"Los aztecas sabían que la muerte es parte de la vida"

"Los aztecas sabían que la muerte es parte de la vida"

Eduardo Matos Moctezuma, descubridor del Templo Mayor Azteca, viene a Bogotá para hablar de sus hallazgos.

05 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

EL ARQUEÓLOGO mexicano, descubridor de uno de los mayores tesoros de la Ciudad de México, viene a Bogotá a dictar la II Cátedra del Museo del Oro del 11 al 13 de septiembre.

¿Qué es el Templo Mayor Azteca?

El Templo Mayor Azteca era el principal edificio que se encontraba en el espacio sagrado de la ciudad azteca de Tenochtitlán y revestía la mayor sacralidad puesto que ellos pensaban que allí se enocntraba el centro de universo. Simbólicamente por él se podía subir a los niveles celestes y bajar al inframundo, al lugar de los muertos. El edificio tenía en su parte superior dos adoratorios dedicados a otros dioses, por un lado al dios de la lluvia (Tlaloc)  y por el otro al dios de la guerra (Huixilopochtli).

¿Qué encontraron durante las excavaciones?

En las excavaciones que empiezan en 1978 pudimos encontrar las diferentes etapas constructivas del edificio (un total de 7 ampliaciones) que se realizaron entre los años 1325 y 1521, fecha ésta última en que el Templo es destruído por los españoles y sus aliados indígenas enemigos de los Aztecas. Localizamos también alrededor de 150 ofrendas, máscaras de piedra, vasijas, restos de animales, etc, colocados en distintas partes del edificio en honor a sus dioses.

¿Qué importancia tenían los animales para los Aztecas?

En total se lograron recuperar entre 10 y 12.000 objetos siendo muy significativo que un buen número de ellos era de restos de animales como reptiles, aves, felinos, peces, cada uno de ellos con un simbolismo particular. Por ejemplo los cocodrilos representaban a la tierra, el águila al sol, los felinos se asociaban con la noche y los restos de peces al dios del agua.

¿Por qué se tardaron hasta 1978 para encontrar el Templo?

Había habido excavaciones a principio del siglo XX que daban ciertos indicios de que allí podía encontrarse ese edificio, porque el arqueólogo que lo excavó encontró una esquina con una cabeza de serpiente, pero estamos hablando del corazón de la Ciudad de México, de un predio vacío en donde encontró esa cabeza, pero no pudo expandirse más por las calles y edificios que había a su alrededor. Por eso, fue sólo hasta la madrugada del 21 de febrero de 1978 cuando unos obreros de la compañía de luz se encontraban colocando unos cables y dieron con una escultura que una vez excavada por los arqueólogos resultó ser una deidad lunar que se encontraba en el Templo Mayor.

¿Qué es lo que más le gusta del Templo?

La dualidad entre la vida y la muerte que tienen los dos dioses representados en el Templo. Ellos sabían que la muerte es parte de la vida y viceversa y lo representaban en edificios, mitos y objetos. Veían que medio año, el de la lluvia, crecían las plantas y  todo engeendraba vida, pero que luego, en la sequía, todo moría y los árboles perdían su verdor, pero que, sin embargo, aquel momento de muerte volvía a regresar a la vida, que era un ciclo.

¿Ya para ese entonces había un interés por recuperar el patrimonio mexicano?

Ese descubrimiento suscitó interés presidencial. Además, la Ley de Patrimonio que se firmó en 1972 protege mucho los vestigios prehispánicos, al grado tal que el Instituto Nacional de Antropología e Historia, Inah, tiene conforme a esa ley la potestad de detener una obra pública o privada si considera que puede atentar contra el patrimonio. Si estás contruyendo tu casa o se está haciendo un edificio público, y aparecen vestigios arqueológicos, pueden detenerse los trabajos y el dueño del predio debe pagar el rescate arqueológico.

Esa medida no debe tener muchos amigos...

Se dan casos en campo y ciudad (por ejemplo una represa hidroeléctrica a inundar debe buscar los vestigios arqueológicos de la zona)¿ en donde hay quienes tratan de ocultarlos para no ver afectados su intereses. Pero tenemos arqueólogos que inspeccionan dichos trabajos para que no se llegue al ocultamiento.

¿Cuál es la importancia de proteger este patrimonio?

Radica en que estos vestigios del pasado son parte de nuestra historia, desde allí toda la información que estos materiales puedan proporcionar va a ayudar a conocer nuestro propio pasado. Por eso la Ley lo proteje. Si hay una excavacion ilícita se considera como saqueo y el responsable se hace acreedor entre uno y 10 años de prisión según el daño causado. Es buena herramienta para el arqueólogo para que se respeten esas potestades. Éste da aviso a la Procuraduría y ésta interviene en contra de los que han causado el daño. Las querellas son remitidas al Ministerio Público Federal que es quién mira los elementos para sancionar a las personas.

¿Cómo se maneja el tema de los coleccionistas?

Esta ley de 1972 previó que las colecciones particulares de objetos arqueológicos antes de su promulgación fueran registradas ante el Instituto. A partir de allí no se puede coleccionar. Se considera que el coleccionismo después de la emisión de la Ley es ilícito por la destrucción del contexcto arqueológico para surtir al coleccionista. Pero es claro que una ley no rompe de tajo el hecho de un ilícito, lo mismo que la condena por asesinato no lo elimina del todo.

¿Cómo concientizar a la gente para que no saquee?

Una de la formas es hacer ver que la historia no llegó con los españoles y que  todo lo anterior es de una riqueza infinita y es parte de la historia de nuestros países, sea Colombia o cualquier otro en Latinoamérica. Es parte fundamental de nuestras raíces.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.