Nueve submarinos de la mafia han sido descubiertos en un año, cuatro en aguas internacionales

Nueve submarinos de la mafia han sido descubiertos en un año, cuatro en aguas internacionales

Los organismos de inteligencia señalan que se usan más en el Pacífico, pues las zonas selváticas facilitan el camuflaje de esos sumergibles.

16 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

El más reciente hallazgo de una de esas naves ocurrió en medio del desierto guajiro, entre ramas de trupillo, un arbusto típico de esa región, el pasado 9 de agosto.

Los militares descubrieron una mole azul casi lista para zarpar por el Caribe con 10 toneladas de droga en la barriga. Este gigante de 16,8 metros de largo, 3,5 de ancho y 46,6 toneladas de peso, ha sido uno de los más grandes submarinos incautados a la mafia en los últimos años y es el más grande encontrado en el Caribe colombiano.

En el Pacífico, en cambio, narcos del norte del Valle tienen un 'matrimonio' con las Farc para cuidar los astilleros piratas, donde grupos de 10 y 15 personas trabajan hasta cinco meses seguidos en cada nave, sin salir de la zona para que no haya fuga de información.

Allí es donde más se está moviendo el negocio de los semisumergibles. Hace una década lo más común era utilizar buques pesqueros para llevar los narcóticos a México y Centro América. Poco después pusieron los ojos en las lanchas rápidas (go fast) que pueden hacen rutas de centenares de millas.

"Con el paso del tiempo, los narcotraficantes cambian las modalidades de tráfico. Desde hace cinco años comenzaron a aparecer los submarinos", explica el capitán Juan Carlos Molano, comandante del Cuerpo de Guardacostas del Pacífico.

En el caso del gigante descubierto de La Guajira, ingenieros y obreros pagados por la mafia construyeron la nave con fibra de vidrio y le pusieron dos motores -utilizados comúnmente para buques pesqueros- que cuestan 1.600 millones de pesos en el comercio.

Además estaban listas las instalaciones para un GPS e instrumentos básicos de navegación y de comunicación. Los planos del semisumergible guajiro se encontraron en un caserío cercano, región que, durante la construcción, estaba vedada para los pobladores de la zona.

Gigantes invisibles

Pero, ¿por qué los narcos le apuestan a estos aparatos? La respuesta es que son difíciles de detectar por los radares y desde el aire.

Estas embarcaciones navegan casi al nivel del agua y, como el caso de la hallada en La Guajira, sobresalen del agua solo la escotilla y unos tubos de escape, artefactos que miden medio metro.

"Son muy pequeños para ser detectados por el radar o desde un avión", explica el almirante Gabriel García, comandante de la Fuerza Naval del Caribe.

Otra de las ventajas para los ilegales es que, a diferencia de las lanchas go fast, estos no dejan ninguna estela, por lo que su paso se hace casi invisible por el mar.

En los últimos años ha habido importantes incautaciones, como el caso descubierto en el 2000 en la vía Bogotá-Facatativá, que tuvo apoyo de la mafia rusa, medía 36 metros de largo, y que podría cargar, según dijo la Policía de ese entonces, unas 150 toneladas de droga.

En capacidad y tecnología, los submarinos de nueva generación están lejos de los primeros de que se tiene noticia. Como el descubierto por el DAS hace ya 13 años en una bodega de Barranquilla. Tan solo podía cargar dos toneladas de droga y viajaba desde San Andrés hacia Centroamérica.

Y cada vez los narcos mejoran la tecnología. En el último año cayó uno que podía mantenerse a dos metros por debajo del agua, con sistemas de ventilación y sofisticados aparatos de comunicación.

Parte de la flotilla incautada

  • 31 de abril del 2007: En las selvas de Salahonda (Nariño), los narcos estaban a punto de terminar un semisumergible de 14 metros de largo y 3 de ancho y capacidad para 10 toneladas.
  • 16 de diciembre del 2006: En zona del río Yurumanguí. De 6,8 metros de largo y 1,2 de ancho. Tenía 7 aletas estabilizadoras fijas, con sistema de presión con aire y capacidad para 3 toneladas.
  • 18 de julio del 2007: Cayó en el Pacífico. Con 16 metros de largo, 2,20 metros de ancho y una velocidad de 14,4 kilómetros por hora. Podía llegar a las costas de E.U. con una carga de 6 toneladas de droga.

Redacción Justicia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.