En 3,3 por ciento se revaluó el peso frente al dólar, el porcentaje más alto de su historia

En 3,3 por ciento se revaluó el peso frente al dólar, el porcentaje más alto de su historia

Esto se dio por el desplome que tuvo el dólar de casi 70 pesos, para un precio promedio de 2.055 pesos, en medio de una ola de oferta que no encontró demanda suficiente en el mercado.

19 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

En pesos, el desplome más profundo del dólar se presentó el 10 de agosto del 2002, cuando la moneda estadounidense cayó 80,52 pesos, con una variación porcenctual de 3,04 puntos.

La caída de este miércoles se dio tras la decisión de la Reserva Federal (FED) de E.U. de bajar el martes sus tasas de interés, lo que hizo que varios inversionistas optaran por salir de ese país en busca de mejores rentabilidades en otros mercados, incluido Colombia.

Así, el país tuvo la moneda más revaluada del planeta en un solo día, seguida de la corona de Islandia (2 por ciento), así como del dólar neocelandés y del peso filipino, con uno por ciento en cada caso.

Reportes de analistas colombianos señalan que también hubo muchos inversionistas nacionales que repatriaron ahorros del exterior para colocarlos en el mercado local.

Teniendo en cuenta que el próximo martes termina el plazo para comprar acciones de Ecopetrol, los analistas no descartan que un buen número de colombianos residentes en el exterior envíen recursos al país para invertir en la petrolera estatal.

Manuel Felipe García, director de economía del fondo de pensiones y cesantías Skandia, dice que la FED dio señales de apoyo a las empresas de Estados Unidos con calificación de riesgo BB+, es decir, la misma de Colombia.

"Teniendo en cuenta que aquí encuentran tasas de interés más altas, los inversionistas ven a Colombia como una buena oportunidad de negocio", dice el analista.

El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, dijo que "la caída del dólar es una consecuencia directa de la decisión de la FED, pues con la reducción se volcó la mirada nuevamente a los países emergentes y, como ha ocurrido, hemos tenido ajustes superiores a los promedios de otras monedas, producto de la mayor volatilidad de nuestro peso".

A su vez, el director de Crédito Público del Ministerio de Hacienda, Julio Torres, dijo que "la caída del dólar de ayer hace que el stock de la deuda se reduzca en 1,4 billones de pesos, quedando en 147 billones. Por cada 100 pesos de revaluación, nuestra deuda externa expresada en pesos se reduce dos billones de pesos".

Los analistas advierten que el dólar seguirá bajando en los próximos días, pero con un menor ritmo.

¿No quiere correr riesgos con acciones? Deles una mirada a los bonos de firmas del país

Este año las inversiones en las principales acciones colombianas registran una caída en promedio en torno al 6 por ciento y el dólar una revaluación del 8 por ciento, motivo por el que han venido ganando espacio los bonos de deuda corporativa, como refugio ante las variaciones bruscas y sorpresivas de los mercados, que implican mayores riesgos.

Sin embargo, a pesar de ser una alternativa con un riesgo controlado y unas tasas de interés atractivas, la falta de más emisores hace que este sea un mercado con poca liquidez y poco margen de maniobra para las personas naturales.

De todas maneras, analistas consideran que ante los riesgos de caídas abruptas en las acciones o el dólar gana atractivo la inversión en papeles de las empresas colombianas que deciden salir a financiarse a través de bonos de deuda a mediano o largo plazo (dos años en adelante) o a través de papeles comerciales (máximo un año).

Dicha situación se ha hecho más notoria desde mediados de agosto, cuando estalló la crisis de los mercados de crédito hipotecario de riesgo (subprime) en Estados Unidos.

Según un análisis de la Corporación Financiera Colombiana, Corficolombiana, el 16 de agosto, día en el que explotó la crisis de los mercados financieros externos, el Índice de Deuda Pública de la entidad (que mide el comportamiento de los títulos de deuda pública del Gobierno, TES) registró una caída diaria de 1,4 por ciento, mientras que el índice de deuda corporativa cayó el 0,2 por ciento.

Así, a partir de esta fecha, el mercado de deuda pública continúa teniendo jornadas de amplia volatilidad y pérdida de valor, en tanto que la deuda corporativa se ha mantenido relativamente estable.

Según Andrés Restrepo, gerente del departamento de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, para las personas naturales la inversión en deuda corporativa puede ser una buena opción de largo plazo, aunque reconoció la poca liquidez de ese mercado, que dificulta el acceso a las emisiones a no ser que se haga a través de un fondo de inversión.

Otro de los obstáculos para que una persona pueda entrar a ese mercado es que cuando se estructura una colocación inicial (mercado primario) los montos mínimos para adquirir son apreciables, pues comienzan sobre los cinco millones de pesos.

Entre enero y agosto de este año, en el mercado colombiano las colocaciones de este tipo de deuda corporativa totalizaron los 3,18 billones de pesos, de los cuales 92 por ciento correspondió a papeles a los que les asignaron la máxima calificación de riesgo (AAA).

Las menores colocaciones frente a años anteriores han estado afectadas, entre otros aspectos, por el paulatino aumento de tasas por parte del Banco de la República, así como por la eliminación de los preacuerdos que se podían hacer entre entidades financieras para llevar las operaciones sobre este tipo de papeles a las plataformas de negociación.

Sobre este tema, los analistas consideran que al no poder ponerse de acuerdo en varias de las características de estos papeles, el mercado se ha restringido.

Los papeles de deuda corporativa que se han colocado este año en Colombia muestran unas tasas de interés que van desde la DTF más 1,4 por ciento, hasta 3,1 por ciento efectivo y desde IPC más 4,6 por ciento, hasta 5,8 por ciento efectivo.

De acuerdo con un análisis de Bancolombia, algunos de los papeles con mayor demanda y acogida entre los inversionistas institucionales son las referencias con calificaciones más altas como Comcel, Bavaria, Findeter, Bogotá D.C., Cementos Argos, Emgesa, Codensa, Fideicomiso Concesión Autopista Bogotá-Girardot, etc.

No obstante, hay otros papeles de empresas que tienen calificaciones inferiores y también son atractivos para los inversionistas, como Renting Colombia o el Banco de Crédito.

De hecho, en el índice de deuda corporativa de Corficolombiana han estado presentes este año los bonos de Construclínicas, que fueron emitidos en diciembre del 2006 y vencen en el 2016 y tienen una calificación AA+ (doble A más), un escalón por debajo de la máxima nota, lo que quiere decir que una valoración menor de AAA no es una condena para no ser colocados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.