Ya suena 'Me enamora', el primer sencillo del nuevo disco de Juanes

Ya suena 'Me enamora', el primer sencillo del nuevo disco de Juanes

Escuche un fragmento de la canción incluida en el álbum 'La vida es un ratico'.

04 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Juanes habla después de un 'mal ratico'

Para saber bien lo que han sido los últimos meses en la vida de Juanes, tiempo en el que ha aparecido más en los titulares de las revistas de farándula que en las de música, es suficiente con escuchar su nuevo disco: La vida es un ratico.

Juanes, el hombre perfecto, el roquero con conciencia, el ciudadano meritorio, cayó de su pedestal y las noticias del corazón amenazan con atropellar su arte.

La vida es un ratico, que aparecerá el próximo 23 de octubre, es la mejor bitácora para entender la historia de un hombre que estuvo a punto de perder lo que más quería.

Aunque no elude el tema, la verdad es que sus canciones -es imposible alejarse del lugar común- expresan mejor su situación.

El autor de la ahora clásica Camisa negra fue durante mucho tiempo un tipo consentido por la fama y ahora padece lo que es una verdadera pesadilla para muchos de sus colegas. "Hasta los últimos meses, nunca había sentido que la fama me afectara de manera negativa. Pero la gente opina sobre los sentimientos y entre tanta especulación hay cosas que hace daño a la familia, a los amigos y a uno mismo. Es ahora, con todo este rollo, que descubrí que a la gente le importaba tanto si yo estaba aquí o allá".

¿Se derrumbó la imagen del tipo perfecto, el roquero 'príncipe azul'?

Eso lo he escuchado, pero ante eso no puedo hacer nada. Soy humano y, como todos, tengo defectos y cualidades. Uno no puede idealizar completamente a las personas.

¿Afecta eso el lanzamiento de 'La vida es un ratico'?

Lo que pasó con mi matrimonio es algo que yo no quería. Son cosas que llegan y no las puedes planear, como la muerte. Lo que sí quiero señalar es que todo esto no es una estrategia comercial, como asegura mucha gente. Es un dolor muy grande para uno y para su familia.

¿Eso se nota en las canciones?

Todos los cortes del disco son muy vivenciales y reflejan lo bueno y lo malo de estos dos años. Es un disco en el que hay esperanza. Por ejemplo, la canción Difícil expresa en el título todo. La letra dice:

"No sé si ser amigo tuyo o alejarme y olvidarte, no sé que hacer, te quiero mucho, quiero gritar y gritar".

¿Todas las canciones de amor tienen que ver con su esposa?

En medio de toda la adversidad le agradezco a ella todo lo que hemos vivido (y recita una canción del disco).

"Tú sabes que este amor ha sido hecho a mano, como los buenos artesanos, con mucho pulso, con mucho cuidado, pero igual si esta casa no está contigo no tiene sentido, no se ve bonita".

Siento es que este disco está sobre la tierra, no es como los otros en los que hablaba sobre un amor muy soñador e idealista. Es un disco en el que enfrentas la realidad, el miedo a perder, la convivencia. En todas las canciones está lo que enfrentan las parejas.

Terminando el capítulo sentimental, ¿Cómo se plantea este disco en el plano musical?

Tenía claro que no quería hacer otra Camisa negra, me interesaba llevar la música a otro nivel. Escribí unas 30 canciones y a comienzos de este año las empecé a revisar con Gustavo (Santaolalla). De las 30 sacamos 16 y quedaron 14.

La concepción del disco fue un trabajo muy solitario, tranquilo, en la casa en Medellín. Casi todo lo que hice en demo, quedó en el disco final. Hicimos algunas grabaciones en Buenos Aires, París y en Los Ángeles.

Esos viajes fueron por agenda o en busca de sonidos específicos...

Por agenda. A París fuimos porque era el único lugar en el que nos podíamos encontrar en el mismo lugar Gustavo, Campino (el cantante alemán que participa en Bandera de manos) y yo; a Buenos Aires, para grabar con Andrés Calamaro, con quien hicimos Minas piedras.

¿Calamaro y Campino participan en las dos canciones sociales del disco?

Eso es intencional. Son composiciones que no tienen el objetivo comercial de ir a la radio. Su onda es más artística.

¿Representan la idea simbólica de romper las fronteras?

Campino está en Bandera de manos porque reúne a un alemán y a un colombiano en una canción que habla de una bandera que se crea con manos indígenas, negras y blancas. Habla de todas las promesas que nunca se cumplen y que todos seguimos siendo un coro desafinado de lamentos. La idea es hacer del amor una revolución y que la guerra no nos siga matando a todos.

Con Calamaro fue lo mismo, la idea era darle visibilidad con el instrumento de la música a un problema como el de las minas antipersona.

¿Qué dice un cantante alemán cuando lo llama Juanes?

La primera vez no le intereso, pero en la segunda, después de que le enviamos la letra, el man dijo que sí. No te imaginás la energía del tipo, superbuena onda. Nos dijo que en Europa la cantaba donde fuera. Es gente sin prejuicios.

Con Calamaro, ni hablar, ese man es un caballero. En Buenos Aires yo no podía creer que yo estaba al otro lado de la consola y que ese tipo estaba cantando una canción mía.

¿La música le ha permitido cumplir sueños?

He vivido casado con la música. Me ha dado todo lo que soy. Es una forma increíble de moverme por el mundo y el tiempo. Se ha convertido como en mi religión.

¿En este disco aparece por primera vez el piano?

Me gusta mucho el piano, es uno de esos instrumentos que siempre hubiera querido tocar bien. Lo utilicé porque quería darle espacio a otros instrumentos para renovar mi música. Está en dos canciones La vida es un ratico y en Minas piedras. Tengo un piano en la casa y lo toco a veces. Inclusive ya he escrito dos canciones con él.

También se aventura con el vallenato...

El acordeón no aparecía desde Fíjate bien. Siempre he sido fan del vallenato, incluso cuando era metalero tuve mis peleas porque a mí me gustaba. Utilicé todos esos elementos para hacer la canción Tres. Quería un sonido muy de los setenta, como el del Binomio de Oro. Entonces llamé a Chelito de Castro y él grabó el bajo y el acordeón.

¿Cómo nace 'Minas piedras'?

Fue pura magia. Se hizo en dos días. Me fui para Cocorná a una actividad con 35 víctimas de la violencia. Estuve hablando con ellos sobre lo que les había pasado y cómo querían salir adelante. Esa canción es la foto de ese día. Yo llegué a la casa con esas imágenes y escribí la canción utilizando algunas de las frases que ellos me decían.

"Pero ahí vienen bajando de la montaña con la esperanza, las madres que quieren ver a sus hijos estudiar y los hombres heridos que solo están buscando un sitio para amar, no merecemos el olvido, somos la voz del pueblo".

¿También le da nuevos colores a la voz, tiene un falsete inédito en su discografía?

En el proceso de aprendizaje he ido encontrando nuevas posibilidades a la voz, quiero buscar un rango más amplio. El falsete resulta porque en uno de los demos tenía una canción que empezaba con eso. La canción no entró pero Gustavo al escucharla me dijo: "Juanes, que es eso man, eso es bueno, úsalo otra vez". Al final quedó en varias canciones.

En tiempos en que el 'compromiso social' parece ser un nuevo recurso de mercadeo, ¿cómo hacer para que no lo malinterpreten?

De hecho he sentido mucho rechazo en muchos periodistas, no contra mí, sino de la onda de la parte social.

En mi caso es una cosa personal. Lo hago desde que estaba en Ekhymosis, cuando no le importaba a nadie. Es una historia larga, de 18 años, me parece que es algo necesario e importante. Creo que uno como ciudadano tiene un compromiso para ser parte del cambio.

Lo digo por lo que pasa en Colombia. Han sido 50 años de conflicto y los ciudadanos no hemos sido lo suficientemente activos con eso. Tenemos que ser más participativos, todos esos diálogos bilaterales están gastados, eso no va a funcionar.

¿Cómo evitar que lo utilicen políticamente?

Es complicado. Lo que he ido perdiendo con los años es la inocencia y he entendido cuál es mi lugar. Hay muchos monstruos rondándolo a uno y hay que saber cómo eludirlos.

ANDRÉS ZAMBRANO D.
EDITOR DE CULTURA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.