Para robar con mayor facilidad, ahora los delincuentes se trastean a los conjuntos residenciales

Para robar con mayor facilidad, ahora los delincuentes se trastean a los conjuntos residenciales

Esa modalidad de robo de viviendas es la que más auge ha tenido en Bogotá este año, según revela la propia Policía Metropolitana.

08 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

El hurto de residencias golpea más fuerte en la percepción de inseguridad en Bogotá, y hay preocupación porque ese indicador ya muestra este año un crecimiento del 16 por ciento frente al 2006.

Mientras que entre el primero enero y el 30 de agosto del año pasado se denunciaron 2.932 casos, en el mismo período de este año se conocieron 3.426, es decir, 494 casos más. Esas cifras dan un promedio de 14 atracos denunciados todos los días.

El coronel Diego Felipe Gallego, un oficial de la Policía que lidera una campaña contra el delito, explicó que ya identificaron la manera de operar de los integrantes de esas bandas que se camuflan entre los vecinos.

"Por lo general, alquilan los inmuebles directamente por períodos que no exceden los seis meses. Se muestran amables y, además, hemos sabido de casos en que roban y luego salen en sus carros con los objetos hurtados. En las porterías nadie los requisa porque se supone que son residentes", dijo el oficial.

Todos los vehículos, a requisa

Tras cuatro misteriosos robos en igual número de apartamentos este año, la administración de un edificio de la avenida 68, en el Salitre, ya ordenó requisar los vehículos que entran y salen del conjunto, sin importar si son visitantes, propietarios o arrendatarios.

"Hemos notado que estos ladrones hacen una labor de inteligencia previa para saber cuándo queda sola la vivienda. Mi empleada recibió unas llamadas sospechosas, supuestamente de una aseguradora, preguntando si yo me encontraba a esa hora en la casa o no", dice un residente.

En 'jaque' también están los habitantes de Los Tulipanes, una amplia zona de 33 torres de edificios, en plena Ciudadela Colsubsidio, en el noroccidente de la ciudad, donde han atracado diez apartamentos en un año.

Claves para enfrentar el robo

El último asalto ocurrió el pasado 2 de agosto y la víctima, incluso, dice hoy estar "casi seguro" de haber visto a los ladrones en el sector, días después de los hechos.

"En la casa no había nadie y, cuando llegamos, vimos la cerradura destrozada. Para despistar a los vecinos, dejaron en la entrada un trapero y una escoba, para dar a entender que estábamos haciendo aseo. A la semana vi cerca de la portería a un hombre vestido con unas prendas que eran las mías, lo juro...", dice la víctima.

Muy cerca de Los Tulipanes, en el sector de Cortijos, algunos habitantes afirman que "muchos saben quiénes son los ladrones, pero no se atreven a denunciarlos por falta de pruebas e incluso temor de represalias".

"En mi conjunto han robado 17 apartamentos y entre nosotros se volvió muy normal decir que los ladrones están buscando sitios para arrendar", señala un propietario.

Ante esta creciente modalidad de robo, el subsecretario de Seguridad y Convivencia Ciudadana, Andrés Restrepo, asegura que ya se han realizado reuniones con las inmobiliarias. La principal sugerencia que le ha hecho la Alcaldía a esas compañías es que le exijan a los arrendatarios el certificado judicial del DAS.

Y en el caso de los arriendos directos, Restrepo cree que es conveniente que los administradores sepan quién es la persona que está en el inmueble. "La idea es que los visiten, les tomen algunos datos básicos como nombre, cédula y crucen esa información, por ejemplo, con la Policía, en caso de que hayan robos y sospechas", dice Restrepo.

Pero la mayoría de las víctimas denuncia que las administraciones no prestan mucha atención al tema.

Un estudio realizado por el Sistema de Información de Violencia y Delincuencia (Suivd) reveló que el hurto a residencias golpea con más fuerza a Usaquén, Chapinero, Suba, Kennedy, y Engativá.

Este año, los meses más complicados han sido los de enero y junio, que coinciden con los períodos de vacaciones, cuando muchas personas salen de la ciudad y no toman medidas de precaución para salvaguardar sus viviendas.

El caso del conjunto Caléndula

"¡Todos somos sospechosos!", dijo, angustiado, el administrador de la unidad residencial Caléndula, en la calle 143 con carrera 54, tras una imparable cadena de atracos a los apartamentos de ese conjunto del norte de Bogotá.

En tan solo dos meses, los delincuentes lograron desocupar siete viviendas sin que nadie lo notara. Ni siquiera los mismos vigilantes, que no reportaron movimientos extraños en los alrededores durante cada asalto.

Los ladrones violaron las cerraduras y, en la mayoría de los casos, hurtaron joyas, dinero y pequeños electrodomésticos.

"El ladrón vive entre nosotros, se camufla y no se encarta con televisores o neveras. Sale con objetos valiosos y fáciles de transportar. Hoy estamos en la incertidumbre, porque nos han robado la paz y ahora todo opera bajo la ley del silencio: nadie sabe, ni dice nada", escribe una habitante de Caléndula.

  • 27 las bandas desmanteladas en lo corrido de este año por la Policía Metropolitana, dedicadas a robar viviendas.
  • 155 las personas que han sido capturadas este año por integrar bandas dedicadas al hurto de residencias.
  • 1.000 los millones de pesos ( joyas, dinero, electrodomésticos) que ha recuperado la Policía tras los robos a viviendas.

Ojo a algunas recomendaciones

  • Si va a salir de vacaciones deje su casa segura, refuerce cierres de puertas y ventanas, y recomiéndela a personas de confianza.
  • Si cuenta con sistemas electrónicos de vigilancia, actívelos y, en lo posible, informe a la empresa de seguridad que estará fuera de su casa.
  • Instalar una alarma monitorizada es muy efectivo, pero si no puede pagar este servicio, en el mercado hay sistemas de alarma económicos que pueden alertar a sus vecinos en caso de robo.
  • Si contrata servicio doméstico o de vigilancia, establezca su identidad y verifique sus datos y referencias con rigurosidad.
  • Verifique quién golpea antes de abrir, instale ojo mágico en la puerta. Tenga especial atención con los servicios a domicilio.
  • No suministre sus datos personales a quien los solicite con el pretexto de entregar premios millonarias y ofertas. Pueden ser engaños.
  • No confíe el manejo de las llaves de su casa a personas desconocidas.
  • Evite suministrar información de su composición familiar o recursos económicos.
  • Tenga a mano el número del CAI de la Policía más cercano

YESID LANCHEROS
REDACTOR DE EL TIEMPO

* yeslan@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.