Murió Rosa Vásquez de Escobar, la gestora de la Fundación Los Pisingos

Murió Rosa Vásquez de Escobar, la gestora de la Fundación Los Pisingos

En la madrugada de ayer, a los 82 años, falleció de un infarto quien dedicó su vida a la protección de los niños.

14 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Esta entidad nació en 1968 por iniciativa de un grupo de parejas, en las que los señores practicaban la cacería de patos pisingos, que se unieron con la idea de dedicarse a una labor social.

En su primer esfuerzo organizaron una casa de protección con 21 niñas de escasos recursos que por disolución de la familia, orfandad o carencias necesitaban ayuda integral.

Desde el principio el motor de esta causa fue Rosa Vásquez de Escobar, con el apoyo de su esposo Darío Escobar. Ella dedicó su vida a buscar familias para los niños y a apoyar el derecho a la vida, pues era una convencida de que había otra forma de concebir una familia: la adopción. Ella misma adoptó a su único hijo, Darío Escobar.

Aunque la vida a veces le puso pruebas difíciles, como hace 10 años cuando durante un atraco en su casa asesinaron a su esposo, siempre fue una luchadora y hasta el final se preocupó por los demás.

"Tenía el don de escuchar y dar sabios consejos. Semanalmente se escribía con sus niños y sus familias alrededor del mundo y se acordaba de cada una de las entregas que había hecho", recuerda Carlos Marulanda Echavarría, director ejecutivo de la fundación.

Precisamente Marulanda queda ahora al frente de Los Pisingos, una entidad privada sin ánimo de lucro, dedicada a trabajar en la prevención de embarazos no planeados, del aborto y del abandono de niños, mediante la promoción de la adopción, el apoyo, la capacitación a la mujer embarazada y a la mujer cabeza de familia.

"La fundación fue su vida y hasta el último momento estuvo activa -agrega Marulanda. Una de sus últimas preocupaciones fue sobre la Ley de Infancia y como esta podía afectar a sus niños".

En casi 40 años de trabajo entregó 4.600 niños, que viven hoy alrededor del mundo y dejó un legado de amor por quienes pensaban en un plan de adopción para sus hijos.

Su velación se realiza en la Funeraria Gaviria del norte, y su exequias serán hoy a las 11 a.m., en la capilla del Gimnasio Moderno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.