Mala administración denuncian trabajadores de Clínica Manuel Elkin Patarroyo de Ibagué

Mala administración denuncian trabajadores de Clínica Manuel Elkin Patarroyo de Ibagué

Hace tres meses no pagan salarios a los empleados y las renuncias van en aumento. Los directivos de Salud Solidaria defienden el proceso.

13 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Uno de los médicos que renunció, quien pidió la reserva de su nombre, no soportó el maltrato al que, según él, han sometido las nuevas directivas del centro asistencial al personal médico, de enfermería y administrativo.

"Prefiero quedarme sin trabajo en la ciudad con más alto índice de desempleo del país, que seguir siendo humillado y explotado", dice el médico.

Así como él, otros 27 profesionales de la medicina, instrumentadores y personal administrativo de la Clínica Manuel Elkin Patarroyo, han renunciado en el último mes desde que el centro asistencial fue intervenido por Caprecom el 27 de julio, en cumplimiento de lineamientos del Ministerio de Protección Social. En la lista de dimisiones hay un urólogo, un ortopedista, siete médicos generales, una oftalmóloga, tres odontólogos, una bacterióloga, seis auxiliares de enfermería, tres terapéutas, una instrumentadora, tres de la central de esterilización y un conductor de ambulancia.

Y desde ya, se advierte que la próxima semana lo harán tres oftalmólogos, dos internistas y tres de la unidad de cuidados intensivos, así como los anestesiólogos.

"Nos bajaron los ingresos y nos aumentaron el trabajo. Ahora un médico general debe atender a cuatro pacientes en una hora, antes eran tres. Esto es un abuso contra el paciente y una falta de ética profesional", dice el médico Álvarez.

La intervención de la Clínica Manuel Elkin Patarroyo atraviesa por una serie de tropiezos que no solo ha originado la renuncia de galenos y enfermeras. En el interior del centro asistencial también se escuchan a gritos las voces de inconformismo porque más de 300 trabajadores no ven un peso de salario desde el 15 de junio.

Todos los empleados que antes estaban cobijados por las cooperativas Alianza Solidaria, Concertep y Surgimos ahora aparecen afiliados a Salud Solidaria.

Marcela* una de las funcionarias del área de facturación asegura que hay excesiva presión sicológica hacia los trabajadores sobre posibles despidos si no cumplen con lo que les exigen y que la moral y el ánimo están por el piso.

"Nos prometieron que con la intervención las cosas iban a mejorar, pero hace dos meses y medio que no me pagan y me siento acosada", afirma la mujer.

"A pesar de ser una intervención para mejorar la atención y los servicios a los usuarios, en realidad se produjo para apropiarse de un negocio desde el punto de vista comercial que en el 2006 produjo más de 3 mil 500 millones de pesos en ganancias", asegura Pedro Varón, presidente de la CUT, el sindicato aliado de los trabajadores de la salud en el Tolima.

Los afectados también anuncian que a finales de septiembre y hasta el 10 de octubre los trabajadores de la salud van a protestar en el país por el derecho a la vida, una salud digna y contra el cierre de clínicas.

'Queremos optimizar recursos'

Sonia Castro, gerente de Salud Solidaria, afirma que los ajustes realizados buscan mejorar la productividad y la atención a los usuarios. "Queremos optimizar los recursos y esto le molesta a mucha gente", agrega.

Según Castro, había médicos con contratos de 12 horas, que trabajaban solo una hora y al mismo tiempo devengaban en otra parte. "Ahora deben cumplir".

Anuncia que un diagnóstico les permitió determinar que algunos funcionarios no cumplían con los estándares de calidad, razón por la que han sido retirados.

Castro considera que las 28 personas que han renunciado no representan un alto porcentaje en comparación con las 339 que siguen afiliadas y los más de 200 de la planta. Asegura que a los médicos especialistas de contrato les aumentaron el 39 por ciento para estimularlos y a los médicos generales el 21 por ciento. Anuncia que el pago de salario, correspondiente a Salud Solidaria, se haría entre este viernes y el lunes. "Los otros dos (junio y julio) los deben pagar las otras cooperativas", afirma.


 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.