¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Emo, subcultura de jóvenes con tendencia suicida, empieza a tomar fuerza en Villavicencio

Sus seguidores se caracterizan por tener entre 14 y 21 años, vivir en constante depresión y ser amantes del punk. También se cortan los antebrazos con bisturí, dice el sicólogo infantil Álvaro Franco.

Redacción El Tiempo
El término es una abreviatura de la palabra inglesa emotional, vocablo que significa emocional. Esta subcultura se gestó a finales de los 80 y llegó a Colombia hace 5 años.
"Serás apagado, llegando a lo asocial y todos tus amigos deberán ser sólo emos", es la ordenanza que una página en Internet le hace a los adolescentes.
"Yo nunca pensé que cuando mi hijo me hablaba de emo se refiriera a esto", dice Germán Bautista*, cuyo hijo de 14 años, empezó desde octubre del año pasado a vestir de negro y a ser muy agresivo en la casa. "A mí no me pasa al teléfono y a mi esposa ya ha intentado pegarle".
Germán dice que la actitud de Nicolás empezó a cambiar enseguida. Usaba ropa negra, camisetas ajustadas al cuerpo con bordados y diseños femeninos, se alisaba el pelo y los zapatos tenían que ser Converse o Vans cuadriculados en rosa y negro.
En una especie de manual de 'Cómo ser emo'  se les indica a los jóvenes desde cómo vestirse hasta cómo portarse con sus padres, resaltando que deben sentirse pusilánimes y llorar constantemente. En efecto, para los emos el mundo es miserable y denigrante.
"Cuando comiencen su eterno noviazgo... córtense juntos, y suban las mangas de los suéteres para mostrarle al mundo lo lamentable que es su vida (sus cortadas)", afirma una página web a la que entró Nicolás, un niño de Cumaral (Meta).
"Él aún no se pinta los ojos como los de Bogotá, porque no lo hemos dejado", dice el padre, quien asegura que ha tratado de hablar con su hijo como amigo. A la familia del menor le preocupa que el adolescente ya no puede dejar de ser emo, según afirma él mismo. Me dice: "papá, para mí ya es muy difícil salirme". Eso me asusta, pues no sé en qué está metido; sólo lo veo en Internet chateando con los amigos", explica su padre.
Germán quien afirma no saber si emo es una cultura satánica o un grupo de nuevos metaleros. "Lo único que no quiero es que mi hijo, el día menos esperado, se suicide", sostiene.
*Nombres cambiados
Redacción El Tiempo
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.