Paeces restauran templo de Santa Rosa de Lima, que tiene 200 años de construído

Paeces restauran templo de Santa Rosa de Lima, que tiene 200 años de construído

La recuperación, adelantada por el maestro Hugo Barrera y otros 14 indígenas, se ha hecho con técnicas de construcción tradicional, denominada arquitectura en tierra.

16 de julio 2007 , 12:00 a. m.

Los 14 aprendices, en compañía del maestro Barrera, deben internarse en los espesos bosques de Tierradentro en busca del chillazo, un bejuco fuerte como alambre que sirve para amarrar las vigas.

También cortan guadua y buscan tierra amarilla, la más indicada en estas obras, que junto con la paja y la cal son los materiales básicos.

Hasta ahora el maestro Barrera y los albañiles han restaurado el muro testero (pared con la que termina el templo) pisando tierra y paja; ya reconstruyeron la artesa, usando sus propias manos como palustre para aplicar pañete; el altar mayor fue nuevamente levantado con tejidos en chillazo y ahora están rematando el coro alto.

"Falta la restauración de las paredes centrales y su ornamentación que, seguramente, será de pintura mural con rasgos indígenas", explica Sofia Velasco, arquitecta coordinadora de la obra.

El proyecto de restauración fue presentado hace dos años por el cabildo de Santa Rosa de Capisisco al Ministerio de Cultura, con asesoría de la Gobernación del Cauca.

Inicialmente se lograron 73 millones de pesos provenientes del IVA de telefonía móvil. Ahora se están legalizando otros 40 millones de pesos para darle continuidad a la restauración.

Construído por los jesuítas

Según registros históricos, los jesuitas llegaron a Tierradentro desde 1613 y construyeron 12 templos doctrineros, de los cuales apenas siete permanecen en pie. A diferencia del de Santa Rosa y  el de San Andrés de Pisimbalá, el resto está en malas condiciones.

Todos fueron declarados por la Unesco patrimonio de la Humanidad, pero por cinco de ellos, ubicados en los resguardos de Wila, Calderas, Lame, Vitoncó y Tálaga ya no hay nada qué hacer, afirma la arquitecca Velasco.

Cuenta la historia, que el de Santa Rosa fue mandado construir por la cacica Angelina Gullumuz con la ayuda del sacerdote jesuita José Joaquín Núñez y Tovar en 1807. 

Nadie sabe cuánto costó levantarlo ni cuántos hombres intervinieron en la obra.

ADRIANA ESPINEL RUBIO
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
POPAYÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.