Rastro de guerrillera Irma Franco, que apareció en bóveda del B-2, enredó al coronel Alfonso Plazas

Rastro de guerrillera Irma Franco, que apareció en bóveda del B-2, enredó al coronel Alfonso Plazas

Allí fue encontrada una carpeta -con el rótulo de confidencial- que demostraría que salió con vida del Palacio de Justicia.

30 de julio 2007 , 12:00 a.m.

La carpeta fue encontrada por investigadores de la Fiscalía en una bóveda de la antigua unidad de inteligencia militar en la Brigada 13, con documentos de interrogatorios que los militares le habrían realizado a Franco.

Según la Fiscalía, el contenido de la carpeta, relacionada con la letra S, correspondería a información que ella pudo haber suministrado, y está demarcada como "Especial Datos de Interés".

"La sujeto es la dirigente del aparato de inteligencia del M-19 en Bogotá y el contacto a nivel de mando lo tiene a través de Álvaro Fayad. Cuando fue vinculada a la operación del Palacio, le entregó la dirección del aparato de inteligencia a la sujeto N.N. alias 'María", dice el documento.

Averiguaciones de la Fiscalía determinaron que la 'S' era la letra que militares daban a personas consideradas sospechosas. A esto se suman testimonios que aseguran que, antes de desaparecer, Franco fue llevada a la Casa del Florero e interrogada, luego conducida en una camioneta, al parecer, a la Escuela de Caballería. Lo mismo habría ocurrido con Carlos Rodríguez Vera y Cristina del Pilar Guarín, empleados de la cafetería.

Lo que enreda al coronel Plazas

Estos elementos hacen parte de las pruebas que la Fiscalía tuvo en cuenta para ordenar la captura del coronel Alfonso Plazas Vega, ex comandante de la Escuela de Caballería, detenido hace dos semanas.

Un testigo contó que vio cuando subieron al segundo piso de la Casa del Florero a un hombre y "a una muchacha joven y después escuchó un disparo". Luego, cuenta, vio fotos y confirmó que la mujer era Irma Franco.

Sobre el disparo, militares dijeron que "fue un tiro que se le escapó a un soldado".

Otro testigo aseguró que en la Casa del Florero los trataban como "especiales", les decían guerrilleros y los agredían. Uno de los vigilantes del lugar dijo que a una joven "unos detectives se la llevaron como a las 8 de la noche en una camioneta". Tras mirar fotos confirmó que era Franco y dijo acordarse de ella porque estaba descalza.

Un soldado afirmó que le ordenaron custodiar a una mujer. "Me dijo que se llamaba Irma Franco, que le avisara a la familia que estaba en la Brigada, me dio el número, luego yo llamé y les avisé".

En la bóveda del B-2 también apareció la billetera, al parecer perforada por un proyectil, del magistrado Carlos Horacio Urán, quien murió en la toma.

Carlos Rodríguez, otro desaparecido

Carlos Augusto Rodríguez Vera, administrador de la cafetería, es otro de los desaparecidos del Palacio. Varias fotografías y videos muestran el momento en que es sacado de ese edificio por unos soldados. Los testigos también coinciden en que Rodríguez estuvo en la Casa del Florero y de allí se lo llevaron, al parecer, a la Escuela de Caballería. En el expediente la Fiscalía asegura: "Es cierto que salieron con vida Carlos Rodríguez e Irma Franco, que de acuerdo con la prueba fílmica y testimonial no presentaban heridas de consideración, por el contrario, se encontraban ilesas o con pequeños traumas y fueron conducidos a la Casa del Museo del 20 de Julio".

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.