Plan para asesinarlo denuncia testigo del asesinato del alcalde de El Roble (Sucre)

Plan para asesinarlo denuncia testigo del asesinato del alcalde de El Roble (Sucre)

Se trata de Juan Pablo Viloria, conocido como 'Barriga de Lobo', quien está recluido en la cárcel La Vega.

14 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

La desaparición y posterior homicidio del ex alcalde de El Roble, Eudaldo León Díaz Salgado, ocurrió el 5 de abril del 2003, dos meses después de que le dijo al presidente Álvaro Uribe que la clase política de Sucre y los 'paras' lo iban a matar.

A pesar de su denuncia, según la cual el atentado sería en la hora en que los reclusos toman el sol, el director del penal, mayor Fabio Martínez Vásquez, lo desmintió.

"Fue la semana pasada y se descubrió por el Inpec, que tuvo información sobre esto. Había una pistola en el patio", dijo Viloria, quien purga una pena por concierto para delinquir.

Viloria les dijo a las autoridades quiénes iban con el Alcalde cuando se dirigió a la finca donde fue asesinado y entregó información que llevó a la captura de los desmovilizados alias 'El Chino' Anaya y Luis Miguel Berrocal, alias 'Cocha', presuntos autores materiales.

Viloria aseguró que quienes lo quieren matar son Oswaldo Ochoa y Róger Díaz, abogados de los ex paramilitares. "Quieren atentar contra mí porque los denuncié a ellos, a los políticos de Sucre y a los paramilitares. Ahora me pusieron una demanda por injuria y calumnia. Pero lo que digo es la verdad", aseguró.

Pero Oswaldo Ochoa, quien ya renunció a defender a estos desmovilizados, negó tener participación en el supuesto complot contra Viloria. "Es un montaje orquestado por la familia del alcalde Eudaldo Díaz", dijo.

Róger Díaz, también señalado por el testigo, se amparó en la versión del Inpec que negó el supuesto atentado. "Este señor lo que trata es de dañarnos la imagen por las acusaciones que hay en su contra", aseguró.

Fabio Martínez, director de la cárcel, insistió en que Viloria tiene una celda aislada.

"Es falso que haya habido incautación de un arma dentro del penal y, además, no existen reportes ni escritos ni verbales de intento de homicidio", aseguró.

Pero, para evitar cualquier riesgo, ahora el testigo recibe su hora de sol en un lugar alejado de los patios y cuando los demás internos están encerrados en sus celdas. Permanece vigilado por 4 ó 5 dragoneantes, así como de otro funcionario del Inpec, el único que se le puede acercar.

"Éste último es el que le lleva los alimentos, los prueba y le hace vueltas de papeles a fin de que él tenga el menor contacto con el exterior del calabozo", precisó Martínez.

Luz Victoria Martínez
Especial para EL TIEMPO
Sincelejo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.