Por 15 minutos, 'cabeza rapada' se salva de 40 años de cárcel por el crimen de un joven en Bogotá

Por 15 minutos, 'cabeza rapada' se salva de 40 años de cárcel por el crimen de un joven en Bogotá

A las 11:45 de la noche del sábado, cuando Javier Alonso hirió de muerte con un puñal al guitarrista de rock Julián Javier Prieto, en el norte de Bogotá, tenía 17 años, es decir, era un menor de edad.

12 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Aunque 15 minutos después, -y mientras huía de la Policía-, se convirtió en un mayor de edad, pues esa medianoche cumplió los 18 años, será juzgado como un menor de edad por homicidio agravado.

Javier, capturado ayer, es uno de los cuatro agresores identificados por las autoridades y señalados por varios testigos de conformar un grupo de 30 jóvenes skinheads -entre los 14 y 20 años- que atacaron a Prieto, frente a una cigarrería de la carrera 11 con calle 79.

Prieto, de 24 años, hacía parte del grupo de hardcore Pitbull, y el sábado en la noche celebraba el éxito que había tenido su banda con un toque en el conocido club social Gótica.

Máximo ocho años de cárcel

Los agentes sorprendieron a Javier Alonso caminando en compañía de un abogado. Algunas fuentes indicaron que tenía la intención de entregarse a las autoridades.

Javier Alonso iba vestido con una cachucha que cubría su cabeza rapada, un pantalón entubado de color café y un buso de lana con capucha, una indumentaria característica de los skinheads.

Este joven estudiante de segundo semestre de diseño industrial, en la Universidad Nacional, llevaba ayer su brazo derecho enyesado, debido a una reciente cirugía, según les contó a los policías.

De 1,70 metros de estatura, piel trigueña, el joven era conocido dentro de la tribu urbana como 'El chigüiro'.

Desde ayer, está en un calabozo a la espera de que un juez le dicte una condena, máxima de 8 años de cárcel, según la nueva Ley de Infancia. El joven irá a un centro de reclusión y resocialización de menores.

Si lo hubieran juzgado como un mayor de edad, la pena habría sido más drástica: entre 25 y 40 años de cárcel. 'El chigüiro' pertenece a una familia de estrato 4 y reside con sus padres y sus dos hermanos (uno mayor y otro menor) en el barrio Iberia, en el noroccidente de Bogotá.

Este joven skin se vinculó al grupo Sharp -una de las ramificaciones de los 'cabezas rapadas' -cuando tan solo tenía 13 años de edad, según la única confesión que le hizo a los agentes de la Policía, en el momento de su detención.

Ayer, sin embargo, otros miembros de los Sharp consultados por EL TIEMPO aseguraron que llevaba menos de un año de pertenecer a ese movimiento.

Según esos testimonios, había ingresado junto con otro "pequeño grupo" de menores de 18 años, que luego resultaron "problemáticos".

Incluso, vecinos del barrio Iberia informaron a la Policía que este menor, junto con otros skin, solían generar desórdenes y escándalos en el sector, en las noches.

La familia se negó a hablar

Por esas actitudes y, sobre todo, "por ser un pelao violento", sus mismos compañeros de tribu se encargaron de delatarlo a él y a los demás 'cabezas rapadas' que utilizaron navajas y bisturís en la noche del sábado, y con las que dejaron heridos a otras cinco personas que acompañaban a Prieto.

"Nosotros nos encargamos de contar quiénes fueron los que agredieron a los metaleros, porque ellos deben responder por sus actos", dijo uno de los integrantes de esta tribu urbana.

Este diario intentó dialogar ayer con el papá de Javier Alonso, pero él se negó.

Por su parte, la Policía anunció que está cerca de capturar a 'El oso' y 'El iguano' y un tercer joven más, todos implicados en el crimen.

¿Quiénes son los miembros del grupo sharp?

El grupo Sharp (Skinheads Against Racist Prejudice), al que pertenece el joven que asesinó al rockero el pasado sábado, surgió en Bogotá hacia 1989, como una división de los Rapados Unidos (RU) que mostraban una marcada tendencia racista y de extrema derecha.

De ahí que los Sharp se identifican por su antiracismo y buscan representar la esencia de los 'cabeza rapada' que nacieron en Inglaterra, de la mezcla entre inmigrantes jamaiquinos y obreros ingleses, informó el consultor de la Secretaría de Gobierno Vladimir Rodríguez.

Los Sharp hoy están integrados en Bogotá por alrededor de 200 personas, con edades entre los 13 y 40 años. Sus integrantes pertenecen a todos los estratos socioeconómicos, desde el 1 hasta el 6. Su pensamiento podría identificarse como de una izquierda moderada.

Se oponen a las tendencias extremas y, dentro del grupo, no tienen unas jerarquías establecidas. En cuanto a la música, escuchan preferentemente ska y el género "oi". Su vestuario representa al 'skin' clásico: cabeza rapada, cachucha o 'casco troyano', bota alta y pantalón entubado.

'Fiscalía definirá si la policía actuó con negligencia'

"Por ahora, no hay elementos de juicio que indiquen que hubo negligencia por parte de la policía luego de que Julián Javier Prieto muriera agredido con arma blanca el pasado sábado en la Zona Rosa. Sin embargo, la investigación aclarará qué tan diligente fue el procedimiento", aseguró ayer el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, coronel Rodolfo Palomino.

Lo hizo para responder versiones iniciales entregadas por algunos testigos del asesinato que daban por hecho que la Policía no había priorizado la atención médica del joven agredido y se había demorado en atender la emergencia.

En un principio las versiones de los testigos fueron respaldadas por la alcaldesa de Chapinero, Angélica Lozano, quien señaló que sí hubo negligencia. Ella adelantó, además, que era posible que destituyeran a los uniformados involucrados en este hecho.

Pese a dicho pronunciamiento, Lozano le pidió excusas ayer al Coronel Palomino y le dijo a EL TIEMPO que su primera apreciación sobre la actuación de la autoridad en el caso fue errada, pues solo tuvo en cuenta algunos de los testimonios.
"Los padres de Julián ya aclararon que la policía sí colaboró", afirmó Lozano.

Según dijo Palomino, una moto de la Policía le abrió campo al vehículo particular que trasladó a Julián a la clínica del Country, mientras que otra patrulla persiguió a los involucrados en el crimen. "Pero la Fiscalía se encargará de determinar si hubo negligencia", precisó el alto oficial.

Redacción Bogotá
bogota@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.