Escorpión / Una periodista: Elvira Mendoza

Escorpión / Una periodista: Elvira Mendoza

Por Tina Alarcón

03 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.
 El día que anunciaron su llegada a la dirección de Cromos las máquinas de escribir se nos atascaron. Nos habían dicho que trabajar con Elvira Mendoza era duro. Las historias de terror nos llegaban desde Miami en donde ella había dirigido durante muchos años las revistas del Grupo de Armas. Uno a uno fuimos desfilando frente a su escritorio: las pruebas de fuego eran variadas.

Hoy, casi 30 años después, recuerdo que me preguntó si yo sabía quien era Andy Warhol. Me salvó la campana, en realidad, me salvaron las latas de sopa Campbell's que el artista pop multiplicaba a rodos. Sabía bien quién era Warhol, me gustaba eso de la contracultura.

Ese día, casi sin enterarme, acababa de iniciar mi proceso de aprendizaje periodístico; las universidades no me habían servido para nada. Al final de la tarde cuando le presenté la 'notica' sobre la exposición, lo único que quedó en pie fue el nombre del artista. La volví a escribir unas cinco veces más; al final fui la encargada de las páginas de arte de Cromos durante años.

Creo que en Colombia somos muchos los periodistas que nos hicimos a la sombra de Elvira.

Muchos, también, fueron los que desfallecieron en el camino que ella trazaba. Su rigor era absoluto: no nos perdonaba una coma, no nos admitía acercamientos ligeros a las noticias, no nos perdonaba si a las 5 de la tarde no llegábamos a tomar el té en su oficina para poder charlar un rato y luego seguir trabajando quién sabe hasta que hora.

En esas charlas seguíamos aprendiendo sobre periodismo, sobre la vida, sobre música, sobre libros, sobre el amor y la maternidad. Casi todos éramos mujeres. Otras veces nos hablaba de sus raíces boyacenses, de toda esa historia nacional que vivió al lado de su papá, Plinio Mendoza. Oírla conversar era un placer, siempre llena de humor y picardía.

En esos tiempos de Cromos fue la toma de la embajada dominicana y cuando llamó alguien a ofrecerle las fotos "que nunca se habían visto", ella no lo dudó ¡tenía que comprarlas! A pesar de los teléfonos intervenidos se hizo la negociación y publicamos una separata histórica. Los rollos llegaron a la revista dentro de un tubo de dentífrico, esa fue la única vez que la vimos nerviosa ¡qué tal que en el laboratorio los velaran!

Después de Cromosvino la aventura de crear una nueva revista: Magazín Al Día. Los socios eran ella, Álvaro Gómez Hurtado, Alberto Casas Santamaría y los venezolanos De Armas. Elvira revisaba hasta los avisos publicitarios y muchas veces la vi devolverlos a las agencias para que los hicieran bien. No le importaba perder la pauta, a los otros socios creo que sí.

Al acabarse 'Al Día' se fue un tiempo largo para México; allá siguió dirigiendo revistas con el éxito de siempre. Hace cosa de cuatro años volvió a Bogotá para continuar con su trabajo: editó libros, escribió en revistas e hizo una recopilación excepcional de las memorias del Premio de Periodismo Simón Bolívar.

Encontrársela era encontrarse con la vida misma; recordarla va a ser igual. Una de las últimas veces que nos vimos fue cuando el lanzamiento de mi libro publicado por Aguilar: esa noche me dio un abrazo muy especial y estuvo tan contenta que yo sentí que apenas en ese momento me estaba graduando de periodista. Para ser escritora todavía me falta mucho.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.