Malaca, en Malasia, un destino asiático donde confluyen varias culturas

Malaca, en Malasia, un destino asiático donde confluyen varias culturas

Además de historia, en esta ciudad se encuentran destinos de sol y playa.

05 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Malasia se sitúa en el corazón del sureste asiático y es uno de los países más prósperos del continente. Se dice que la historia de Malasia comenzó en el año 1400 con la fundación de Malaca, por un príncipe de la vecina isla de Sumatra llamado Parameswara.

Lo cierto es que en este estratégico enclave estuvieron los portugueses en 1511; los holandeses, en 1641, y los británicos, en 1824, hasta la independencia.

Fue un gran centro de negocios del sureste asiático que motivó la llegada de mercaderes de China, India y la península arábiga.

Todo esta riqueza arquitectónica, cultural e histórica permite llamarla "ciudad histórica de Malasia" y pasear por sus calles vislumbra, desde el principio, la mezcolanza cultural y de razas que se conserva en esta urbe.

Entre otras cosas, hay un barrio chino y uno portugués (Medan Portuguis o Plaza Portuguesa, a tres kilómetros del centro de la ciudad), una zona donde son mayoría los malayos. En pocos metros podemos encontrarnos con iglesias cristianas, mezquitas y templos chinos o hindúes.

El no tener dimensiones especialmente grandes permite que el paseo sea, además de placentero, poco exigente.

Veremos junto a la fortaleza portuguesa de A Famosa (de la que apenas queda en pie una puerta, ya que los muros fueron demolidos por los británicos) el antiguo palacio del Sultán, una construcción de madera frente a un cuidado jardín. Muy cerca se encuentra el edifico del Memorial de la Independencia.

Las huellas de Holanda

La presencia de Holanda se aprecia en el Stadhuis, el edifico holandés más antiguo y emblemático de los que se conservan en esta zona del mundo. Se reconoce por el color salmón de sus paredes y entre sus muros se encuentra el Museo Histórico de Malaca.

Disfrutaremos de la Iglesia de San Paul y haremos un pequeño paseo en barco por el río Malaca y nos asombraremos al conocer edificios tan preciosos y diferentes como el templo chino de Poh San Teng, el templo hindú de Sri Poyyatha Vinayager Moorthi, la mezquita Kampung Kiling, la iglesia de San Pedro o un curioso Museo Marítimo que se encuentra en una reconstrucción de un antiguo galeón portugués. Una curiosa forma de conocer la ciudad es viajar en trishaw, un triciclo de clara influencia hindú llamativamente decorado (a veces llevan música incorporada) en el que el conductor, por un par de dólares, nos llevará por los grandes monumentos.

Nos enseñarán, además de muchos de los edificios mencionados, el Malaysia Youth Museum, el templo chino Cheng Hoon Teng (uno de los más antiguos lugares de oración chino, que significa "nube verde"), el Baba and Nyonya Heritage y la iglesia de San Francisco Javier.

Seguramente las palabras "Baba Nyonya" suenen desconocidas. Se trata de una peculiar cultura que nació de la mezcla de los inmigrantes chinos y la cultura malaya. Esto desembocó en una arquitectura singular y una gastronomía exquisita.

Aunque a Malaca se va principalmente a conocer una ciudad con historia, también hay tres playas cercanas: Kelebang Besar, Tanjung Keling y Tanjung Bidarta, rodeadas de colinas y montes.

No obstante, si se quiere disfrutar de las excelencias del mar y de los deportes acuáticos el país posee otros muchos lugares, como la isla de Penang.

No es aventurado concluir que esta ciudad, situada a 160 kilómetros al sur de Kuala Lumpur, es una de las más impactantes del país.

La palabra que mejor caracteriza a este país es contraste. Una curiosa mezcla de modernidad e historia, de desarrollo y tradición, de razas y culturas, de campo y de ciudad, de olores y sabores, de religiones y creencias que permite dibujar este particular lienzo que es la actual Malasia. Es un país auténtico, bello, espectacular, colorido, multirracial, amable y vital.

Este año se celebra el aniversario 50 de la independencia de los británicos y, en consecuencia, el nacimiento de Malasia como estado independiente. Fue el 31 de agosto de 1957 cuando se arrió por última vez la bandera británica. El país se engalanó para festejar esta fecha y está listo para recibir a todos aquellos que piensen en Malasia como su destino para las vacaciones.

Si usted va

Los colombianos necesitan visa para viajar a Malasia. El trámite toma tres días y cuesta 194.000 pesos. Informes: 326 8301 (Bogotá), www.ukvisas.gov.uk; www.britain.gov.co. Estas son algunas formas de llegar a Malasia desde Colombia: a través de Madrid (España), con Iberia; por París (Francia), con Air France.

JUAN ANTONIO NARRO
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
MALACA, MALASIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.