Una guatemalteca y un noruego buscan curules en dos ciudades del Eje Cafetero

Una guatemalteca y un noruego buscan curules en dos ciudades del Eje Cafetero

Inés Espejo Arbeláez, de 24 años, aspira al Concejo de Manizales, y Kim Juan Bodker Henao, de 26, al de Pereira. Ella quiere volver algún día a su tierra, a él no le interesa.

17 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

El nacimiento de Inés, aspirante por el Partido Conservador, sorprendió a sus padres colombianos en enero de 1982 en Guatemala.

Por motivos laborales, Jorge Arturo Espejo Rivas, su papá, había sido trasladado desde Bogotá a Centroamérica.

Aunque tuvo durante ocho años a una indígena maya como niñera (se llama 'Choncon o soy', que significa 'la niña de la aldea de durazno'), la joven política desciende de una familia cafetera tradicional de Caldas.

Además, sus raíces la vinculan con la más rancia estirpe política de Manizales, entre quienes está el 'patriarca' Aquilino Villegas.

Inés recuerda que en su infancia cada 31 de octubre se disfrazaba con el 'uitil', atuendo de las indígenas guatemaltecas, con cinturón hecho a mano y acompañado de collares de plata y corales. Esta estudiante de octavo semestre de economía empresarial de la Universidad Autónoma tiene como prioridades de su campaña la educación y la seguridad.

Vive en Manizales hace 14 años y aunque hace 23 no visita su país de origen, dice que "Guatemala es una magia familiar" que conserva. "Amo mucho ese país y su cultura. Espero volver un día", agrega.

'Soy colombiano, gracias a Dios', dice Kim Juan Bodker

Aunque su piel blanca, sus ojos claros y su estatura revelan fácilmente que se trata del descendiente de un vikingo, al escucharlo hablar, el acento de Bodker Henao es tan paisa que no cabe duda de que es colombiano.

Quiere llegar al Concejo de Pereira porque está preocupado por el empleo para los jóvenes. Y, es que desde que era adolescente, está metido en el trabajo comunitario, desde la Junta de Acción Comunal del barrio Belmonte, donde vive.

Su origen noruego y su vida en Risaralda se explican porque su mamá, Teresa Henao, nacida en Santa Rosa de Cabal, buscó hace casi 30 años seguir los pasos de su hermana mayor, quien se había ido a trabajar a Suecia pocos años antes.

Su aventura, que duró ocho años en la península escandinava, le alcanzó para conocer al marino Sture Bodker, de quien se enamoró y quien le dejó un hijo que ella trajo a Colombia hace dos décadas.

Este estudiante de ingeniería ambiental de la Universidad Libre de Pereira, próximo a graduarse, también es profesor de voleibol y artesano. De hecho, su familia vende collares y manillas.

MANIZALES Y PEREIRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.