De falsedad en documento y abuso de poder acusa Procuraduría al Director de Invías

De falsedad en documento y abuso de poder acusa Procuraduría al Director de Invías

Daniel García Arizabaleta, según el Ministerio Público, utilizó sus cargos en Coldeportes y el Viceministerio de Transporte para modificar reglamentos en provecho propio.

18 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

El organismo le formuló a principios de septiembre once acusaciones por supuestas irregularidades cometidas en los sucesivos cargos públicos que ha ocupado desde el 2002.

Desde ese año, García ha sido asesor de la Presidencia, Director de Coldeportes, Viceministro de Transporte y Director del Invías.

Según denuncias anónimas y de ex empleados que estuvieron bajo su mando, García se habría posesionado con documentación falsa y habría pasado por alto, con conocimiento de causa, los requisitos exigidos para ocupar los puestos.

El primer cargo contra García se refiere a un documento que entregó para probar su experiencia laboral y que, según la Procuraduría, tiene datos no verídicos. Además, no tenía tarjeta profesional -un requisito indispensable- en el momento en el que fue designado como asesor de la Presidencia.

"Se evidencia la intención manifiesta de dar la apariencia de verdad que no tenía el documento y acreditar hechos que nunca ocurrieron", dice la Procuraduría. Para la entidad, este cargo prescribió, pues han pasado 5 años desde su ocurrencia.

En relación con el segundo cargo, el organismo asegura que ejerció funciones de asesor sin cumplir los requisitos, toda vez que presentó el mismo documento. La Procuraduría determinó que García no trabajó como empleado de una firma de su familia, como dice el papel.

En tercer lugar, habría incurrido en incompatibilidad porque asumió la Dirección de Coldeportes aún ejerciendo como asesor presidencial.

El cuarto reparo que hace la Procuraduría es que García se posesionó en esta última entidad sin tener los requisitos. El reparo es que él es arquitecto y esta profesión no figuraba dentro de las posibles para la Dirección.

En quinto lugar, dice la investigación, García Arizabaleta nunca acreditó la experiencia profesional requerida para ese cargo, a pesar de que estuvo en Coldeportes hasta agosto del 2006.

Una sexta irregularidad, dice el Ministerio Público, es que García habría usado su cargo en Coldeportes en beneficio propio, al modificar los requisitos para llegar a Director: bajo las nuevas reglas, un profesional en cualquier disciplina académica, incluida la arquitectura, que era la suya, podía dirigir Coldeportes.

"En este caso, el señor García ya ejercía como director de Coldeportes (...) Para mantener tal vinculación (...) hizo uso de la potestad que tenía para modificar o adicionar el manual de requisitos y funciones del Instituto (...) en clara desviación del poder", dice la Procuraduría.

Los cargos séptimo y octavo se relacionan con haberse posesionado y ejercido como director (e) del Invías sin los requisitos de ley. En ese momento, García estaba en el Viceministerio de Transporte.

Entre los requisitos estaba tener un título profesional en ingeniería civil, de transporte y vías, administración de empresas o pública, derecho o economía, que García Arizabaleta no posee.

La Procuraduría sostiene que, haciendo las veces de director encargado del Invías y sabiendo que no cumplía con los requisitos legales, modificó el manual de requisitos para ese cargo público e incluyó la arquitectura, como lo hizo en Coldeportes, como una de las profesiones válidas para ocuparlo.

La décima irregularidad que habría cometido García fue posesionarse como director en propiedad del Invías.

Una vez más, el cargo está relacionado con la experiencia laboral en la firma de propiedad de su familia que, según la Procuraduría, no tenía. Además, estaba inhabilitado para ejercer la arquitectura, pues carecía de tarjeta profesional. La Procuraduría dice que hay indicios de irregularidades, como usurpación de funciones públicas e indebida ejecución presupuestal en Invías, que trasladó a la
Fiscalía.

EL TIEMPO intentó hablar con García, pero en su oficina informaron que estaba fuera del país y que no era posible establecer contacto con él.

"No hay mérito para este trámite. Trabajé con mi padre antes de graduarme y otros dos años en la firma familiar", dijo ante la Procuraduría General.

García, un consentido del Gobierno en el Invías

Tras la polémica salida de Mauricio Ramírez Koppel de la dirección de Invías, el presidente Álvaro Uribe designó a un hombre de su entera confianza en ese cargo: el entonces viceministro de Transporte Andrés García Arizabaleta, quien antes había cumplido una sobresaliente labor como director de Coldeportes.

Pisó callos. En Invías, García sacó a varios funcionarios cercanos a Ramírez Koppel, el anterior director, quien se fue en medio de denuncias por supuestas irregularidades en contratos.

Funcionario promesa. Este arquitecto vallecaucano tenía como tarea cambiar la imagen del Invías y sacar adelante el proyecto más ambicioso de infraestructura, el Plan Vial 2.500. García sancionó a los incumplidos.

Bajo lupa.
Este año, su brillante carrera empezó a ser cuestionada, primero por una serie de anónimos y ahora por una investigación formal de la Procuraduría General.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.