'La decisión editorial la tomarán los colombianos', dice Presidente de Grupo Planeta sobre EL TIEMPO

'La decisión editorial la tomarán los colombianos', dice Presidente de Grupo Planeta sobre EL TIEMPO

José Manuel Lara Bosh explicó los propósitos del acuerdo que le permitió al sexto grupo editorial del mundo convertirse en dueño del 55 por ciento de la Casa Editorial.

17 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

De Lara Bosh no aparece ningún registro en Wikipedia. El dato, que puede sonar frívolo, retrata la personalidad de este hombre. Lara Bosh es un catalán de 60 años al que le gusta más trabajar que figurar.

Lara llegó el jueves a Bogotá y ayer firmó con Luis Fernando Santos, presidente de la CEET, la transacción que marca un nuevo capítulo en la historia de los medios en el país.

¿Por qué Planeta compra el 55 por ciento de EL TIEMPO?

Hace siete años, Planeta pasa de ser únicamente un grupo editorial, de libros, a querer ser un grupo de comunicación. En el 2003 tomamos la mayoría de La Razón, el control de Antena 3, Onda Radio, después lanzamos el periódico gratuito ADN, y hace poco decidimos que como lo hicimos hace 40 años en libros, que fue venir a los países latinoamericanos, teníamos que hacerlo en medios. Y cuando conocimos que EL TIEMPO estaba dispuesto a admitir nuevos socios nos pareció que era entrar en limusina en vez de entrar con mochila y andando. Curiosamente el primer país fuera de España en que entró Planeta con libros fue Colombia en 1966.

¿En la estrategia de Planeta qué significa esta compra?

Tiene un significado enorme. Una de las cosas que nos convenció de licitar es que supimos que no era una operación pura y dura de venta, sino de expansión multimedia que EL TIEMPO ya ha iniciado. Además porque creemos que Colombia debe ser nuestra base para una zona grande de América Latina. Nosotros venimos aquí no solo para comprar un medio rentable y hacerlo más rentable, si podemos, sino para iniciar nuevos proyectos.

¿Cómo será esa expansión: comprando medios o creándolos?

Dependerá de las oportunidades. Donde se pueda comprar medios que tengan prestigio y una marca importante en su mercado, el camino será por adquisición.

Antes de que se hiciera el negocio, la embajadora en España, Noemí Sanín, decía que era una lástima que el único diario de circulación nacional quedara en manos extranjeras. ¿Qué opina?

Yo estoy de acuerdo con ella. La nacionalidad o la extranjería de un medio de comunicación no la da únicamente -ni siquiera influye demasiado- la composición de capital: depende es de quién decide y dónde decide. Y en medios, quién decide y dónde decide los contenidos del medio. Quién decide, dónde decide y en qué bancos se maneja la tesorería... eso no cambia la nacionalidad. En la parte de libros de Planeta, las decisiones las toman editores locales en cada país. No tomamos ni una decisión de lo que se edita en Colombia en Barcelona. Mientras nosotros seamos el accionista de referencia las decisiones editoriales las tomarán colombianos en Colombia.

Se ha dicho que no van a introducir cambios en la empresa, pero hay quienes piensan que nadie compra el 55 por ciento para dejar que otros manejen el negocio...

Nosotros entendemos muy claramente la cultura societaria. Si tienes un 51 y lo tienes que imponer, la sociedad está muerta. No puedes tener un socio del 45 o del 49 imponiéndole las decisiones.
Eso no funciona. Hay dos terrenos muy distintos: uno son los contenidos y otro, la gestión de la empresa. Para dar garantías absolutas de que en el contenido no queremos imponer líneas ni cosas raras, en nuestra oferta hemos establecido una junta de fundadores que ha de garantizar el cumplimiento de la línea editorial y que es perceptiva su decisión a la hora de discutir o nombrar un nuevo director, por ejemplo. Hay tres designados por nosotros, tres por los accionistas colombianos y tres elegidos por nosotros de una lista de seis que nos propongan los colombianos. Realmente quien tiene mejor posición son los colombianos.

EL TIEMPO ha tenido una tradición de empresa familiar y Planeta también...

En nuestro caso hemos evolucionado, como ha evolucionado el concepto de empresa familiar. Ya no puede ser lo que era hace 20 o 30 años. Los accionistas (de EL TIEMPO) están en ese proceso. Si revisa el cuadro de directivos de la Casa Editorial había muchos más Santos -14 ó 15 Santos-, hace 10 años; hoy hay 4 ó 5. Puedo asegurarle que ser miembro de la familia no va a ser ningún inconveniente, pero tampoco ninguna ventaja. Pero eso no vamos a tener que imponerlo, por lo que hemos hablado con ellos.
Hay Santos muy capaces que lo están haciendo muy bien. Tampoco por ser Santos vamos a matarlos. En nuestro grupo son 14.000 empleados, solo tres son de la familia. Y no son el 1, el 2 y el 3.

Otro comentario que se ha hecho por la llegada de Planeta es que el grupo ha sido asociado con ideas de derecha, tal vez porque su padre se declaró partidario del Partido Popular.

Es lógico que pase eso. Como grupo tenemos una tesis muy clara: la partidocracia no ha de existir nunca en medios y la ideología sí, pero no tiene porqué ser de la empresa sino de cada medio. Hoy en España tenemos un diario de derechas, controlador, monárquico, católico, en Madrid, que se llama La Razón. Y un diario nacionalista, independista, catalán, de izquierdas, republicano, en Barcelona, que se llama Avui. Porque los medios, ideológicamente, solo tienen la obligación de ser fieles a su historia y a sus lectores, a nadie más. Una empresa de medios tiene que poder decir, no engañando a nadie, esto es un diario para gentes de derecha, este para gente de izquierdas....

¿Y usted cómo cree que tendría que decir EL TIEMPO?

Lo que vamos a hacer muy pronto es preguntarles a los dueños de la ideología de EL TIEMPO qué es EL TIEMPO y lo vamos a preguntar con una encuesta a los suscriptores: son ellos los dueños. EL TIEMPO ha sido un diario que ha intentado, yo creo que con bastante fortuna, cumplir los principios fundamentales de los medios. Es un medio transparente, objetivo, no de partido, respetuoso con las ideas, muy poco respetuoso con los antis, con los terrorismos y las demagogias, lo que todos desearíamos que fuera cualquier medio. Queremos profundizar en esta línea; una línea de rigor, de trasparencia informativa, de no entrega a ningún gobierno, a ningún partido, a ningún político; de crítica respetuosa, y solo ser muy beligerante contra los que no respeten esto, contra los no demócratas, contra los que usen la violencia.

¿Cómo va a sentir EL TIEMPO la llegada de Planeta?

He estado reunido con los directivos tanto administrativos como periodísticos y lo único que les vamos a exigir son dos cosas: una entrega absoluta a EL TIEMPO, que es nuestro proyecto común, y ambición; ambición de ser mejores y más grandes.

Nosotros hemos pedido y vamos a poner personas en los órganos de la empresa para estar muy informados de lo que pasa. Vamos a dejar las cosas ejecutivas en manos de gente colombiana que está en la empresa. Va a haber un vicepresidente que es nuestro, va a haber un hombre de auditoria que es nuestro, para saber exactamente que es lo que pasa, no solo en números... sentir lo que pasa. Mientras que esto siga así que sigan los que están. Si no, vamos a buscar cambios, pero en Colombia. No va a haber un desembarco. La única persona que estará de base en EL TIEMPO es un señor que lleva 12 años en Colombia y que tiene nacionalidad colombiana que es Francisco Solé. Y punto.

Planeta también va a estar en la licitación del tercer canal ¿qué ve más estratégico: la televisión o la prensa? ¿Cómo ve el futuro de los diarios?

Hay una cosa en la que coincidimos con el actual equipo de EL TIEMPO, que es la convergencia en multimedia. Es muy difícil hacerla y no sabemos cómo hacerla. Todos están probando fórmulas. No sabemos cuál es la buena y a lo mejor tenemos que ir al método de prueba y error.

Desde el punto de vista empresarial no veo futuro si no es en convergencia en multimedia. Desde el punto de vista económico se necesitan grupos más potentes económicamente para ser más independientes de los poderes políticos. Desde el punto de vista comercial necesitas tener un grupo multimedia para poder hacer ofertas a los grandes anunciantes. Desde el punto de vista informativo es evidente que si puedes poner recursos de varios medios a crear una fuente de información tienes una fuente mucho más potente y después el tratamiento interno de la información lo hacen los especialistas de cada medio. Tener un corresponsal en Nueva York para un diario o para una radio o para una televisión es muy gravoso; para un grupo multimedia es absolutamente soportable. EL TIEMPO tiene un concepto multimedia, de integración de redacción. No sé si el proyecto de aquí es el bueno o no, y probablemente en distintos sitios probaremos distintos proyectos.

Planeta ha llegado a ser el sexto grupo editorial del mundo...

Según rankings privados...

¿Qué porcentaje del grupo es libros y qué porcentaje medios?

Hay un medio que desequilibra por los volúmenes que maneja, que es una televisión abierta en España. La facturación publicitaria de Antena 3 en España es superior a toda la inversión publicitaria en Colombia en todos los medios, eso pesa muchísimo. Y eso ha llevado a que hoy la facturación del grupo este equilibrada entre libros y medios. Nos ha ido francamente bien, estamos en los primeros puestos en prensa, radio, televisión, en siete años.

¿Cuál es la clave para llegar a ser la sexta en el mundo?

Tres cosas: querer, saber y poder. Primero se debe querer, no es ninguna tontería. Es tener la ambición y pensar que lo más pronto que puedas tienes que ser alguien. No todo el mundo quiere. Querer no es decir yo quiero, no basta. Tienes que sacrificar muchas cosas, demostrar que quieres y este es un gran deber que tienen los accionistas: demostrar que quieren, poner los medios, dar las utilidades y el apoyo. Lo segundo es saber y eso consiste en crear los mejores equipos de profesionales. El talento es la base en todos los negocios, pero en un negocio de la cultura como el nuestro es básico. Nosotros somos unos grandes fanáticos en invertir en talento. Otro es poder, que es saber unir el querer del accionista con el saber del equipo humano.

¿De qué manera se va a trasladar esa cultura del grupo Planeta a EL TIEMPO?

Yo no admito más comparación que con el entorno, porque no se puede comparar España con Estados Unidos. No podemos opinar desde la visión europea frívolamente. No recuerdo ningún debate en Europa sobre la no reelección. ¿Podemos creernos nosotros que somos más listos que ustedes? ¿O suponer que ustedes son más listos que nosotros? Cada uno tiene que ver cómo funciona y saber respetar. Me considero un extranjero que quiero mucho a Colombia, he estado aquí unas 40 veces, desde 1969, no me atrevo a opinar que es Colombia. El colombiano más tonto que yo, sabe qué es Colombia mejor. Entonces lo que tengo que debatir con los colombianos son mis modelos teóricos frente a sus modelos prácticos ligados al territorio. En libros, hoy tenemos un catálogo común en todos los países que no llega al 30 por ciento, el otro 70 por ciento es propio de cada país. La cultura -y la información es la base de la cultura- es algo tan íntimo del ser humano y es muy próximo a su realidad geográfica y cultural. Es mucho más fácil influir en la ropa, en la moda, que es una parte externa, pero en la opinión, en la cultura, es imposible.

Planeta ha tenido una filosofía de cierta manera ligada a lo que será la Multimedia: que la audiencia importa más que todo. No lo que los medios quieran decir sino...

Los grandes editores históricos eran señores que estaban en un despacho de sabiduría rodeados de originales pilas de libros que iban leyendo parsimoniosamente y recibían un señor que decía 'yo he escrito esto'. Él lo miraba y decía: esto está muy bien, esto le interesará a la gente y lo publicaban. Hoy el editor es aquel que va a preguntarle a la gente qué quiere leer, qué es lo que le interesa y después busca al especialista serio que lo haga. En el marketing actual, el editor que se queda en su despacho esperando que vengan a ofrecerle las ideas separadas del mundo real, pues puede vivir en un nicho pero siempre será un nicho.

¿Quiénes son sus consejeros en Colombia?

De los tres miembros que hemos propuesto para la junta de fundadores el único que no es colombiano es el señor Solé, que ya es colombiano. Y los otros no serán los nombres que van por ahí.

¿Cómo ve a Colombia?

Soy enormemente optimista con este país que ha dado en los últimos años un paso gigante en algo fundamental, que ustedes a lo mejor no valoran tanto, que es la imagen de este país en el mundo. Yo voy a decir algo que tal vez molesta, pero hace diez años la imagen de Colombia en España era un desastre. La migración colombiana era para los peores puestos de trabajo, había casi una identificación entre delincuente y colombianos.

¿Para dónde va el grupo Planeta?

Queremos en los próximos años ser en el mundo de los medios lo mismo que en el mundo de los libros: que contemos en el concierto mundial, basados en el español y el portugués.

¿Cree que la victoria de Planeta sobre Prisa en la compra de EL TIEMPO es un punto más en ese cometido?

Yo no me lo planteo como una victoria contra Prisa. No he jugado nunca ningún partido contra Prisa, primero porque juegan muy bien y me pueden ganar y yo no sé perder ni en los entrenos. A mi gente nunca les pido ni les admito comparaciones con los demás. Les exijo que se comparen con ellos mismo el año anterior. Si cada año eres mejor, al final serás el primero, seguro.

Su padre dijo alguna vez que un negocio que no permita levantarse a las 11 de la mañana no es negocio ni es nada, pero parece que usted, por lo menos en el ritmo de trabajo que ha tenido desde el jueves en Bogotá, no está siguiendo al pie de la letra ese consejo...

El cumplía en lo que podemos llamar el aspecto físico de la frase: mi padre jamás fue al despacho antes de las 11 de la mañana. Pero lo que no decía es que no dormía pensando en su negocio. A lo mejor me equivoco, pero yo creo que no está el negocio al servicio de yo vivir mejor, sino que yo estoy al servicio de que el negocio vaya mejor. Me divierto mucho haciendo libros, haciendo televisión. Me divierto trabajando.

Quiénes firmaron el negocio

Grupo Planeta


Primer grupo de comunicación español de capital integramente familiar, productor de contenidos culturales, informativos, formativos y de entretenimiento.

Fundado en 1949, 100 empresas y más de 6.500 trabajadores en todo el mundo

Presencia editorial: más de 40 sellos editoriales, y 5.000 autores

Prensa escrita: accionista mayoritario de La Razón, diario nacional en España; socio mayoritario de ADN, periódico gratuito con más de 1,3 millones de ejemplares; socio de Avui, editado en catalán.

Audiovisual, socio y gestiona el Grupo Antena 3 que incluye la cadena de TV en abierto Antena 3 TV, la cadena de radio Onda Cero y Europa FM, entre otros.

Casa Editorial EL TIEMPO


La CEET se concentra en medios impresos, TV, empresas editoriales, Internet y comercialización de publicidad en varios países de Latinoamérica.

Publicaciones impresas: diarios EL TIEMPO, Portafolio y Hoy; bisemanarios 7 Días de Tolima, Llano y Boyacá; revistas Cambio, Don Juan, Aló, Enter y Credencial; Publicaciones insertas que circulan con EL TIEMPO: Carrusel, Eskape, Motor, Lecturas de Fin de Semana y Habitar.

TV e Internet: City TV, tercer canal del país en audiencia; el 50 por ciento de los internautas del país visitan los portales de Internet de la CEET, por medio de eltiempo.com.

Inversiones en Círculo de Lectores, Intermedio Editores y en Printer Colombiana.

Luz María Sierra
Jefa de Redacción

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.