Eliécer Silva Celis es el nuevo nombre del museo Arqueológico Suamox, de Sogamoso

Eliécer Silva Celis es el nuevo nombre del museo Arqueológico Suamox, de Sogamoso

El museo, que conserva la más grande colección de la cultura muisca, fue rebautizado por decreto que divulgarán hoy directivas de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC).

03 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Es una forma de recordar al antropólogo boyacense que dedicó 15 años de su vida a reconstruir el principal centro religioso de la cultura muisca -el Templo del Sol- incendiado por soldados españoles el 4 de septiembre de 1530 y ubicado en este lugar.

Allí los indígenas chibchas le rendían culto al astro rey.

Para reconstruir el lugar sagrado, Silva Celis, que murió hace dos meses, utilizó los mismos elementos con los que los muiscas construyeron hace más de 500 años su centro de adoración: grandes vigas de guayacán polvillo, esterilla, caña, carrizo y paja.

El nuevo templo se encuentra en el Museo Arqueológico de Suamox, que está ubicado en el lugar original donde los muiscas tenían su centro religioso.

Los constructores fueron capacitados en el manejo de la madera y de los demás materiales. El nuevo Templo, terminado el año pasado, tiene una viga central de 20 metros de altura y está sostenido por otras 26 vigas alrededor. El diámetro es de 12 metros.

Conseguir el material para su reconstrucción no fue nada fácil.

"Los trabajos se demoraron 15 años básicamente por lo difícil que resultó encontrar la madera. El guayacán polvillo, bastante escaso ahora, se trajo de las selvas amazónicas y chocoanas", cuenta Margarita Silva Montaña, hija del antropólogo y hoy directora del Museo Suamux.

Dentro de los actos de conmemoración también se tiene previsto que la Academia Boyacense de Historia celebre una sesión para recordar la forma como fue arrasado el lugar sagrado.

La historia cuenta que los soldados Miguel Sánchez y Juan Rodríguez Parra entraron al templo con unas teas y se cree que accidentalmente le prendieron fuego.

Ambos habían llegado allí junto con Gonzalo Jiménez de Quesada.

"Algunos cronistas dicen que el Templo del Sol duró ardiendo tres años y otros señalan que fueron cinco", dijo la directora. Como el templo estaba construido con grandes maderos de guayacán polvillo, que es muy resistente, parece ser que la consistencia de las vigas mantuvo el fuego tanto tiempo.

El Museo es propiedad de la UPTC y por 3 mil pesos adultos, 2.500 estudiantes y 1.600 los niños pueden conocer la réplica del afamado templo.

Está abierto de martes a domingo y los festivos.

SOGAMOSO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.