Entre la adoración y los señalamientos está el alcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez Corzo

Entre la adoración y los señalamientos está el alcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez Corzo

A la par que ha sido cuestionado desde el comienzo de su mandato por supuestos nexos con 'paras', que lo tuvieron preso 8 meses, el mandatario ha logrado cautivar a los cucuteños como pocos alcaldes.

21 de mayo 2007 , 12:00 a. m.

Y lo ha conseguido por sus novedosos programas. Pero en medio de esa popularidad, y cuando la preclusión de la investigación que lo tuvo en la cárcel hace tres años se le había convertido en el principal argumento contra quienes lo cuestionan, vuelve a ser señalado de supuestas relaciones con paramilitares.

No solo el pasado 4 de abril el ex 'para' del Bloque Catatumbo John Mario Salazar Sánchez, 'El pecoso', lo relacionó ante la Fiscalía con el asesinato del asesor jurídico de la Gobernación de Norte de Santander José Agustín Uribe Guatibonza (ocurrido el 10 de mayo del 2004), sino que Salvatore Mancuso aseguró la semana pasada que para su elección hizo pacto con los 'paras'.

El ex jefe máximo de las Auc dijo haber contribuido a la elección de Suárez a cambio de la Secretaría de Tránsito, acuerdo que, según dijo, el alcalde de Cúcuta incumplió.

Sobre la acusación de 'El pecoso', el mandatario dijo que se trata de una "campaña de desprestigio" que le había anunciado la banda emergente 'Águilas negras' porque no aceptó "presiones". Y sobre el señalamiento de Mancuso, afirmó que ni siquiera lo conocía y que él "no hace pactos con delincuentes".

El hecho es que la sombra del paramilitarismo ha estado encima de Suárez desde mucho antes de su mandato, pues él estuvo detrás de la elección de su antecesor, Manuel Guillermo Mora, quien tuvo como principal contendor al sacerdote Pauselino Camargo, asesinado en el 2000.

Este crimen, lo mismo que el de Tirso Vélez, candidato a la Gobernación de Norte de Santander y cercano al sacerdote Camargo, fue confesado por Mancuso en enero pasado en una de sus versiones ante Justicia y Paz.

Pero, además, conocedores de la política en Cúcuta conciden en que una buena parte de la histórica votación de Suárez, 127.800 votos, salió de los barrios populares donde los 'paras' tenían control. El candidato que lo siguió tuvo apenas 19.000.

Muy cercano a Suárez ha sido el senador Carlos Barriga, a quien al comienzo de la campaña para el Congreso el Gobierno pidió investigar por la cantidad de dinero que estaba gastando.

El congresista Barriga es hermano de un conocido constructor de Cúcuta, Pedro Barriga, quien según la ONG Progresar era el jefe de finanzas del 'Bloque Catatumbo'.

El senador afirma que las investigaciones sobre él y su hermano precluyeron porque nacieron de "falsos documentos".

La mano de Suárez en el Cúcuta Deportivo

Paralela a la brillante campaña del Cúcuta Deportivo desde el 2005 - ascendió a la Primera A, obtuvo su primer título en el Torneo Finalización del 2006 y tiene una destacada actuación en la Copa Libertadores- ha corrido la inquietud por supuestas irregularidades en el manejo del equipo desde la Alcaldía. Personas cercanas al club aseguran que las decisiones sobre el equipo las toma Ramiro Suárez y no el presidente, Ángel Uriel García.

Como si fuera poco, permanece en la sombra la propiedad del 30 por ciento del club. La Superintendencia investigaría.

En un principio se creyó que un 8,5 del 70 por ciento del onceno comprado a Efraín Pachón iba a ser de los hinchas cucuteños, pero el todo el 70 por ciento terminó en manos de los amigos del Alcalde.

La decisión de vender parte del equipo al pueblo se había concretatado en proyecto de acuerdo del Concejo, pero quedó perdida desde que Suárez vendió las 10.490 acciones, por 286 mil pesos cada una, al empresario Israel Bahar

Las irregularidades fueron más evidentes cuando uno de los concejales que había aprobado la venta de parte de las acciones a los hinchas, Julio Vélez Trillos, compró acciones en asocio con una empresa del municipio Igual ocurrió con el secretario de Planeación, Carlos Édgar Duarte.Durante el gobierno de Suárez el Cúcuta Deportivo no ha pagado impuestos. Hay un acuerdo de pago que va hasta el 2010, cuando la ley solo permite un año.

Así está distribuida la propiedad

Los dueños del equipo son:

  • Ángel Uriel García Torres, gerente de Aseo Urbano S.A.
  • Jensy Miranda, Constructora Valle Hermoso.
  • Mabel Rocío Sánchez Díaz, Distasa S.A.
  • Reynaldo Rojas Castellanos, J.J. Pitta S.A.
  • René Duarte Galavis, Inversiones Cúcuta E.I.C.M.

Estas acciones fueron cedidas a Israel Bahar Levy, actual gerente del Area Metropolitana.

  • Iván Orlando Abreo Monsalve, Pavimentos y Construcciones.
  • Segundo Antonio González Cárdenas y Guillermo González.
  • Álvaro Torrado, Icos Ltda.
  • José Luis Enrique Duarte Gómez, municipio de Chinácota.
  • Julio Vélez Trillos.
  • Pedro Alberto Mora Jaramillo.
  • Carlos Édgar Duarte Rodríguez.
  • Rafael Navy Angarita Lamk.
  • Diego Fernando Mora Arango, Comercial S.M. & Cia Ltda.

Se desconoce a quién pertenece el 30 por ciento del equipo

Fue todero antes de ser alcalde

La vida política de Ramiro Suárez Corzo nació cuando se vinculó con dirigentes conservadores de fuerte arraigo en Norte de Santander.

Mientras eso ocurrió, este hombre nacido en 1960 en el seno de una familia pobre de Encino (Santander), tuvo que ejercer multiplicidad de oficios.

Cuentan personas cercanas al mandatario, que a los 11 años viajó a Bogotá para trabajar. En la capital del país Suárez se dedicó durante año y medio a hacer diversos oficios en un taller de mecánica y de torno.

Regresó a Cúcuta a mediados de la década de los 70, donde trabajó abriendo caños y pegando afiches.

Fue celador del Colegio Gran Colombiano, líder comunal del barrio Santa Teresita de Cúcuta y taxista.

Poco después dejó el taxi para convertirse en el conductor del congresista del Movimiento de Salvación Nacional Mario Said Lamk Valencia. Es quizás esta la relación que explica cómo este polémico mandatario dejó de ser un hombre de múltiples oficios y se acercó a la política.

En 1982 se hizo amigo de Ángel Uriel García Torres, entonces secretario de Hacienda del municipio, y de Jorge García Herreros, cuya amistad conserva. García Herreros es uno de los dirigentes conservadores de mayor influencia del departamento. Aquí se consolidó su ascenso en la carrera política.

Suárez, que está casado y tiene dos hijas menores, apoyó a Manuel Guillermo Mora en la Alcaldía de Cúcuta durante el período 2001-2003.

Se lanzó como candidato al primer cargo del municipio en el 2003, y ganó con 127.800 sufragios, la mayor votación popular registrada en Cúcuta en un momento en el que el 'Bloque Catatumbo' de Salvatore Mancuso tenía el control de la región.

El 29 de junio del 2004 fue detenido por nexos con paramilitares y liberado ocho meses después por falta de pruebas.

CÚCUTA Y BUCARAMANGA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.