Falsos guerrilleros

Falsos guerrilleros

Miembros de la Fuerza Pública comprometidos en varios de los más de 200 casos de ejecuciones sumarias reportados este año.

19 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

EL SEPULTURERO comenzó a cavar en una tumba del cementerio de Granada, Meta. A su lado, dos mujeres esperaban la exhumación del cuerpo de un hombre que, tres días antes, había enterrado por solicitud de unos soldados de la Brigada Móvil 12 del Ejército. Le dijeron que era un guerrillero dado de baja cuya identidad desconocían.

Las mujeres esperaban ansiosas a que el sepulturero terminara su trabajo. De pronto vieron el cuerpo: "Es él", dijeron al unísono. No era un N.N., tampoco había sido guerrillero y tenía identidad y profesión conocidas. Se llamaba José Fabio Rodríguez Benavides,  23 años, y había pertenecido a la Brigada de Selva 26, del Batallón de Infantería 50, con sede en Leticia, Amazonas. Por cuenta de una lesión en la pierna izquierda acudía todos los meses a la Dirección de Sanidad Militar en Bogotá para recibir tratamiento. Esto fue lo que contaron las dos mujeres, su hermana y su madre Raquel Benavides.

Ya exhumado el cadáver de Rodríguez, su madre llamó a la funeraria y preparó el funeral. Quería que el sacerdote del pueblo oficiara la ceremonia y le diera cristiana sepultura. El joven había sido asesinado el 24 de marzo de este año y su cadáver fue hallado el 27. Según al señora Benavides, el caso de su hijo no es el único en Granada. Conoce varias historias de "desaparecidos" que luego aparecen como guerrilleros muertos sin identificar.

En la zona la gente siente miedo y por eso no denuncia y guarda silencio. Pero ella decidió hablar, quiere que se haga justicia con su hijo y que el Ejército le explique por qué lo mostraron como un guerrillero muerto en combate. "No entiendo por qué lo mataron y luego lo vistieron de guerrillero -dice-. Hasta antes de morir, José estaba convencido de que se recuperaría y volvería a las Fuerzas Militares. Ahora me dan la espalda, no responden por él... Siento impotencia, tenemos miedo".

Los hechos

El joven salió el sábado 24 de marzo a tomarse unas cervezas en La Campiña, uno de los bares del pueblo. Según testigos, allí estuvo tomando hasta tarde en la noche. Luego llegaron unos soldados y poco después salió con ellos. Nadie lo volvió a ver.

Su madre comenzó a buscarlo el domingo porque no había ido a dormir a la casa. Fue al hospital, a la Fiscalía, al DAS... Nadie le dio razón, pero algunos le dijeron que ese fin de semana no se habían registrado muertes en esa población y le pidieron que esperara 72 horas porque solo transcurrido ese tiempo una persona podía reportarse como desaparecida.

La hermana de Rodríguez continuó con la búsqueda el lunes y en la Personería le informaron que lo único extraño en esos días había sido una  balacera en las afueras del pueblo. "El Ejército reportó que solo hubo un guerrillero muerto", le dijeron. Y aunque jamás imaginó que podía ser su hermano, aún así decidió ir al CTI para verificar si, por casualidad, en ese tiroteo no había resultado muerto alguien más. "No", le dijeron y le confirmaron que el único cadáver que habían visto era el de un guerrillero, y le mostraron una foto. "Es mi hermano", gritó la joven.

Ella relata que en la foto su hermano llevaba puestas unas botas y que tenía una pistola, y que los del CTI le pidieron no hacer escándalo. "Mi hermano no es ningún guerrillero, era soldado -asegura-. Prácticamente me sacaron de allí, pero luego pedí ayuda a la Personería y a otra gente para hacer las vueltas para desenterrarlo y verificar si era él". El 29 de marzo José Rodríguez Benavides fue sepultado por su familia.

El crimen fue denunciado ante la Fiscalía 14, pero han pasado casi seis meses y la investigación no avanza. No han podido o no han querido establecer quién o quienes son los responsables de esa ejecución sumaria, de ese falso positivo. Y la Justicia  Penal Militar, que también conoce el caso, tampoco se ha pronunciado.

Nadie, salvo su familia, parece interesado en el caso de José Rodríguez Benavides. Su madre, que ya consiguió abogado, dice que en Granada hasta las mismas autoridades tienen miedo. "Como mamá no me puedo quedar callada, esperé mucho para pedir ayuda y solo quiero la verdad", dice, y agrega que pidió protección para ella y su familia.

Sin pistas

La familia Rodríguez Benavides no se equivoca cuando asegura que el de José no es el único caso de ejecuciones sumarias. Según representantes de las víctimas en la región del Ariari, Meta, hay reportados 54 casos de ejecuciones sumarias a las autoridades, pero no hay pistas de los asesinos.

Sin embargo, algunas familias han encontrado a sus desaparecidos enterrados como guerrilleros dados de baja. Y varios de esos crímenes, entre ellos los de Aurelio Gallego Mancera, Luis Alberto Rubio Chávez y Róbinson Riberos, fueron cometidos en Granada, en marzo, el mismo mes en que fue ejecutado Rodríguez Benavides. 

En otras regiones del país, se han presentado este año casos similares. Hasta la fecha han sido reportados cerca de 200 casos y la Defensoría del Pueblo, que tiene documentados algunos de ellos, cree que hay más que no están registrados.

En la región del Catatumbo, Norte de Santander, sólo en Ocaña las autoridades investigan varios casos, entre ellos el de un joven con retardo mental que un día desapareció y al día siguiente apareció muerto, vestido como guerrillero y con una granada en la mano.

Estos casos preocupan incluso al Gobierno de Estados Unidos que en junio pasado pidió a la Procuraduría un informe detallado de las investigaciones que adelantan las autoridades sobre ejecuciones sumarias o extrajudiciales entre enero de 2002 y junio de 2007, y de las cuales son señalados como presuntos responsables miembros de la Fuerza Pública. El año pasado, el Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, reportó 274 ejecuciones sumarias.

Por lo pronto, hay 54 casos en distintas etapas procesales. Ojalá no queden en la impunidad como hasta ahora ha quedado el crimen de José Rodríguez Benavides, cuya madre asegura que fue asesinado por soldados que luego lo presentaron como un guerrillero dado de baja. Una situación que no es nueva, que viene de años atrás.
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.