Los 'consejos comunales' del coronel Roque Lara han servido para reducir la delincuencia

Los 'consejos comunales' del coronel Roque Lara han servido para reducir la delincuencia

El comandante de la Policía en Magdalena ha escuchado las quejas de ocho barrios de Santa Marta desde que se posesionó, hace mes y medio. La gente le pide hasta que interceda en la Alcaldía.

01 de septiembre 2007 , 12:00 a.m.

Al sentir el ruido de la moto Gregoria brinca de la mesa y, con el sigilo de un gato, llega en la punta de los pies a la ventana. Corre unos centímetros la cortina para poder ver la patrulla motorizada de la Policía que hace la segunda ronda del día por el sector.

Saca una libreta en la que registra la hora y las veces que ha pasado por su calle. Con tranquilidad vuelve a la cocina, donde prepara el almuerzo, pero con la oreja 'parada' sigue el ruido de la moto hasta que se pierde entre la música del equipo de un vecino y el pito de un camión.

Desde hace más de un mes, Gregoria se tomó en serio el trabajo de supervisar la entrada y salida de las patrullas en el barrio Los Naranjos, en el centro de Santa Marta, luego del acuerdo con el comandante de la Policía en Magdalena, coronel Roque Lara Tello, al término de un consejo comunitario en el sector.

Igual que el presidente Álvaro Uribe, el coronel Lara llega semanalmente a los barrios para analizar la seguridad y actividades de desarrollo comunitario.

Aquí no vienen ministros ni altos mandos de las Fuerzas Militares o funcionarios del Gobierno central. Tampoco hay refrigerios ni transmisión por televisión y mucho menos los grandes operativos de seguridad que generan las visitas de Uribe.

Debajo de una carpa, o un árbol, en un colegio o en la calle, junto con algunos oficiales, el coronel Lara se sienta a escuchar las quejas, denuncias e inconformidades de la ciudadanía y a planear acciones conjuntas.

Los samarios aprovechan para pedirle que interceda ante la Alcaldía y las empresas de servicios públicos. Por eso, en ocasiones, llega acompañado de funcionarios de estas entidades y una vez fue hasta con el alcalde, José Francisco Zúñiga, a oír a los ciudadanos.

"Es la implementación de un nuevo sistema de vigilancia, todos los policías tenemos que generar una cultura diferente de acercamiento a la comunidad", señala el oficial que se encuentra al frente del Comando desde hace un mes y medio. En este tiempo ha dirigido ocho encuentros comunitarios.

Lara asegura que gracias a estas reuniones han disminuido los índices en delitos (de 51 lesionados en agosto del 2006 pasó a 17 en el 2007; robo de vehículos de 3 a 0; atraco callejero de 35 a 28 y hurto en residencias de 18 a 7).

"Hay un verdadero diálogo con los barrios", sostiene Rafael Barros, un ex sindicalista que ahora es líder de la Comuna Cinco, que agrupa 36 barrios.

En estos encuentros se escucha a la comunidad y de inmediato se ordenan planes, visitas de los comandantes de Distrito y de los CAI a los barrios. A los ocho días se entregan los primeros resultados. "Estamos generando confianza y más nivel de colaboración", afirma Lara.

Esta interacción, agrega, le ha permitido a la institución reforzar la red de cooperantes, mejorar los índices de seguridad y que los policías estén más cerca de la gente. El Comandante de la Policía Comunitaria, teniente Pedro de León, dice que es tanta la aceptación que la gente llama ahora hasta para solicitar ayuda en la venta de boletas de bazar.

"Nos toca hacer trámite para buscar solución. La gente se acostumbró a que sea la Policía la que medie en los problemas", dice el coronel Lara.

En 'Cuéntele al comandante' también oye quejas

El coronel Lara busca otras formas de llegar a los magdalenenses. Los jueves, de 5 a 6 de la tarde, por la emisora de la Policía, también realiza el programa 'Cuéntele al Comandante', en el que recibe al aire denuncias, demandas, sugerencias y reclamos.

Desde el programa transmite recomendaciones sobre cuidado, prevención y atención en violencia y hace análisis de los casos de seguridad coyunturales.

En el primer programa, hace 15 días, recibió solo tres llamadas. Hace ocho días fueron 15 y esta semana, cuando ya está entregando respuestas a quejas y denuncias, subió a 31.

"Nunca antes había hablado por radio, pero no es difícil. Aquí hablo de la seguridad y el trabajo comunitario y otros oficiales participan en otros temas", dice Lara. Además, le escriben y permanentemente lo llaman al celular, como doña Gregoria, que detrás de la cortina supervisa a qué hora pasa la patrulla. Y cuando no pasa, pone la queja y muestra el libro de anotaciones.

LEONARDO HERRERA D.
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
SANTA MARTA 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.