En rosas se basa la nueva exposición del Museo de arte moderno de Bucaramanga

En rosas se basa la nueva exposición del Museo de arte moderno de Bucaramanga

El artista Ricardo Alipio Vargas Mantilla tomó un poema y sus vivencias para plasmarlas en esta obra, donde la flor siempre está presente.

11 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

"Una flor de papel fue lo único que pude dejar en la tumba de Vincent Van Gogh cuando la visité. Tiempo después, ni siquiera una parecida a esa, mucho menos natural, conseguí para dejarla sobre los escombros del 'World Trade Center', tras los atentados contra las torres gemelas... esas vivencias me demostraron cuánto vale una rosa para la vida y para la muerte".

Así explica Vargas Mantilla el nacimiento de la exposición 'Esta rosa fue testigo', que presenta en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga.

Pensando en esas flores, Vargas tomó a Ritornelo, el poema de León de Greiff  y lo uso como referente para la primera parte de su obra. En la primera sala escribió el poema y frente a él dispuso 11 delicados ensambles de rosas, con pedúnculos de 35 centímetros de largo y pétalos en pata, cobre, bronce, cerámica, plastilina, pastillaje y papel.

Las rosas están erguidas en fila sobre una pequeña plataforma que recuerda el diapasón de una guitarra y que guía la mirada al fondo de la sala, donde hay una rosa roja de casi dos metros de altura.

Hasta aquí los vivos colores, pues en la segunda sala se ven rosas, pero marchitas, en siete óleos sobre lienzo que evocan a la rosa de los vientos. "Aquí paso a una rosa abstracta, a conservar su huella", dice Vargas. 

Allí hay dos muros para que los visitantes pinten flores, escriban e intervengan la obra. Después, el artista propone, como cierre de su exposición, un techo monumental de teja de barro, que instaló en el suelo del patio de esculturas del Museo y que yace salpicado por rosas marchitas.

"Pongo el tejado a los pies del público porque techo es lo que muchos no tienen, debido a la violencia. En un techo fue abatido Pablo Escobar, el techo de barro está en nuestra memoria", comenta

En la apertura de la exposición, Vargas Mantilla hizo un 'performance' en el que repartió a más de un centenar de personas puñados de pétalos de rosas para que provocaran una lluvia sobre el tejado: "Pretendía que la gente gozara, que dejara a un lado miedos, preocupaciones, odios y resentimientos y de esta forma quedara un espacio en su corazón para que aflorara el amor, el cariño y la ternura", concluye Vargas.

Un poema fue punto de partida

"Esta rosa fue testigo de ese, que si amor no fue ninguno otro amor sería. Esta rosa fue testigo de cuando te diste mía. El día, ya no lo sé -si lo sé, más no lo digo-. Esta rosa fue testigo"

Es el primer párrafo de 'Ritornelo', escrito por el poeta León de Greiff y que se encuentra escrito en una de las paredes del Museo de Arte Moderno de Bucaramanga. 

La directora del Museo y curadora de la exposición, Lucila González Aranda, explica que Vargas Mantilla usa este poema como referencia para las obras de su primera sala, aunque su influencia se desvanece en la segunda.

Como parte de las actividades, vendedores de rosas del parque Romero, irán el sábado próximo al Museo para hacer allí sus ventas y que los compradores lancen las rosas sobre el tejado. Habrá un concierto de música cumbiambera con la artista Juliana Bernal y la entrada ese día será gratis.

Museo: Calle 37 #26-16. Bucaramanga. Teléfono 645 04 83. 

MANUEL NAVARRO
EDITOR REGIONAL DE ORIENTE
BUCARAMANGA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.