Secciones
Síguenos en:
A fuerza de trabajo y fe borran el miedo en Batata

A fuerza de trabajo y fe borran el miedo en Batata

El mensaje parece haber corrido por las calles polvorientas de Batata atrapando a los que han querido dejar de ser desplazados.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de junio 2007 , 12:00 a. m.

Dice que las cosas ya no son como hace 13 años, cuando guerrilleros y paramilitares hicieron salir a toda la gente.

"Nadie tiene ganas de irse, al contrario, cada día regresan más", comenta desde la terraza de su casa Iris Sotelo.

La mujer recuerda cuando en 1994 la guerrilla reunió a toda la gente de este caserío de Tierralta en la cancha de fútbol para decir que no respondía por los que se quedara. "Todos comenzaron a salir, pero yo me resistí a irme", dice Iris.

Dos años después llegaron los paramilitares y las cosas se pusieron peor. "En el 96 solo quedábamos siete familias. En el día estábamos en el pueblo y pasábamos la noche en el monte", recuerda la campesina.

La vida de Batata, casi un caserío fantasma, comenzó a sentirse de nuevo desde el 2004, cuando animadas por el Gobierno comenzaron a regresar las familias. Acción Social dice que logró retornar a 974.

"Ya no tenemos la zozobra de la violencia, las obras se están viendo y por eso la gente está regresando a trabajar con confianza y ánimo.

"Comenzamos hace dos años con la compra de 200 hectáreas. Tenemos 10 sembradas de plátano, pero la idea es llegar a 30. Otras 30 las vamos a sembrar de cacao, y el resto será para cultivos de pan coger", cuenta Eligio Avilez, presidente de la Asociación de Guardabosques del poblado.Lidera a 80 familias y los socios que se benefician de su misma tierra reciben 12 mil pesos diarios por el trabajo que hacen allí. Bimestralmente cada uno recibe 600 mil pesos, de los cuales ahorran en una cuenta común 200 mil. El fondo tiene 57 millones.

Hace 15 días abrieron una tienda de víveres para que la gente no tenga que salir a comprar hasta Tierralta. "Concedemos créditos y vendemos más barato", dice Avilez. Ya regresaron los profesores a la escuela, que fue mejorada.

Aún les falta médico, aunque Acción Social rehabilitó el puesto de salud y no tienen donde recrear a los niños. Pero el fantasma del miedo se está borrando de la mente de los batateros y ellos se han convertido en ejemplo de lo que ha querido lograr el Gobierno con su programa de retornos para recuperar la vida de los desplazados.

Razones de retorno exitoso

Presencia de la Policía, que nunca había estado en Batata.
Seguridad alimentaria, con la compra de hectáreas para sembrar.
Plata del Gobierno para construir y mejorar las viviendas.

ROBERTO LLANOS RODADO
ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO
BATATA (CÓRDOBA)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.