No hay pistas de asesinos de Javier Darío Arroyave, colaborador de EL TIEMPO en Cartago (Valle)

No hay pistas de asesinos de Javier Darío Arroyave, colaborador de EL TIEMPO en Cartago (Valle)

El hurto aparece como la primera hipótesis del homicidio. Desaparecieron su computador, celular, grabadora y cámara digital. El comunicador, de 42 años, recibió tres heridas con arma blanca.

05 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Javier Darío no llegó ayer a la primera emisión del noticiero Ondas del Valle, en Cartago, que él dirigía.

Extrañados, sus compañeros de trabajo Luis Ángel Murcia y Carlos Alberto Arias intentaron comunicarse y también llamaron a sus amigos. Arroyave fue hallado muerto en su casa, en el barrio La Isleta, en el centro de ese municipio.

"Ni puertas ni ventanas estaban violentadas. Pero la habitación había sido revolcada. De momento, la Fiscalía 17 seccional asume la investigación. El hurto aparece como indicio, pero es prematuro adelantar hipótesis", dijo un investigador del CTI.

"No entendemos qué ocurrió. No sabíamos de amenazas contra él. Esto es un golpe duro para quienes lo conocimos durante años y para la audiencia que lo consideraba un periodista serio y estricto en su oficio", recalcó Murcia.

Según el comandante de la Policía del Valle, coronel Ricardo Restrepo, el crimen se registró en la madrugada.

Desde hace dos años, cuando murió Cristóbal de los Ríos, fundador de la emisora, Arroyave era el director del noticiero de la mañana y, además, al mediodía era el encargado de la franja de opinión 'Cómo le parece', de 15 minutos, en la que se debatían temas de interés regional.

En esa franja, en estilo informal, abordaba temas de todo tipo, pero poco ahondaba en situaciones de orden público, dijeron sus compañeros.

Llevaba vinculado a esa entidad 17 años. Poco después, hace 15 años, se convirtió en corresponsal de la edición regional de EL TIEMPO en el Valle. Luego se volvió colaborador de este diario.

Además, desde hace siete años era el encargado de la información de la Dirección Ambiental Norte de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC).

"A Javier Darío es difícil encontrarle un enemigo", agrego Murcia, mientras Maribel Moreno, vecina desde hace 10 años, dijo que no acostumbraba a beber licor ni se le conocían escándalos.

Se inició como empírico en el oficio. Desde hace 17 años vivía en Cartago. Su familia reside en Cali, a donde hoy serán trasladados sus restos para velación en Funerales La Ermita. Tenía cinco hermanas menores.

Ayer, una flor en su micrófono, y una cinta negra en la ventana de la emisora en Cartago simbolizaban el duelo por la muerte del periodista.

CARTAGO (VALLE)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.