganaba 800 mil pesos mensuales en su trabajo y que este le permitía visitar a su padre por temporadas. Generalmente viajaba a Ibagué una vez al mes y permanecía con su padre entre una y dos semanas. "El día de la muerte de la niña cumplía dos semanas. Se veía charlador, se sentaba en el andén a fumar cigarrillo", dice Mateo.

En la zona céntrica de Ibagué, en los alrededores de los salones de belleza de la carrera Segunda, se comenta que Rubén Darío era muy cercano de un reconocido travesti con el que, incluso, salía a los sitios de rumba gay de la ciudad.

La mañana del jueves en el interior de la cárcel de Picaleña corrió el rumor sobre la circulación de un manuscrito de Rubén Darío a través del cual pedía perdón a la familia de Sandra Valentina y al país por lo que hizo.

Mientras tanto, en Jardín Atolsure, aún recuerdan la última vez que vieron a Rubén Darío. Él salía de la casa de su padre a las 9 de la noche del domingo. Dijo que iba a comprar un cigarrillo.

Minutos después, Rubén, el papá, salió de la vivienda asustado gritando que debajo de su cama había una niña muerta.

Rubén (hijo), confesó el crimen con una sorprendente frialdad y fue trasladado a la cárcel de Picaleña. El martes en la tarde sufrió una golpiza en el penal por parte de otros internos. Ahora el Inpec evalúa su traslado a otro establecimiento de máxima seguridad para evitar un atentado contra él. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.